Cumbres e Izquierdas

lunes, 19 de mayo de 2008

El Perú ha sido escenario de las Cumbres ALC – UE y las de los Pueblos. Ambas, desde posiciones antagónicas tratan de buscar soluciones a diversos problemas pero muchas de estas muestran sus sesgos políticos mientras el movimiento juvenil peruano busca consolidar sus posiciones para generar un movimiento social unificado coherente a las demandas del mundo moderno desde posturas progresistas
En la semana que acaba de pasar el Perú acaba de estar en el ojo público de todo el mundo, primero que todo por la V Cumbre de América Latina y el Caribe con la Unión Europea, más conocida como ALC-UE, y por otro lado, la mal denominada Cumbre de los Pueblos.

Ambas, la oficial y la no oficial (en ese orden) tienen objetivos muy distintos, pero ambos trataron desde diversos puntos de vista tocar temas claves, la pobreza, el hambre, el desarrollo de los países del “tercer mundo” y el cada vez creciente problema del medio ambiente.

Hay una duda que me salta a la vista en ambas reuniones ¿qué nivel de representatividad han tenido ambas? El ALC-UE por su parte ha traído consigo a un grupo de neoliberales con sus medidas para implementar el desarrollo que se nota incompatible a nuestra sociedad, pero eso no quiere decir que algunas medidas no sean de utilidad para nuestro país. Por otro lado, la Cumbre de los Pueblos, a la que remotamente pude asistir y que estuve al tanto por los medios de comunicación me pareció un espacio abierto para las diversas propuestas de izquierda en el Perú. Lo que le ha quitado credibilidad política e ideológica es que está haya estado vinculada al bloque chavizta, es cierto que Hugo Chávez no asistió, pero lo hizo Evo Morales, y por allí se voceó que Rafael Correa lo haría también.

Tradicional izquierda cabeza (c)hueca

Mirando y escuchando lo que los grupos de esa izquierda underground decían uno se puede dar cuenta que de algún modo u otro esta cumbre ha tomado las banderas del chavismo como el nuevo portador del estandarte de la revolución en América Latina, y por que no (pensarán ellos) del mundo. La Universidad Nacional de Ingeniería se llenó de muchas voces del ayer, enclaustradas en viejas consignas e idea de los años 70, cuando la radicalidad del mundo todavía estaba en boga.

No es que la izquierda peruana sea acéfala, lo que pasa es su cabeza está chueca. El mundo ya ha cambiado, la radicalidad en el modo de lucha violenta ha terminado, a la gente le produce rechazo escuchar de lucha armada, o de los malos neoliberales y los buenos izquierdistas. Ese discurso, por más verdades que pueda tener dentro de sí (claro, segmentando la propaganda fanática de los hechos reales) no es de gusto para las masas que están sumidas en las cotidianidades de la vida, querer superarse, tener que llevar a la mesa todos los días y demás.

Será por eso que muchos asistieron por la falta promesa que iría Maradona a meterse una pichanguita con las gastadas estrellas de antaño del fútbol peruano que a oír lo que estos grupos tenía que ofrecer.

Déjenme decirles que yo lo oí. Les cuento.

Fue mientras hacía la cola para entrar al recinto de la UNI (una mierda, si me permiten la lisura, porque al final no permitieron el ingreso), escuché a más de uno decirle al de al lado o al policía que no dejaba pasar lo poco que le interesaba escuchar a estos “partiduchos” ni a los chavistas, “yo vengo a ver el partido nada más, el resto no me interesa”. Esa es la verdad del asunto. Y si muestro otra imagen sería esta. La del típico vociferante (creo que era del grupete de Antauro Humala) hablando incoherencias que en esa familia son el pan de cada día, lo curioso o lo tragicómico, como quieran calificarlo, es que nadie le escuchaba, ninguna persona vi acercarse a escuchar lo que aquél sujeto, chato, vestido de uniforme militar decía.

Esa, sumada a los comentarios de las personas en la cola es lo que significa la izquierda continuista en el Perú. NADA.

Esperanza en la Nueva Juventud

Les cuento, yo formo parte de un grupo de jóvenes concientes y plurales llamado JUDEH, Juventud por los Derechos Humanos, soy relativamente nuevo y me parece que quienes lo integran son chicos de esa otra cara de la izquierda, que trae nuevos bríos y esperanzas primero para el grupo político y luego para el país tratando de entender el pasado abrupto, sin olvidar el legado de la violencia política y por otro lado, la necesidad de reestructurar un pensamiento social y progresista moderno, adecuado a la realidad nacional y mundial que el siglo XXI demanda.

Había pactada una reunión con diversos colectivos de jóvenes, todos de ala izquierdista, sería interesante escucharlos. Y así fue.

Entre estos colectivos también se encontraban algunas juventudes partidarias como los de el partido nacionalista o la juventud comunista del PCP, tal vez los bastiones más conservadores y ortodoxos de las agrupaciones presentes allí y con tradiciones algo verticales.

Cuando las organizaciones y colectivos hicieron una breve presentación sobre sus ideas y aspiraciones en este evento, muchos de los expositores usaron términos interesantes, como sectarismo, la manera como llegar a la población y no cerrarse solo en los colectivos, la revaloración ideológica y dejar atrás fórmulas atrasadas para el mundo de hoy.

Eso da la idea que dentro de las juventudes independientes de izquierda hay en verdad un sentimiento de frescura y de renovación que es lo que se necesita para formar en verdad un oposición moderna, consecuente y tradicionalmente progresista.

En la reunión se podía percibir ese aroma de esperanza para realizar una unión duradera para crear un movimiento social sólido que pueda hacer frente a las desavenencias del Estado y de las muchas empresas que pasan por encima a muchas poblaciones. Y no solo quedarse en hacer frente a…. sino también de formular una agenda de debate y la postulación de políticas que puedan dar soluciones a los problemas que ocasiona nuestra idiosincrasia, así nuestra diversidad cultural, ambiental, ecológica, lo que, desde mi punto de vista ha hecho que el capitalismo fracase en la sierra y la selva de nuestro país porque los modos de producción (con todo lo que ello implica) son incompatibles con estas realidades sociales y económicas, que en el Perú, dicho sea de paso, son muchas.

Viejas consignas muertas

En el mundo de hoy (y esto es muy personal) hablar de estatizar, nacionalizar son cosas que no pueden producir algún beneficio, mucho menos al endeble e ineficiente Estado peruano que no es capaz de controlar la corrupción, muchos menos está en la capacidad de fungir como administrador de empresas. No es como dicen los liberales que el Estado es un mal empresario, creo que hay países, incluso capitalistas que han sabido manejar grandes empresas. Lo que sucede que la ineptitud de nuestra administración y funcionarios hacen de la maquinaría estatal laxa, lenta y muy, pero muy corrupta.

En tanto, que otra vieja consigna, que es la de lucha armada como medio para llegar al poder, se hace ahora una pantomima que muchas veces produce risa o aversión, pero muy pocas veces adhesión. Eso terminó lo radicalizó Sendero y a la vez estigmatizó dicho discurso. La gente es muy reacia a cualquier discurso violentista. No es que no haya espíritu de cambio, pero la población en general se ha dado cuenta que hay mejores medios que la violencia para generar una transformación real.

Es verdad que el Humalismo ha demostrado que puede despertar los odios de la población marginada, a la que el Estado no llega desde hace muchos años, décadas e incluso siglos, a aquellos quienes han sido tratados despectivamente como “cholos” “serranos” “indios” y demás. Allí es donde esta perorata ha llegado a exacerbar el resentimiento de esta mayoría. De modo que el discurso violentista bien articulado puede generar la movilización de masas incautas hacia un abismo ideológico.

A modo de Epílogo

Muy aparte de si ambas cumbres tengan un impacto en el Perú (pues creo que más acogida y buena vista por parte de la población ha tenido el ALC-UE) me parece que la oficial es la que dará resultados más rápidos, si óptimos o no, es posible que muchos sean positivos y otros no.

En tanto que a las tendencias nuevas de izquierda les queda un reto muy grande pues, para promover el cambio, primero deben cambiar ellos mismo, y ya lo están haciendo, pero la vieja guardia aunque muy underground sigue teniendo mucha acogida en sus espacios muy cerrada a innovar sus posturas (eso no es revisionismo, como dirán) el problema está en si deslindar con estos o por otro lado, tratar de convencerlos de los nuevos aires en la izquierda.

Pero (siempre existe un pero con esta gente) como dicen las madres, “a un niño puedes hacerlo cambiar, en un jóven existe el cambio pero es difícil, en cambio el viejo no cambia ya”

Sea como sea, espero que de este caldo de cultivo se forme un verdadero movimiento social propio del Perú, tomando lo mejor de fuera (como lo sugería Mariátegui) y crear las condiciones para revolucionar la política, nuestros espacios de acción y por últimos las estructuras de nuestra sociedad que tanto lo necesita y lo clama desde que nuestra insufrible República se formó.

VIVA EL MOVIMIENTO SOCIAL!!!!!!

Related Posts with Thumbnails

Worldwide Visitors