El Fenómeno Villarán

sábado, 2 de octubre de 2010

Lima y todo el Perú se encuentra a puertas de un nuevo proceso electoral donde se elegirá a las próximas autoridades ediles, y como en pocas oportunidades, esta campaña se ha centrado en sobremanera en los ataques y contraataques de las dos aspirantes con más opciones a hacerse con el sillón municipal de la capital: Lourdes Flores y Susana Villarán.

Sin embargo, no es propósito del redactor de este post mencionar tales idas y vueltas propias de esta particular campaña; todo lo contrario, el objetivo es hablar de lo que considero como el “fenómeno Villarán”.

Antes de empezar

Todos saben de qué canteras proviene la “tía Susana”, todos conocen a sus amiguitos del SUTEP y miembros de ciertos grupos con insinuaciones bastante extrañas (como hacer arengas a los presos condenados por el delito de terrorismo del MRTA), todos saben eso, y también saben que la niña Lulú la acusa de que con ella viejos espantos del pasado volverán nuevamente a inundar los corazones y preocupaciones de los limeños. Discrepancias aparte, nada más falso.

¿Un logro?

Susana Villarán ha logrado algo que sus antecesores de izquierdas no han conseguido desde la fracturación de la clásica “Izquierda Unida” (IU) y es congregar no solo a diversas agrupaciones sino también a diversos sectores de la sociedad bajo una nueva idea de la llamada por muchos “izquierda liberal”.


Ovejas Progresistas

Pero ¿es acaso esta adhesión a la propuesta de Villarán y los buenos muchachos de Fuerza Social un compromiso consciente, serio y acorde a las aspiraciones de esta agrupación política?

No podemos negar que muchos si lo están, pero la gran mayoría, a percepción de quien escribe lo hacen por cansancio, otros porque en fin “que se va a hacer”, es mejor a la tía Lulú, otros porque esta de moda, es IN ser de izquierda, ser un rebelde aburguesado, un revolucionario de finos estantes, un pensador progresista de tonitos “pijos” donde el trago y la rica hierbita corren como la sangre que el comunismo hizo verter en todos los países donde se instaló.

Un observador acucioso, imparcial, sin los sesgos propios de grupos como el de Villarán y de Flores Nano, se daría cuenta que las intenciones de la primera es, innegablemente, buena, pero generales, sin visión, sin concreción, demasiado ambiguas, muy bonitas, eso si, pero muy generales; terreno en el que su oponente principal se ha mostrado más lúcida y correcta.

Buscando la razón de “El Gran Salto”

Pero ¿cómo alguien desconocido para la gran mayoría ha logrado en tan poco tiempo repuntar de esta manera tan vertiginosa?

Para mi la respuesta es sencilla, y se debe a lo mediática que es la señora en mención. Muchos de sus seguidores, defensores y militantes aseguran que esto se debe a las ideas propuestas, pero yo me pregunto “si sus propuestas han marcado la diferencia en su ascenso ¿por qué no superó siquiera el 5 por ciento en las presidenciales de 2006?”

Para esto hay tres razones:

Primero, había alguien quien se autoproclamaba de izquierda mucho más mediático y acaparador que ella, me refiero a Ollanta Humula, quien estuvo a pocos puntos de hacerse con la presidencia. En ese escenario, la propuesta de Villarán como presidenciable hacía menos que cosquillas en los medios de comunicación ávidos de morbo y de alguien “faranduleable” al estilo García, Lulú u Ollanta, perfil en el que la candidata de FS, obviamente, no encajaba.


Segundo, la salida del judío Alex Kouri como candidato a la alcaldía de Lima, sin la cual, doña Susana no hubiera tenido el repunte que hoy la favorece. Eso, nadie lo puede negar pues, a pesar que estaba en aquél momento en tercer lugar, se encontraba muy, pero muy por debajo de los candidatos de Cambio Radical y Unidad Nacional.


Tercero, y quizás el más importante, el apoyo de medios de comunicación; en especial del padrino tácito de la candidata de Fuerza Social, el afamado escritor Jaime Bayly, quien en su espacio televisivo se ha encargado de hacer una campaña desvergonzada, parcializada y poco ecuánime, que la ha puesto en boca de todos, haciéndola popular, llevándola a hacer presentaciones burdas en cuanto programa burdelero se le invitara, a hacer las veces de panfletaria en un programa donde ridículos famosos demuestran su estupidez haciendo bailecitos para el entretenimiento estúpido de las masas acéfalas.


Podría haber otras razones, pero estas son las que considero de mayor relevancia. ¿Que Susana Villarán ha subido en las encuestas y preferencias por sus propuestas? ¡Háganme el favor! Cualquier entendido en la materia entiende que la idiosincrasia electoral del peruano no se maneja en los parámetros de la lógica, por el contrario, esta se muestra primordialmente inestable, irracional y emotiva. Hace mucho, que ningún candidato gana por sus propuestas sino por el “feeling” que transmita: lo hizo Alan en el 85 con su verbo florido y su pinta; lo hizo el Chinito en el 90 con su carita risueña y su discursete de ser un tipo honesto; lo hizo el cholo Toledo en 2001 con su florito de ser un indio de Harvard, un cholo venido de los estratos olvidados de la sociedad; y lo volvió a hacer Alan en 2006 con su mea culpa a media caña y soltando, nuevamente, la magia de su verbo florido; lo mismo sucede con la alcaldía.

Quemando

Ese es el panorama y no hay más. Muy atrás quedaron opciones que se muestran más serias, más honestas, menos politizadas, más gestionarías y menos burocratizadoras ¿Qué sucedió, entonces? carecen de feeling, de impacto mediático, de esa actitud pacharaca para encandilar a un electorado siempre desidioso, sobre todo en una juventud con ínfulas apolíticas, pero que hoy por hoy se deja arrastrar por una moda que siempre en teoría y avance se muestra atractivas pero que en los hechos, en la acción se muestra parasitaria, estática, poco transformadora y por el contrario, muy atrofiadora.


Ese es, a mi criterio, el “fenómeno Villarán”, un montón de ideas lindas, bien pinceladas, muy al estilo leche Gloria “light”, a lo Coca Cola “diet”, cuando es sabido que una bebida que contenga esta etiqueta contiene el mismo grado de calorías de aquellas que no, solo bastase mirar los componentes con que las hacen. ES LO MISMO.


Epistolar *

Por último y para terminar, hago un llamado a todos a que este domingo 3 de octubre no voten por la vieja derecha anquilosada, cucufata, pacata y conservadora que se muestra abiertamente cerrada a un cambio verdadero; ni tampoco por esa izquierda llena de revolucionarios de biblioteca, niños guay jugando a ser rebeldes, de pensadores burgueses que pasan el tiempo pensando en su país desde su “depa” IN de un distrito acomodado, ni tampoco en aquellos que se encuentran rodeados por grupúsculos que no han hecho sino traer atraso, muerte y parasitismo a nuestra sociedad.

Luchemos por buscar un nuevo camino alternativo a estos parias del pensamiento que hoy quieren vendernos sus propuestas demagógicas y sin sentido, luchemos por una verdadera unificación nacional basada en principios socio-culturales y no en la homogenización de nuestra cultura ni tampoco en la liberalización descarada de nuestra identidad. Un Perú verdadero es posible.

HAILZ!


(*) a modo de P.D.

Related Posts with Thumbnails

Worldwide Visitors