The real threat (la verdadera amenaza): Un país de “gentes raras”

lunes, 28 de noviembre de 2011



Antes de empezar

Quienes me conocen en estos últimos años saben que siento mucha simpatía por cierto director de un diario capitalino del Perú asociado con la derecha, si, ese que tiene, paradójicamente, por abuelo al fundador de la doctrina socialista en el Perú. Si. Es él y en muchos puntos coincidimos, en otros no (aleluya por eso), sin embargo cuánta razón tiene que el Perú es un país extraño y yo acoto “un país de gentes raras”.

Quienes leyeron la línea anterior, probablemente, se preguntarán “¿por qué?” y no me extraña que se pregunten por qué pues nadie recuerda preguntarse ello. Disculpen la soberbia, pero yo si me acuerdo de preguntármelo y más aún cuando veo cosas de suma importancia y en harto alarmantes.

Rojos como cancha


No hace mucho apareció en los medios de comunicación la noticia que uno de los primos del actual presidente de la República (no vale mencionar su nombre) forma parte activa del mentado grupo “Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales” nefastamente conocido como MOVADEF, y no solo eso, se declaró abiertamente admirador del nefasto líder del antiguo Partido Comunista del Perú – Sendero Luminoso, Abimael Guzmán Reynoso, alias, “camarada Gonzalo”.

Pero esto no es todo. Hay más. Aparecen unos niñatos con pinta de intelectuales balbuceando y repitiendo lo que sus nuevos gurús les dijeron, es decir, que Abimael Guzmán es un preso político, que la guerra interna fue de carácter político y que, por tal, siempre van a morir personas. Luego aparecían haciendo arengas a la libertad de las escorias senderistas al lado de sus nuevos “jefes” maoístas.

Sin embargo, esto llega a un nivel de producir arcadas cuando les escuchas decir que Guzmán Reynoso ya debería ser liberado; sumado a ello, cuando te enteras que hay 360 mil peruanos que han firmado para que este grupo se convierta en un partido “LEGAL” y aún más cuando publican algo que una de las cabezas de otro grupo terrorista de los 80´s Peter Cárdenas del MRTA pronto saldrá en libertad.

Es cierto, el Perú es un país de “gentes raras”.



Legalidad ilegal

Y, está bien, ustedes pensarán que serán un grupo menor que no tendrá convocatoria. Yo no estoy tan seguro de ello. En un país sin conciencia, espíritu ni memoria (la verdadera memoria, no ese cliché inventado por la ONG´s rojoides y caviares) como es el Perú ya tenemos fenómenos nefastos que hoy se mueven dentro de la legalidad con una concha rampante. Está el ejemplo del fujimorismo, ya lo tenemos en el APRA con Alan García a la cabeza (aunque en menor medida) y la historia del Perú del siglo XIX y principios del siglo XX así lo demuestran. No sorprendería que Sendero Luminoso, bajo la fachada legal del MOVADEF, se encuentre en una nueva etapa de su lucha, esa lucha que nunca se han mostrado prestos a abandonar.

Pero, de pasar esto, de pasar SL a la legalidad ¿qué implicaría? ¿Qué los peruanos somos una nación de ignotos? ¿Qué los peruanos no tenemos la capacidad de discernir? ¿Qué los peruanos somos tan masoquistas que después de unos años amamos a quienes nos trataron mal? País de “gentes raras”, sin lugar a dudas.

Esto es tan vergonzoso, y lo digo como peruano comprometido. Es como si un joven alemán dijera abiertamente en los medios de comunicación “Sieg Heil” extendiendo el brazo derecho, este compadre estaría hoy preso porque en el país germano toda apología al nazismo está penada con la cárcel. Por qué, entonces, no hacen aquí lo mismo: proscriban el símbolo del martillo y la hoz, así como el acto de levantar el puño derecho bien cerrado, o el término “camarada”. Todas estas cosas que hacen recordar consciente o inconscientemente a las épocas nefastas del terrorismo, de Sendero Luminoso y del MRTA, estas cosas ¿por qué no las sancionan con la restricción de la libertad?


Y con los antecedentes históricos que tiene el Perú (resaltados líneas arriba) este grupete puede calar, puede emerger, pueden hacer por la vía legal lo que no hicieron por las armas, la muerte, la violencia porque, créanme, este neo senderismo solo ha cambiado las “formas” de lucha, mas no el fondo de las mismas, las mismas que siguen siendo hacer de este un país comunista al mejor estilo de la peor época de la Gran Revolución Cultural Proletaria de China cuando los días de Mao Tse Tung, una exageración del modelo stalinista (y no hace falta ahondar en qué se funda ese tipo de sociedad) es decir, un gran gulag andino.

Esto se condensa en que, si para algo son buenos los comunistas, es para lavar la mente de las personas, sobre todo para aprovechar el idealismo espontáneo de la juventud y Sendero ha demostrado ser grande en este accionar, sobre todo, teniendo como foco y punto de captación las universidades nacionales donde su prédica jaló jóvenes explotando el ánimo rebelde, las problemas sociales, mostrándoles como realidad vertical que viven bajo un sistema cruel, inhumano y opresor donde el comunismo y la revolución son los únicos caminos de transformar el mundo hacia uno mejor lleno de paz, fraternidad, igualdad y justicia para todos. Hermosos pensamiento, claro que sí, pero que en la realidad solo han dibujado la desaparición, la represión inmisericorde, la muerte de cientos de miles y millones de seres humanos, el atraso y estanco de en cuanta nación esta “idea” haya logrado triunfar.

Y no dejemos de lado la mística, el sentido de pertenencia a algo superior y más sublime que ellos mismos, el ideal libertario que saben insuflar, canalizar y aprovechar en una sociedad, en un mundo que, precisamente, carece de valores, de identidades nacionales definidas, de ideales derechos o errados es un caldo de cultivo propicio para este tipo de proclamas degeneradas recubiertas bajo el manto una mentira de ensueño.

Haciendo memoria, “kids”

Cuando pasan estas cosas, siempre es oportuno hacer un breve recordatorio de cómo se dieron las hechos:

En 1980, el Partido Comunista del Perú – Sendero Luminoso inicia su accionar terrorista (que a nadie le quepa la menor duda de esta calificación, porque LO ES, TERRORISTA) en el poblado de Chuschi, región Ayacucho quemando ánforas dentro del marco de las elecciones generales de dicho año (tras doce años de dictadura militar de izquierdas), este se conocería por los propios senderista bajo las siglas de ILA o Inicio de la Lucha Armada, Durante dos años, SL dominó, casi en su totalidad, Ayacucho hasta el ingreso de las Fuerzas Armadas cuando la subversión se repliega a otros escenario de las sierra y ceja de selva.

De importancia es mencionar que desde sus comienzos, Sendero Luminoso tuvo la intención de desangrar a la nación, de provocar genocidios no solo ellos, sino de exasperar los ánimos de las fuerzas de seguridad para que cometieran estos actos, de aislar a las poblaciones, de destruir sus actividades productivas, de asesinar a sangre fría, diezmas a poblados casi en su totalidad, bajo la premisa de llevar al colapso al país para ellos alzarse como la única fuerza política capaz de salvar al Perú e instaurar el comunismo en estas tierras.

De esta intentona de extrema izquierda perdieron la vida alrededor de 70 mil peruanos durante los 20 años que duró la barbarie (1980 – 2000) muchísimos más de la mitad de estos perdieron la vida en manos de Sendero Luminoso, otro porcentaje menor pero considerable a manos de las Fuerzas del Estado (que tienen responsabilidad en los “excesos” que se cometieron y deben ser juzgados, pero, contrario al mainstream caivar y ONG, esto no fue una política impulsada por el Estado, sino producto de la situación que SL le planteó al país, que son cosas totalmente diferentes. Sin embargo, los responsables de los excesos deben ser juzgados y debidamente condenados) y otro margen menor al MRTA. De esto tampoco se olvide que hay voces que han logrado distorsionar la realidad de los hechos e, incluso, llegado a decir que fue el Estado quien tiene bajo sus hombros la responsabilidad de la mayoría de los muertos (¿cómo es posible esto?). Una vez más, el Perú es un país de “gentes raras”.

The kids aren´t allright

De los chicos que vi en el reportaje; en lo personal, no creo ser quien para criticar a estas personas. Es verdad que sus convicciones están, obviamente, distorsionadas, degeneradas, pero puedo entender hasta qué grado los jóvenes de espíritu débil, sin una identidad o afinidad con lo que les rodea, con su nación, con su entorno, con tantos vacíos respecto a lo que deben hacer, busquen dejarse impresionar por alguien que les diga “esto es así y esto es asa, esta es la verdad” (esto demuestra que siempre los humanos necesitamos una guía, que los niños necesitan normas, reglas y quién les diga qué hacer para que cuando grandes desarrollen la capacidad consciente de discernir y elegir. Este no es el caso) no se les puede reprochar no porque sean inocentes, sino porque son impresionables y demás buscan darle un sentido a sus vidas que, quizás, nunca lo hayan tenido y, sin embargo, las ideas se combaten con las ideas y en eso, necesario es que la juventud, esa poca con algo de conciencia, memoria y reflexión les haga ver lo errado que están.

No se niega la convicción que cada uno puede tener (si es que la tuvieran, claro) pero tampoco es venir a repetir cual borrego un discurso transformado para hacerlo nice, cute, In a esos jóvenes deseosos de sentir que forman parte de algo en un mundo donde nos dicen que las naciones son solo líneas imaginarias, que todos somos iguales, que no hay diferencia entre pueblos, cuando SI LA HAY. He allí que se encuentra buena parte de este problema, he allí una de las raíces de todo este follón.

No!

Esta es, mis queridísimos pocos lectores (qué cursi suena eso, pero me gusta cómo se lee) la verdadera amenaza, “the real threat” del país, y no es una exageración como en algún momento algunos amigos de alas zurdas comentaban (si hubiese sido un grupo de derechas no dirían lo mismo, estoy totalmente seguro). Se vuelve una amenaza con la sola intención de pasar a la legalidad, que hayan podido recoger en tan corto tiempo (desde 2009) 360 mil firmas y que, abiertamente, no se muestren deseosos de cambiar sus postulados ideológicos e intenciones. Eso es toda una amenaza para todo peruano que se crea digno de llevar tan hermoso gentilicio.

No permitamos que nosotros mismos nos sigamos viendo como un país de “gentes raras”.



Related Posts with Thumbnails

Worldwide Visitors