El día después de 28

viernes, 29 de julio de 2011


El Perú, mi país, cumple 190 años de existencia republicana y con ello también se instauró un nuevo gobierno donde, Ollanta Humala Tasso dejó de lado el intitulo de “presidente electo” para ser “Presidente Constitucional de la República”. 28 de julio de 2011 es una fecha que para una gran mayoría llegó con muchas esperanzas y para muchos otros con no menos miedos ni incertidumbres.

A modo de mal sueño

La mañana de la fiesta patria estaba sombría como siempre en estas fechas, no había mayor novedad. Para varias personas, despertarse el día 28 e, incluso irse a la cama el día anterior, habrá resultado un poco bizarro; una sensación de escalofrío o quizás miedo, no lo se, pero también me pasó.

Cuando en la mañana tras ese sin sentido del Te Deum , el mandatario saliente, Alan García regresaba a la mal llamada “casa de Pizarro” para finiquitar algunos últimos y detalles y, acto seguido, proceder a dejar él y todos sus ministros la residencia presidencial. Es raro, por alguna razón sentí nostalgia verlo irse al adiposo, déspota y bonachón líder del APRA, muchas de sus frases de mal gusto las extrañaré. Era el fin de cinco años. A continuación le tocarían a otros ser los nuevos dueños de tal recinto, pero antes, era menester dirigirse a toda la nación desde el hemiciclo del Poder Legislativo, o Congreso de la República.

Era la hora

Humala llegó y fue recibido con sendos aplausos, algunos protocolares, otros, bastante sentidos tanto de la nueva camada que “adornará” el Congreso, personalidades, funcionarios, así como mandatarios de diversas naciones de América Latina y España. Uno a uno, el aún presidente electo saluda con mucha tranquilidad, a algunos con harta soltura, a los máximos representantes de las naciones invitadas. Fue entonces que ocupó su lugar al lado del presidente del Congreso, Daniel Abugattas quien (dado que García tuvo la indecencia y cobardía de no darla él mismo, como se debe) colocó la banda presidencial a Ollanta para proseguir a hacer la firma respectiva y demás con lo cual era, formalmente, “presidente constitucional de la República del Perú”. Punto. Todo había comenzado. Acto seguido prosiguió su juramentación a la cual el novísimo jefe del Estado lo hizo por los “principios y valores” de la constitución de 1979 lo que, en un acto de total desvergüenza, provocó la reacción más que airada de las parlamentarias electas por el bloque fujimoristas, Martha Chávez y Luz Salgado quienes, con constitución vigente en mano, “ladraron” de allí hasta el final de toda la ceremonia ante la vista y paciencia de los dignatarios, ante los ojos de todo del mundo entero, ante la vergüenza ajena de millones de peruanos, yo incluido. Rato después, hicieron lo propio los vicepresidente, los impresentables Marisol Espinoza y Omar Chehade que, hicieron salvo que estos juraron, expresamente, por la constitución antes mencionada. Esto provocó un revuelo mayor, y no fueron pocos los fujimoristas que mostraron su disconformidad, mas las abanderadas del fujimorismo rancio eran las que tenían la voz cantante.


Superado bochornoso incidente (mas la señora Chávez no cesaba de vociferar) se venía lo bueno. Lo que todos esperaban, lo que muchos deseaban escuchar para reafirmar sus miedos o amansar sus dudas, el “mensaje a la nación”, el primero en su vida que haría Humala Tasso. Todo el país guardó silencio, como pocas veces en nuestra historia un discurso presidencial captaría el interés de tantos peruanos. Y así fue.


¡Oh, sorpresa!

Es verdad, al final, o mejor dicho, para comenzar, Ollanta no parece ser el cuco que quizás todos pensamos (a muchos se lo hicieron pensar), un presidente que se expresaba de manera conciliadora, que demostraba dejar de lado ese aspecto plazuelero que caracteriza toda campaña electoral para tornarse el tiempo de darle seguridad a aquellos que no votamos y que aceptamos el resultado de la mitad más uno no creyendo aún en él. Y atrás se seguían escuchando los bramidos de una geisha desesperada a garganta batida, así como los fonemas ovejunos que ovacionaban al nuevo presidente.

Sentí, cierto o no en la realidad, que trató de distanciarse de esos estigmas que todos creemos implícitos en él, esos fantasmas del velasquismo rancio, esos amoríos con el chavismo depredador y el castrismo estafador.

Honor a la verdad, no fue un discurso que sorprendiera, no fue un discurso novedoso, no fue un discurso que asustara, mucho menos, pero si fue uno que dejaba claro que algo nuevo se va a cocinar, para bien o para mal, no lo se, pero esa es la realidad. No fue un discurso técnico, y creo que no había necesidad para ello, Humala se encargó de dejar en claro una línea que lo diferencia de al, menos sus últimos tres predecesores.

Para cuando este concluyera su exposición a la nación, el espíritu no se nos había escapado del cuerpo buscando un refugio donde escapar, no, eso no pasó, el Perú seguía marchando, aparentemente igual que ayer, que antes de ayer, no sonaron las trompetas antecediendo al apocalipsis, no se partió la tierra dejando salir al demonio y sus secuaces para hacerse con el Perú.

Los llorones de toda la vida


No se hicieron esperar los comentarios de los sabiondos periodistas y comunicadores, aquellos sujetos que ostentan la pedantería de quien cree saber mucho más que los demás. No se hicieron esperar los debates bizantinos, eso a los que nos tienen acostumbrados, cerrados en una minucia como lo que fue aquél detalle de jurar por la del 79 para quienes ya era un gesto preocupante, alarmante el cual daba lugar a pensar ya en una violación a las libertades de la sacrosanta democracia. Nada más, nada más exagerado, pero la periodisticada peruana es demasiado pacata, demasiado servil, demasiado moralista hasta el punto que su moral se convierte en moralina. No recuerdo que se tratase a profundidad otro ítem del discurso como la insignificancia de la juramentación, aunque si, recuerdo que las palabras “economía nacional de mercado” los espantó, los horrorizó, sin embargo, yo me pregunto ¿no se entiende acaso por economía nacional de mercado aquella que impulsa, vitaliza y profundiza en la expansión de la industria y el empresario de sabor nacional? ¿qué coño tiene eso de malo? ¿acaso prefieren que sea una economía en desmedro de la actividad privada nacional? No entiendo, es un contrasentido y sin sentido tal susto por parte de la liberalada pacata.


De cierto, de cierto os digo….

Y con ello, con la “tranquilidad”, si se quiere, de la mitad menos uno que no lo eligió y con los oráculos de la información dando vueltas en sus miedos e intereses, el presidente de la República se dirigió hacia su nueva estancia donde el pueblo lo aplaudió y siguió hasta saciar su sed de amor popular, ese amor que hizo tan difícil que pudiese ingresar al patio de Palacio y que hizo aún más difícil que la seguridad del mismo pudiera cerrar, por fin, el enrejado de la casa presicencial. El espectáculo para las cámaras, para el público había terminado, Ollanta presidente del Perú de aquí hasta el 2016, si es que no incumple su promesa, claro está, hasta eso, de momento todo sigue bien por acá.

Durante y terminado todo esto, las redes sociales, esa nueva y maravillosa forma de comunicar se encargaba de informar, de dar a conocer las ideas personales de un sin número de peruanos, muchos aliviados, muchos más conformes con lo hecho, por el discurso dado, muchos otros parodiando o rajando de la huachafo y desubicado de las rodilleras del fujimorismo, de un Kenji que declara sin menor noción de lo que estaba balbuceando (pobre, no hay nada que hacer que lo suyo nunca ha sido el saber expresar algo, más aún, quizás ni pensarlo – risas -) algunos pocos – por lo que leí – decepcionados que no se hubiera atacado, frontalmente, al modelo neoliberal (el cuco, el causante de todo cuanta cosa negativa haya existido en la humanidad) ni nada por el estilo. La red social sirvió como un canalizador para saber lo que la gente de a pie entendió, codificó y aceptó.

Hoy es 29

Y así, de manera anecdótica aconteció el cambio de mando, mas hoy estamos 29, el Perú no se ha derrumbado, sigue en pie y, esperemos, siga hacia “adelante”.

Pezuña de page

En mi opinión personal, puntos buenos del discurso:

Desarrollar la “economía nacional de mercado”
Hacer que los actos de corrupción sean sancionados severamente, que estos no ejerzan, nuevamente, cargo público alguno.
Aumento paulatino del salario mínimo.
Línea de bandera.
Crear un consejo multisectorial sobre seguridad ciudadana.
Hacer que esa mano ociosa de las cárceles se movilice y hagan “trabajos físicos”. No se puede mantener tanto parásito con nuestro dinero solo para que salgan a seguir delinquiendo.
Continuismo respecto a la política de construcción dejada por el anterior gobierno.
Mostrar actitud conciliadora para con Chile.



Otras cosas rescatables:

Haber apartado al ala radical de Gana Perú para confinarla en una especie de ostracismo.
Alejar a la caviarada de su entorno íntimo.
Crear un gabinete “moderado” en las carteras claves.


Aspectos reprochables:

Aida García Narnajo, Susana Bacca y Daniel Mora
Que un judío sea primer ministro.
Alejandro Toledo.



P.D. esto no es una concesión, tampoco un voto de confianza, es solo el derecho a una duda bien intencionada.

El doble juego de la “libertad de expresión”


No lo se, no me importa

Para muchos entendidos y no tanto, la libertad de expresión es un principio fundamental para lo que hoy entendemos por democracia. Estoy de acuerdo con ello, pero también es válido preguntarse ¿Qué es democracia? Yo hasta ahora no lo se, muchos dicen que es el gobierno del pueblo, de la voluntad popular, donde los pueblos tienen el poder de decidir su destino, pero yo no estoy convencido que esto sea así.

Cuántas veces he oído que en este derecho (seguido del derecho a la vida) descansan los pilares de las sociedades modernas; conversaciones enrevesadas, teorizaciones astutas y sinuosas, en fin, mucha cháchara sobre el tema, mucho espíritu bizantino al respecto (ahora dirán que por decir esto último soy un “antidemócrata”). Sin embargo ¿entendemos qué es en verdad la “libertad de expresión”? Tengo una sensación muy particular, empírica hasta la médula, basada en la mera observación: y es que la gran mayoría de las personas no entienden este derecho y que, por otro lado, el mismo parece haber sido expropiado por los periodistas, comunicadores y medios de comunicación a nivel global como los grandes abanderados de tan sublime postulado. Puedo equivocarme, a lo mejor, pero esa es mi apreciación.

Solo dices cuanto te convenga, nada más

Siguiendo lo dicho arriba, de ser esto cierto no es sino más que preocupante y lo podemos ver. Los medios tienen la actitud de ser intocables, de ser sagrados, infalibles, los moderadores entre el poder y las masas, cosa última que tiene cierto asidero si nos damos cuenta del poder que estas empresas tienen. Y, seamos honestos, los medios son empresas y como tales su fin no es otro que el de lucrar, que también es cierto que tienen intereses y los defienden con los contenidos que difunden. Es un hecho. No existe la prensa independiente, porque esto supone no alinearse a ciertos conglomerados de intereses y postulados, y eso, es una utopía. En tal, llamarse “independiente” es, por decirlo menos, una aberración pues todos se alinean, todos tienen inclinaciones y preferencias. Es parte de la naturaleza humana. Es indesligable.

La industria de lo acomodable

La libertad de expresión que ha sido secuestrada por los medios de comunicación forma parte de la gran Industria Cultural de la globalización, del neoliberalismo, de este capitalismo que aún hoy subsiste (y que tenía el mismo papel en los países así llamados “socialistas” del siglo XX y que también lo hacen en los nuevos regímenes tropicales con aspiraciones regionales) y que como todo orden hegemónico usa este derecho para mantener intactas las estructuras sociales que las cimentan.

Así, queda claro el papel que realizan sus rostros visibles que son los periodistas y comunicadores, aquellos quienes detentan la pedantería de quien cree saber y conocer más que los demás. Y la libertad de expresión se sustenta, en este caso, mientras estos puedan hacer, decir, opinar, argumentar cuanto ellos crean así conveniente, de lo contrario siempre se alude a la trillada frase “están atentando contra la libertad de expresión”, pero ¿acaso estas personas no atentan también, día a día, contra muchas libertades, como el derecho a la privacidad? ¿Quién les dice algo entonces a ellos? ¿Acaso no se escudan falsamente bajo ese criterio tan manoseada según el cual tienen el “deber de informar”? me pregunto ¿de cuándo acá el informar se torna un deber cuando transgrede los espacios de la vida íntima o así también los que atentan contra la integridad de las personas?

¿Y si los regulamos?

Muchos gobiernos hablan de regular los medios, de regular los contenidos, es cuando todos saltan, se rasgan las vestiduras aduciendo que son muestras de querer tener el control, intentos autoritarios y mucho bla bla bla, y es cierto que este tipo de medidas, por lo general, terminan siendo dispositivos de control mediático pero ¿acaso los medios no hacen una segmentación de la información no tanto basados en “el deber de informar” sino más bien en el deber de informar aquello que sea trascendente para sus propios intereses? porque, y repito, los medios de comunicación son empresas y como tales quieren obtener réditos, así como poseen intereses económicos, políticos y demás, en tal, no es cierto cuando hablan de independencia ni objetividad, tampoco veracidad; lo son, si, pero cuando hay que acusar a aquello que afecte sus conveniencias, las de sus padrinos o apadrinados.

No que no

Así que ¿de qué libertad de expresión hablamos? Los medios saben usar el doble discurso en este sentido y saben que no defienden ello, sino su propia libertad como entidades comerciales, su libertad para decir cuanto quieran y meterles a las personas cuanto ellos necesiten para que estas se alinean a sus intereses de manera muy sutil, sin que las masas se den cuenta de ello; y estas, asimilan el discurso de manera utópica, hablando de ello, queriendo ser paladines individuales de tan magno derecho pero, en el fondo, solo actúan de manera inconsciente pues no entienden (por incapacidad o porque les da lo mismo) que solo siguen un rol, que le dan la base de apoyo necesaria a las empresas de comunicación para sentirse intocables, intachables, infalibles, tanto así que ante errores, falacias y demás, la actitud de estas es tan soberbia que nunca, NUNCA, contemplan el hecho de hacer una rectificación pública.

Me parece falaz tal actitud, me parece bobo todo ello. Ya lo dije abiertamente, soy una persona que mucha fe no le tiene a la democracia, pero eso tampoco implica que me iré a su extremo. Sin embargo, creo que tampoco se puede vestir de santos cosas que no lo son pues, en principio, no es cierto que estén preocupados por velar de los valores democráticos, sobre todo cuando, adrede, mal usan estos conceptos. Yo soy periodista, y me repugna la actitud de muchos “colegas” que por el hecho de encontrarse en algún medio o lo que sea, piensan ya saber todo, piensan que son líderes de opinión, cuando lo único que hacen no es sino repetir el discurso que sus empleadores les han enseñado.

What if…….

Por eso, sería bueno proponer a los periodistas dejar de creerse las panaceas de la verdad y las libertades, no olviden que trabajan para empresas y que su libertad de acción está supeditada a los intereses de sus empleadores. Con esto no estoy avalando una actitud servil ni mucho menos de resignación o conformismo, nada de ello, creo, como periodista que soy, que el periodismo tiene una importante misión en las sociedades modernas de informar lo más verás que se pueda (porque eso de la objetividad, como dije, no existe, punto) tratar de mantener el juicio crítico en lo bueno y en lo malo; así mismo, educar, orientar y crear el interés de las personas por los hechos que acontecen en nuestras sociedades y/o naciones. Por eso mismo, también es obligación que, de una vez por todas, dejen de verse así mismos como intocables, como el “cuarto poder” que no existe, no serán y espero nadie se los permita; y por ello mismo (redundancias aparte) es, igualmente, su obligación que tengan la decencia de respetar a las personas, de respetar otros derechos como el de la intimidad que, aunque no les guste admitir, los comunicadores y medios violentan cada día usando como escudo las banderas del derecho a la información; todo tiene límites, la prensa también los tiene, no esperen que un sujeto o una banda de sujetos haga esto y terminen siendo objeto de una “persecución” (término que le encanta a la “periodisticada”) por algún gobierno de turno. Puedo equivocarme o no, pero es necesario usar el sentido común, la lógica y ponerse en la piel del otro, incluso, hasta para brindar una información.

Pena por mi caviar

miércoles, 20 de julio de 2011


Al parecer, no me equivoqué

No me equivoqué, tampoco fue una afirmación inducida por la cólera, cuando dije previo a la segunda vuelta electoral y una vez que Gana Perú se hiciera con el poder que el grupete de caviares que se unieron como invitados a sus filas a mediano o largo plazo serían puestos de lado porque el humalismo, el cual no permitiría intromisiones de “foráneos” (déjenme llamarlos así), tomen decisiones o influencien las mismas. En tal sentido, hoy están como gobierno pero distanciados del mismo.

Cosa paradójica en la que ha terminado toda la caviarada representada por los inefables Javier Diez Canseco, Nicolás Lynch y la acéfala de Aida García Naranjo, quienes fueron los defensores más acérrimos del proyecto de los Humala-Heredia y hoy brillan por no ser tomados en cuenta. Pero, los caviares quisieron darle una imagen a Humala con la cual el producto pueda venderse y Humala, nunca tonto, se dejó llevar porque sabía le convenía. Los caviares pensaron que con ello podrían moldear a su gusto al “buen soldado” pero hoy todo parece indicar que ellos (parafraseando al resentido de Alejandro Toledo) fueron usados como “tontos útiles”.




Algo burlesco

No puedo evitar sentir un poco de alegría, un poco de sorna, un poco de burla. Se han quedado, nuevamente, varados en los anales del oficio de hacer política, y pensar que hace cinco años cuando la caviarada cerraba filas ante la candidatura de Javier Diez Canseco por el Partido Socialista y Susana Villarán (actual “alcaldesa” de Lima) criticando a boca suelta, a garganta batida contra la candidatura del comandante de quien decían representaba a cualquiera menos un pensamiento sólido de izquierda, de verdadero cambio, y de la nada, por arte de magia, se convertían en aliados. Pero bueno, nada en política es de casualidad, todo tiene un por qué, todo tiene un interés, no es tanto amor al chancho si no a los chicharrones, usando un término criollo, y los caviares, sabemos que se caracterizan por usar el discurso “revolucionario”, de la justicia social y un montón de ítems solo para obtener un cargo público. Un hecho.

La mejor muestra de esto, y esperando se vuelva una tendencia, es que refugiado en su fortín del PNUD en la avenida de El Ejército, el presidente electo ha hecho de este lugar sitio exclusivo para sus más allegados, sus hombres y mujeres de extrema confianza, donde no tienen cabida muchos otros, como los tres sujetos arriba mencionados. Curiosa casualidad ¿no? Así mismo, creo que Humala ha entendido que tener al lado como un cercano, como un vocero, como voz cantante a alguien tan desfasado, sin consecuencia con la realidad y tan abstracto como Diez Canseco es, simplemente, un suicidio lento. Solo bastase escuchar sus declaraciones durante la segunda vuelta y una vez conseguida la presidencia. Quizás haya pensado “con un aliado como este para qué necesito enemigos”. Y, sin embargo, hasta ahora recuerdo la soberbia rimbombante de García Naranjo y ahora ¿Dónde está la señorita y sus profesores de la Católica que le enseñaron “N” cosas? (por cierto, esto último es algo que en cada entrevista repetía hasta el hartazgo, como si no tuviera más experiencia que la aprendida en las aulas de dicha universidad)

Puesto el grito en el cielo

Ya falta poco para que el nuevo gabinete sea anunciado por el presidente electo y entre la caviarada ha provocado gran asombro, incertidumbre y más de uno pegó el grito al cielo al enterarse que las personalidades voceadas para ocupar los diferentes ministerios estén poco o nada vinculadas con los entornos de la izquierda (así sea moderna), por el contrario, son tecnócratas de reconocida trayectoria, personas muy vinculadas al liberalismo económico, alguna de ellas se podría denominar hasta “ortodoxa”, lo cual, no diré que me parece un buen signo, porque podría ser también un pantallazo para una etapa inicial, pero es bonito ver como un político novísimo les vio las caras a aquellos politiqueros de plazuela y pensadores de ONG´s que se pensaron más inteligentes, más astutos y ya vemos lo que pasó.

Y ahora recuerdo a sus votantes en segunda vuelta, a todos aquellos que hicieron sus campañitas de memoria y dignidad, siempre acompañado por esa idea boba, manoseada y politizada de la defensa de los derechos humanos. Todo eso, representado en esos politiqueros baratos que se subieron o acomodaron a la carroza del humalismo, supieron canalizar en la tonta rebeldía de muchos peruanos para darle el triunfo al candidato nacionalista. Inclusive, este cuento se lo creyeron muchos así llamados fascistas e inclusive otros muy supremacistas; cayeron cual corderos en esa palabrería de la lucha contra la corrupción, de un “compromiso de honor” como me dijera alguna persona cuando mostré mis preferencias a votar por Fujimori (cosa de la que no me arrepiento ni me arrepentiré, y eso no me hace fujimorista ni mucho menos) y me pongo a pensar en la gente que lo rodea, en los que le han financiado la campaña y me doy con la sorpresa de que uno de los mayores inversores en el proyecto nacionalista es un judío llamado Salomón Lerner Ghitis, “Siomi” para los amigos, personaje un tanto oscuro y vinculado con negocios irregulares en la venta de armas. Pero bueno, cada quien piense lo que desee creer, pero si yo fuera fascista (risas) o supremacista, sabiendo esto, nunca votaría por alguien quien le debe favores a un judío. Simple como eso.

Y creo que, si Humala sabe mover sus fichas, evitará en lo posible poner (al menos al principio) en ministerio alguno a gente relacionada o allegada a la caviarada, lo cual, simplemente le restaría puntos, aprobación y respaldos de, sin duda, la gran mayoría de los actores económicos y buena parte de los sociales. Necesita tener una primigenia luna de miel con el pueblo y el sector privado, eso es innegable y así será, garantizado, al menos en los dos primeros años, luego de ello me reservo los comentarios, sobretodo, teniendo en cuenta los regímenes y modelo a los que el proyecto Humala-Heredia se muestran acólitos.

Aquellos que también se sienten vencedores…..pero de segunda mano

Ahora bien, tenemos en derredor a los toledistas, los mal llamados chakanos, cuyo líder el irrespetable Alejandro Toledo se pavonea llamándose así mismo “aliado”, cuya función será la de velar y evitar cualquier intento autoritario de atentar contra la sacrosanta “democracia”; es más, se proclamó así mismo como “la garantía del respeto por la democracia”, nada más risible. Sin embargo, al humalismo le conviene mantener a este grupo un tanto feliz, un tanto cercano si es que quieren que todos sus proyectos pasen el visto bueno por el Congreso donde ambas fuerzas harían una amplia mayoría “oficialista”. Lo último de esta relación amor-odio, que no creo dure mucho en lo programático pero si en lo concreto, es que Toledo, tratando de presionar a los nacionalistas pide se incorpore en el nuevo gabinete a técnicos de su partido para, como quien dice, “sellar” la alianza. Honestamente, creo que el nuevo gobierno lo hará o les dará el gusto, pero solo a medias.

Jugando con las similitudes

Humala, creo, ha sido visto por caviares y chakanos como un completo neófito en estas lides, lo cual es cierto y a la vez no. Usando una similitud en la historia, ellos podría ser como esa derecha que se le unió a Hitler cuando el NSDAP llegó al poder pensando que podrían domarlo, que podrían traerlo hacia ellos, lograr que hiciera lo que ellos deseaban, pero el tiro les salió por la culata, les costó BIEN CARO. Creo que lo mismo sucederá a la larga con la caviarada y con el toledismo; en el caso del primero pues quieren implantar sus banderas en el proyecto nacionalista, cosa que no podrán hacer porque el nuevo gobierno es un proyecto (valga la redundancia) distanciado por muchos matices de las banderas de izquierda, que solo toma de esta sus frases, sus arengas, sus mecidas y vicios, más no su proclama (lo que mismo que pasó entre el nazismo y la derecha alemana) lo cual les condena, una vez más (risas, millones de risas) al ostracismo; y en el caso del toledismo, esto tiene efectos prácticos para hacer viables los programas que tienen pensado realizar y para lo cual necesitan un apoyo importante como lo es la bancada chakana en el Parlamento. De ser el caso, que llegase a pasar que concentraran todo o gran mayoría del poder, es un hecho (incluso la historia lo demuestra) que estos útiles no les serán más.

Como quien no quiere la cosa

No es intención de quien escribe increparle a nadie el echo que el futuro presidente haya ganado, pues las cosas ya están hechas y es de cobardes seguir llorando sobre la leche derramada, tampoco diré las típicas frases de los democratoides como “hay que ser vigiliantes de la democracia”, “hay que estar alertas ante cualquier tentativa autoritaria”, me parece bobo, me parece trillado, me parece falto de sentido. Solo diré que depende de todos forjar una nueva sociedad. No pretendo adherirme a Humala (salvo se convierta a mis ideas, jajaja) pero es verdad que debemos darle al nuevo gobierno, siquiera, el derecho a la duda para que se pueda desenvolver de la mejor manera, al menos en sus primeros años, porque ser opositor, ser crítico, no estar de acuerdo, pensar que su propuesta es acéfala, no significa que veremos todo mal, que buscaremos la quinta pata al gato, así no se hace política, así no se promueve a la patria, así no se genera desarrollo y espero que la nueva camada que ha llegado al Parlamento lo entienda de este modo, es decir, cuando hay que denunciar con razón con fundamento, hacerlo, no decir algo solo porque ya, es el adversario; del mismo modo, apoyar cuando algo en verdad sea a favor de la nación; solo así la clase política (incluida la humalista, por cierto, que tiene los mismos vicios y taras de los contrarios a los dice no semejarse) será digna del respeto de su pueblo y con ello poder construir una sociedad diferente justa, ordenada y equitativa.

Related Posts with Thumbnails

Worldwide Visitors