Being a Blogger

viernes, 19 de febrero de 2010

I Blogger

Cada vez que me siento frente al ordenador con la intención de escribir unas líneas para este “espacio” me resulta una tarea nada fácil, porque considero que un blog no es solamente escribir por escribir.

“Manifiesto Bizantino” demanda mucho de mí al momento de decidir “qué es lo que voy a redactar”. No porque carezca de ideas para hacerla. Al contrario, y creo no pecar de soberbio al decirles que tengo mucho sobre qué escribir, enésimas cosas que contar y otras tantas narrar.

Sin embargo, hacer eso sería, a mi gusto, caer en la chabacanería de hablar por hablar; por tal me tomo la molestia de pensar en aquello que me salga de los cojones y de paso que pueda generar cierto interés en algún lector recurrente o en aquellos cuatro acólitos que siguen este humilde e independiente espacio.

Obviamente, y como dije en muchos “editoriales” anteriores, mi vocación de publicar posts no se basa en la moda, lo que está en boga, en lo coyuntural. Subordino mis artículos, primordialmente a mi gusto-interés-intención; luego racionalizo el tema buscándole un atisbo de importancia (la más mínima, porque entiendo que lo que escribo carece de actualidad más no de trascendencia) para algún internauta.

Espacio Independiente

La idea de crear un texto para un blog se me hace muy similar a la elaboración de un artículo para un diario o una revista. Un bloggista comprometido, ducho en su temática puede permitirse ser espontáneo a la hora de escribir mas no al momento de plantearse un tema. Este lleva (como sucede en mi caso) una previsualización, la evaluación, re evaluación y elaboración del mismo (esto de manera interna, subjetiva, dejo claro)

En estos casi dos años como blogger asiduo puedo denotar que un buen blog, sobre todo aquél que trata de trascender en el imaginario de sus lectores, debe contar con ciertos aspectos del que muchos otros carecen.

Es obvio que el blog tiene como finalidad principal diferenciarse de los espacios tradicionales de información, tanto en los medios masivos tradicionales como aquellos dentro de la web. Por tal, todo blog representa un espacio alternativo e independiente (indie. ¡Coño! Como venero dicho término)

Teniendo en cuenta lo antes dicho, para el blogger con sentido de percepción no le resultará dificil notar que muchos “blogs” terminan siendo una mera resonancia del “mainstream informativo”, es decir, que los textos publicados en dichos espacios son simples resúmenes de otras fuentes, sin darle una valor agregado a dicha información (valga decir un enfoque distinto o un punto de vista personal) restándoles valor.

Como este tipo de blogs he visto y sigo viendo muchos, lo cual no me desagrada. Lo que si me entristece, sobre todo, es que aparte de ser “pésimos blogs” no tienen ninguna característica que las diferencie del estándar informativo.

Un post en esencia “post”

Otro punto de mucha importancia es el tema. Existen espacios dedicados a un sola “problemática”, afición, interés, una amalgama tan amplia como se pueda imaginar. Eso me parece excelente porque diversifica y especifica la demanda por espacios que el “mainstream informativo” no se envalentona a tocar por diversas cuestiones, una de ellas la rentabilidad o la audiencia (rating, lectoría, escuchas)

Ligado a lo anterior, viene la elección de los artículos. Aquí tengo un especial punto de vista, el cual, probablemente sea un tanto dogmático al que no de cabida para la discusión; si bien los blogs son espacios independientes y libres, estos debieran entregar un buen producto, que cada texto deje algo al lector (y aquí regresamos al primer punto donde expreso que las publicaciones no deben ser meros resúmenes)

Rapidez, brevedad y sencillez

El último aspecto está relacionado a la rapidez del mensaje.

Teniendo en cuenta la manera como se difunde la información vía internet, conociendo que en este canal se pueden mezclar tanto texto, audio y video, la información debe ser de fácil lectura, rápida y medianamente concisa (cosa que muchas veces no empleo, debo admitir) dado que la web es un medio de información ágil, súper renovable, cambiante, dirigido a un público que muchas veces prefiere ver un video o foto relacionada al tema en cuestión.

Un Epilogue

Resulta esta ser una visión muy personal de lo que a grandes rasgos implica ser un blogger. Pero no quiero terminar allí, quiero hacer mención de un aspecto fundamental en todo este proceso de elaboración y publicación, y no es otro que el compromiso real de elaborar, publicar, y sobre todo, mantener vigente el BLOG, lo cual me lleva a otro punto.

Me he topado muy buenos blogs, de excelentes temáticas, poseedores de una redacción increíble, enfoques sumamente interesantes. Sin embargo, cuando uno comienza a seguirlos se da cuenta de la inconstancia, la escasez de periodicidad, un elemento fundamental para cualquier tipo de publicación.

Esto demuestra una cosa: no existe compromiso. Se toma al blog como una diversión, temporal, retomable en cualquier momento, lo cual es cierto, pero demuestra la falta de seriedad en el trabajo de muchos “bloggers”,

No puedo negar que en dos ocasiones (ambas duraron un par de meses de inactividad) me alejé de “Manifiesto Bizantino”, la primera ocasión por dejadez y escaso compromiso; la segunda por un fuerte bajón emocional.

Este espacio es tan importante como comer, estudiar, escuchar música o ir al laburo. Es parte de mi vida. No demando que los bloggers tengan la misma actitud, porque cada quien realiza sus procesos a su manera, pero si espero que al leer un blog que me guste este mantenga un flujo constante de información.

Aún quedan en el tintero temas como la problemática si los blogs u otras herramientas de web 2.0 podrán reemplazar la labor de los periodistas, pero eso será ya cuestión de otra “editorial”.



Related Posts with Thumbnails

Worldwide Visitors