I am Mine (en ocasión a la influencia del rock y sus consecuencias)

lunes, 27 de abril de 2009

Pininos


Cuando púber, recuerdo que aún tenía influencia de otros estilos musicales de tinte tropical, lo admito, me gustaban, pero reconozco o, mejor dicho, analicé después, que estos no significaban para mí, que no eran parte de mi personalidad que, si estaban dirigidos a un público específico, un target, ese target, definitivamente, no era yo.

Fue esta inconsciente premisa juvenil (luego hecha razonamiento) la que me llevó a experimentar con nuevos géneros que no solamente hicieron mover el esqueleto, sino que produjeran un efecto revitalizador en mi persona, que no fuera la monótona canción de amor que, resulta ser la misma chola pero con distinta pollera. NO. Estaba harto de eso. Fue entonces cuando me topé con al sonido ácido del rock.

Mi primera banda de rock la cual pude degustar fue Oasis. Esto se lo debo a mi primo mayor que, creo, aún es un hincha de estos británicos (que dicho sea de paso están próximos a tocar en el Perú, pero de ellos no me da la gana de hablar, ya que tanto posero se cree ahora conocedor de la música de los hermanos Gallagher) reconozco que al principio no me enganchó eso sonido extraño (en ese entonces extraño) y hasta me aburrió pero luego de repetidas veces le fui agarrando la onda a esas tonaditas algo estridentes en aquél entonces para mis incautos e ignotos oídos.

Sin embargo, recuerdo que otro disco, de parte de ese mismo primo llegó a mis oídos: Nevermind de Nirvana. No se si me gustó, pero si recuerdo que me pareció demasiado alocado, mucha bulla para mí recuerdo haber pensado. No le presté mucha atención, pero debo reconocer que no me desagradó del todo.

Pero, y siempre me pregunto esto, sentí fascinación entera por una banda de relativa novedad en cuyo video una bala hacía un recorrido loco y desenfrenado en tantas dimensiones; era Korn y quedé cautivado. Sin entender mucho a lo que me estaba metiendo, comencé a darme cuenta que quizás este tipo de música, en verdad, era lo mío.

Cambio radical

Poco a poco comencé a dejar de lado esos gustos tropicales que ya me dejaban de importar. Al lado de estas nuevas bandas, aquellas orquestas perdían fuerzas junto con sus letras de amor superficial, exudación de la cursilidad y tantos estigmas que dichos géneros comenzaron a manejar. Ya no lo sentía mío.

Pronto llegaron a mi nuevas bandas: entre ellas dos que marcaron mi manera de entender la música y que, en parte me ayudaron a entender lo demás que vine a escuchar: me refiero a Rage Against the Machine y, la más importante de todas hasta la actualidad, Pearl Jam; Banda que me enseñó que el goce musical podía condensarse en una sola canción, ser tan estridente, densa, tensa, nerviosa, desesperada, depresiva, armoniosa, como tierna, cálida, sentimental y fundamental. Fue ese, esos momentos, los que me hicieron entender que esta másica, los sonidos generados por guitarras eléctricas distorsionadas aunadas a voces carrasposas, gruesas, mínimas, altas, violentas, cariñosas, que hablaban de la muerte, de la soledad, de la depresión, la incomprensión, la porquería que resulta ser la sociedad, el mundo en el que uno tiene que desenvolverse, que no todo es tan bueno como lo pintan, que tampoco todo no es tan malo, que puede irte una mierda hoy pero mañana podría ser mejor, que puedes mandar todo al diablo sin necesidad de sacar el dedo medio, que existe algo más que la basura que todos te dicen que debes hacer “porque así es la vida”. Eso lo escuché, lo pensé, lo comprendí y lo adopté.

De pronto, me sentí un tipo distinto. Ni las ideas políticas que por entonces profesaba ni nada moldearon tanto mi visión como aquellos tracks entre tres a cinco minutos e incluso más. Me sentía distinto (aún me siento así) que no pertenezco al gran conglomerado que van a la corriente, no es que sea un radical, pero no veo las cosas igual que el común de la gente, el rock me dio eso y toda la vida le estaré eternamente agradecido. Ya no era parte del vulgo (es sin ofensa esta frase)formaba parte de otra sociedad, quizás no agrupada pero si identificada por ciertas afinidades, sobre todo musicales; en tanto aquella música que en un momento, por seguir las modas, escuché comenzó a producirme escozor en todos los sentidos posibles; pasé a detestarla hasta no decir más. ERA BASURA y ante esa concepción no había dentro de mí negociación alguna. Debo admitir que mientras más me introducía en el rock la actitud que tomaba era la correcta, odiar a lo que no sonara a rock, etc y ya se imaginarán a que géneros me refiero. Me cerré, y quizás eso duró un par de años.

En tanto seguía metiendo a mis horizontes musicales nuevas bandas, entre ellas, una que nunca me defraudó fue Tool, una banda de metal progresivo que no solo era una experiencia musical de principio a fin por su complejidad, oscuridad y misticismo; era, a su vez toda una propuesta visual muy compleja, atrayente y visceral que se veía reflejada en sus videos y presentaciones en vivo.

Experimentando Sonidos

Debo decir que estos descubrimientos no hubieran sido posibles sin un lugar muy querido, especial e íntimo para mí en lo que fue el final de mi adolescencia y que se mantiene hasta el día de hoy: las Galerías Brasil, sin haber concurrido a este lugar jamás hubiera tenido el amplio acercamiento musical que tuve y tengo todavía a casi todos los géneros.

A pesar de ello, yo no me sentía del todo contento con lo que escuchaba, no porque no me gustase, todo lo contrario, me fascinaba, pero necesitaba algo más, en ese entonces, es decir del 2002 hasta el 2004 quería cosas nuevas y si eran mucho más fuertes, pesadas, mucho mejor. Fue así como hice mi incursión en el Nu Metal caleta, el cual fue una experiencia agradable pero poco duradera pues pronto me olvide de aquellas bandas que aún compraba en cassette pero luego ni siquiera acordarme de ellas en mi era del Cd. De esas bandas recuerdo a Flaw, No one, Deftones, entre otras.

Sin embargo, a la par que estaba con este modismo del Nu Metal, otro bichito me picaba en las entrañas: el Metal, ese género blasfemo y controvertido dentro del rock que es tan radical que solo lo amas u odias, sin medias tintas. Recuerdo sentir mucho interés por bandas como Metallica, Iron Maiden, por nombrar a las más conocidas, pero, y como ocurrió con el caso de Korn, me llamó la atención otra banda aún más extrema dentro del Metal. Cannibal Corpse. No es que me gustase, es más a los 16 o 17 años, esa música me producía miedo, los escalofríos eran tales que cuando pedí escucharla fue después de haberlo pensado muchos días temiendo que algún demonio o que se yo se apoderara de mí. Claro, eso nunca pasó y la banda me encantó. Esa fue mi incursión sin pasar por Black Sabbath, ni Metallica ni mucho menos por Iron Maiden hacia el Metal Extremo, de golpe y, hasta ahora, el metal extremo es uno de los géneros que más adoro.

Línea Dura

En tanto, mi actitud hacia la música pop y tropical se volvió mucho más recalcitrante. Para cuando ingresé a la universidad en 2004 yo calificaba a las personas de acuerdo a dos criterios básicos en ese entonces para mí: su manera de pensar y la música que escuchaban. Admito que mi extremismo respecto a la militancia musical y la tozudez de mi pensamiento de izquierdo hicieron de mí un ser cerrado que rechazaba a aquellos que no pensaban como yo o que no tenían la misma afinidad sonora. Eran mis premisas. Aún tengo esos criterios en cuenta, pero aquellos no son los únicos a la hora de escoger amistades.

Era reservado (coño, aún lo soy) pero en ese entonces más que reservado, pienso que cerrado, sectario, calificaba a otros de sectarios pero yo también lo era, no a un grupo de amigos o compañeros, porque nunca he sido de esas idioteces, era sectario con mi línea dura de pensar. Recuerdo que los dos primeros ciclos de universidad me la pase relativamente solo, claro, andaba con alguna gente, pero andaba ensimismado en mi música, mis ideas, mis libros y lo apestosos que eran los demás que todo lo veían fiestas, mujeres y tragos, aún detesto esa manera de llevar la vida, pero no con tanta militancia como antes (será que ahora simplemente me importa un pepino lo que los demás hagan en tanto no se entrometan conmigo o los que quiero) Para el tercer ciclo y hasta el sexto me la pasé estando con todo y a la vez con nadie. En fin, andaba con ellos porque me caían relativamente bien, pero era cuestión de unos momentos, siempre me iba temprano porque me aburría rápido de sus conversaciones aburridas y sin sentido para mí. Cuando con los compañeros nos sentábamos ellos conversaban y yo, siempre atorrante, me ponía mis audífonos para escuchar un disco brutal en mi discman, de lo contrario me ponía a leer cualquier cosa que tuviera a la mano. No participaba de sus chismes baratos ni de su infantilismo festivo. Eran y siguen siendo realmente patéticos.

En esas condiciones me encontraba, me encontraba solo, me sentía solo, buena parte del colegio me la pase de la misma manera, estaba allí haciendo presencia, haciendo chacota, pero a la vez estaba en otro lado. No me importaban. En la universidad igual. La diferencia es que en ese entonces yo si quería pertenecer a un grupo, cuando en la universidad, me interesaba un carajo hacerlo, esa actitud me dio el rock, y se la agradezco, aunque por ser algo novedoso empezó de una manera cerrada, obtusa, introspectivamente sectaria. Todo lo que devino en mí fue de la música, del rock, en su mayoría.

Grunge Revolution

Pronto. Para el 2006, yo andaba casi por los mismos rumbos y no había cambiado mucho de personalidad ni musicalmente. Aún me sentía un sectario (sin reconocerlo) aún era un bagre izquierdoso. Pero las cosas cambiaban de a poco, ahora comencé a interesarme por ese género que tanto me cautivo tanto: el Grunge, no es que recién lo escuchara pues ya tenía en mi saber bandas como Pearl Jam, Nirvana, Soundgarden, Alice in Chains, Mad Season, pero pronto con bandas como Screaming Trees, Mudhoney o Melvins vino un interés renovado pro este género tan especial que calaba tanto con mi personalidad, que podía ser abismal, destructivo, depresivo, íntimo, espontáneo, chacotero, huevero, ácido, brutal y hasta cálido y cariñoso. Eso me cautivó. Saber que había más haya de la música, que fue un movimiento de jóvenes con actitud nihilista dentro de una sociedad que idolatraba el consumo, la belleza, la estética, aparecen estos tipos que eran todo lo contrario, la voz de una generación en la que siempre me he sentido y me sentiré identificado. La época en la que me hubiera gustado vivir la juventud, Seattle a finales de los 80 y comienzo de los 90. Tiempo idílico, cuando la música recobró esa pasión, sentimiento y contundencia que los apestosos 80 se encargaron de putear. Mi afición por el Grunge que tenía una consigna, aún la recuerdo bien: “Salvo el Grunge y la Revolución, lo demás es efímero”.



Nuevos Aires

Era ya 2007 y mis horizontes cambiaban, mi sectarismo iba cediendo a la realidad que no todo es blanco o negro, que también la tolerancia puede permitir un goce amplio sin restricciones de lo que debiera ser la música: un placer universal. Claro, esto no quiere decir que me comenzaran a gustar, nuevamente, esos géneros tropicales, nada que ver, con el tiempo comprendí que esa música no me gusta, pero, de a pocos, dejé esa aprehensión a ultranza que sentía para dar paso a un sentimiento más moderado, tolerante.

Del mismo modo, en el mismo período, 2007-2008 mis ideas de izquierda jurásica, esas ideas que no parecen renovarse, que parecieran enclaustrarse en solo cuatro pensadores y basar en ellos todo el giro de la historia política y social de la humanidad me comenzó a parecer insuficiente para mí, para mi manera de ser tan experimental, tan variable, tan propensa a buscar más que cuatro libros. No me hice de derecha, ni de extrema, pero comencé a ver las cosas con otras madejas que, a mi criterio requiere la sociedad actual, moderna, cosmopolita, con inclusión social, para todos, sin discriminación, el respeto al ecosistema natural del cual dependemos todos. Claro, no tengo la respuesta a esos problemas fundamentales, pero no creo que el mercado maldito, corruptor, ni las huelgas estúpidas, ni las consignas estancadas en el pasado, ni la estatización sean la solución para los problemas del mundo. Es más profundo que unos imbéciles que escribieron libros, más que unos economistas estúpidos que se creen los “menes” del mercado. Es todo y a la vez es nada. En este período conocí nuevos géneros como el rock industrial, el indie, el shoegazing, el sludge metal, noise rock, power pop, stoner rock, entre los que más recuerdo.

El Amanecer de la Oscuridad

No se cuando empezó este cambio, pero se dio cuando encontré a uno de mis cultos mórbidos a ultranza mortal: el Black Metal.


Ese sonido sucio, de guitarras asquerosamente distorsionadas, rápidas baterías, voces guturales salidas como del mismo infierno en harto clamor, dolor, sufrimiento, veneración al culto pagano de la muerte. Ese sonido macabro fue lo que impacto. Era una época oscura para mí. Ya casi todo lo que había que escuchar de Grunge lo escuché (pues este género no existe más) y llegó el Black Metal con cinco bandas importantes para mí que, a mi entender, sin ellas, el Black Metal no es lo que es. Mayhem, DarkThrone, Burzum, Emperor e Immortal. Escuchar y entender a estas bandas es el background necesario para proseguir con el Black Metal en general. Todo lo que las demás hagan está basado en lo que estos cinco demonios noruegos hicieron.


Confieso que para atreverme a escuchar Black Metal tuve un proceso parecido al que tuve cuando me decidí a escuchar Cannibal Corpse; primero por la implicancia que le da el Black Metal al tema satánico, pagano, la muerte, vampirismo, dolor, misantropía, el sufrimiento extremo, la depresión irreparable. Pensaba, tontamente que me maldeciría (vale, quizás no es exacta esa idea, pero es una buena metáfora) y sin embargo, me aventuré, y aún sigo aquí, disfrutando cada maldito álbum de ese género tan controversial, excelentemente pensado, porque eso es el Black Metal, transmite, exactamente, el sentimiento exacto a lo que buscas en él, en ese sentido no me ha decepcionado.


Creería cualquiera que escuchar, uno de los géneros más extremos que la música hasta la actualidad ha parido me haría otra vez un sectario, como en antaño. Todo lo contrario, estas músicas, estas bandas me han ayudado a darme cuenta que hay cosas más amplias en el mundo, que en verdad es muy estúpido hacer partido a ultranza por una banda, una ideología habiendo problemas más graves, situaciones más importantes. Eso me ha enseñado el rock, sobre todo el Grunge y el Black Metal. Para unos será estúpido que la música te enseñe algo, es que quizás esas personas vean en la música una mera distracción de fines de semanas, quizás no pasen que los éxitos del momento en la radio o quizás llene su cabeza con similares canciones de amor que poco o nada tienen que aprender, y mucho menos pensar.


Por un buen Sendero

Ahora me veo como una persona mucho más abierta, más realista, aún con ideales, que maduro de a pocos pero a pasos seguros, confiado que no seré otra vez un patético sectario, ni un tarado que con cualquier cosa se deprime, la vida es difícil y eso es lo bello de ella, quisiera morir si todo fuera color de rosas, me aburriría a horrores. Estaría mejor dos metros bajo tierra si todo fuera felicidad, paz y amor en el mundo. ESO EN VERDAD ME MATA DE ABURRIMIENTO DE SOLO PENSARLO.

A veces veo a algunos chicos, la mayoría no llegan a los veinte años y son cerrados mucho más que yo, con un pensamiento totalmente errado, centrado en sus ideas utópicas, ensimismadas en fantasías musicales, obtusos a nuevas ideas salvo las que ellos creen son las que no son “poseras”. Los entiendo, porque me hacen recordar a mí a su edad y, ahora que estoy cerca de cumplir los 24 solo espero que sigan disfrutando de sus bandas favoritas pero con una perspectiva más amplia de la vida pues, ser fan de un grupo o género no quiere decir que eso sea lo mejor del mundo pues, como casi todo en la vida humana, es una cuestión personal, subjetiva, lo que para mí puede ser la mejor banda para otro puede ser, simplemente, una mierda total. Eso lo llegué a entender y, aunque parece una premisa fácil y sencilla es, en verdad, algo muy complicado de llegar a aceptar.

Este post, algo largo, lo admito, para aquellos envidiosos que dicen que escribo demasiado (si me estás leyendo, ya sabes que te lo digo a ti, aún así eres mi amigo, lo sabes) lo he hecho en parte pensando en aquellos chicos que me he encontrado en mis habituales andanzas por Galerías Brasil y cuyo pensamiento aún se encuentra enclaustrado por la fascinación por el género al que se adhieren. Será que los he visto tanto que me han hecho recordar a mí y por eso me animé a escribir este texto, no por hacerles una crítica, sino esperando que puedan sentir el goce de escuchar una canción lejos de aquellas etiquetas estúpidas como “Yo soy Black, yo soy Death, yo soy Thrash, yo soy Grunge, yo soy Indie, yo soy Punk” uno debe escuchar lo que le gusta y punto. En eso se basa la música, es un elemento articulador, que corta esos lazos que tanto nos encargamos para hacernos diferentes, iguales o inferiores. La música es un arte, y todo arte, por más extremo que este sea esta llevado a ser un elemento social de integración entre sus miembros y de comprensión de aquello que nos es ajeno, no de disgregación.


P. D. pero eso si. MUERTE A LOS POSEROS!!!!!

Five Against One - La Historia de Pearl Jam (PARTE I)

viernes, 17 de abril de 2009

Intro

Yo tenía 13 años cuando lo vi por primera vez, cuando MTV todavía tenía la decencia de pasar buena música. No recuerdo el día, ni tampoco la hora, quizás era la tarde, porque no recuerdo la oscuridad de aquél suceso, estábamos solos mi primo y yo. Era su cuarto, solía, en ese entonces visitarlos frecuentemente. Su televisor era, o eso me parecía, inmenso, en comparación al mío tamaño estándar. Mi primo me dijo que esa canción “es de la puta madre” no me llamaba mucho el rock en ese entonces, pero ya algo de Oasis me había motivado a entrarle a ese sonido licuado de guitarras sicodélicas y distorsionadas que es el rock.

No recuerdo como vestía, ni siquiera con qué motivo subí tampoco. Pero recuerdo ese video, esa experiencia. La tengo clara como el primer día que la vi y fue cuando me conecté de manera indisoluble con esa banda.

Tenía por título “Do the Evolution” y la banda era Pearl Jam. Me impresionó la fuerza que tenía, la estridencia y el video que era animado, del mismo creador del comic llamado “Spawn”. Confieso que me resultó atrayente, pero no lo digerí del todo.

No fue sino dos años después (2000) cuando esta banda con su disco “Ten” llegó a mis manos cautivándome hasta el día de hoy.

El siguiente post, está dedicado a la que es quizás mi banda favorita por todo lo que engloba para mí: Pearl Jam. No hablaré de mi experiencia como fan pues, eso no se me da por hacerlo, al contrario, contar sobre la banda como se originó, cual fue su trayectoria y en que situación se encuentran.

Come On Down

Hablar de Pearl Jam, es remontarse a los orígenes del Grunge pues a pesar de ser una banda surgida en los 90, sus primeros rastros son visibles desde los últimos años del primer lustro de los años 80.

A mediados de la década de 1980 aparece en Seattle una banda llamada Green River, que tenía en las voces a Mark Arm, en la guitarra a Steve Turner y Stone Gossard, en el bajo a Jeff Ament y en la batería a Alex Vincent.

Green River, de acuerdo a los entendidos en los orígenes del Grunge o el “Seattle Sound” definen a esta, junto con Melvins, como la pionera de este género musical.

La banda tras tener diferentes desacuerdos en lo musical y en el manejo de la misma deciden separarse en 1987. De esta ruptura, aunque amistosa, surgieron dos bandos, aquél conformado por Arma y Turner quienes posteriormente formarían la legendaria Mudhoney siguiendo el estilo garaje; y un segundo bando integrado por Gossard y Ament quienes querían optaron por hacer una música menos estridente pero igual de potente a la hora de tocar.

Al año siguiente (1988) y con intenciones formar otra banda, Ament y Gossard, se juntan al cantante de Malfunkshun, Andrew Wood, hombre de una presencia escénica increíble, con una capacidad para compenetrar al público como solo los grandes han podido hacerlo. Es de esta manera que nace “Mother Love Bone”.

La banda edito dos álbumes, entre ellos el legendario Apple, que con canciones como This is Shangrilla o Crown of Thorns, llevaron el denominado Seattle Sound fuera de las fronteras de esta ciudad, a zonas como la Costa Este y Oeste, conocida por ser la escuela de muchas bandas underground de lo que luego se conocería como Rock Alternativo.

Lamentablemente, Mother Love Bone, tuvo un corto tiempo de duración La tragedia los tocó a dos años de haberse formado, cuando en 1990, el cantante Andrew Wood, adicto a la heroína muere a consecuencia de una sobredosis de esta sustancia. En ese escenario, Gossard y Ament quedan de nuevo varados, musicalmente hablando.

Reunión Grunge

Paralelo a este suceso que conmocionó a la escena musical de Seattle, al otro lado de los Estados Unidos, específicamente en la ciudad de San Diego, un muchacho llamado Edward Louis Severson III, o mejor conocido como Eddie Vedder, forma una banda de poca monta llamada Bad Radio. Se dice que mientras trabajaba como asistente en una gasolinera hacía maquetas para sus canciones.

Para 1990, Gossard y Ament tenían planes de formar otra banda para lo cual reclutaron al guitarrista Mike McCready y al baterista Dave Krusen. Sin embargo, les hacía falta un cantante, sin encontrar ninguno que se les hiciera óptimo en Seattle parecían destinados a ir a la deriva, por el momento. Pero fue cuando Jack Irons, entonces baterista de los Red Hot Chili Peppers, recibe una cinta demo con un par de canciones hechas por Stone Gossard.

Por cosas del destino (quien sabe) resulta que Irons era un gran amigo de Vedeer pues ambos compartían admiración por el surf, deporte que practicaban con asidua vehemencia. Irons le da la demo a Vedder para las escuche, este, fascinado por la música (sin voz) decidió reenviar la cinta a Seattle pero encima de la cinta había grabado su voz con las canciones que tenía ya escrita.

Cuando Gossard y Ament oyeron la demo (conocida después The Stone Gossard Demo 91) quedaron admirados por la voz de este muchacho de San Diego. Sin esperar más, le enviaron un pasaje de avión para que Vedder se trasladara a Seattle. Y así lo hizo.

En un principio, el nombre de la banda fue un problema optando por llamarse Mookie Blaylock en honor a un conocido jugador de básquet que la banda admiraba. En sus primeras presentaciones hicieron de teloneros de Alice In Chains, debutando en el legendario Off Ramp Café el 22 de octubre de 1990.

Pronto, y ante al auge de la música proveniente de Seattle, muchas disqueras de renombre deciden apostar por este nuevo sonido. Es de esta manera como Mookie Blaylock firma con Epic Records para grabar su primer álbum.

La Mermelada de Perla

Con la firma con Epic viene el cambio de nombre, debido a problemas comerciales. Es aquí donde surge Pearl Jam (Mermelada de Perla). Las teorías sobre el nombre son muchas: la más conocida es la que difundiera el propio Vedder, según la cual su abuela llamada Pearl estaba casada con un nativo americano a quien le preparaba una jalea a base de peyote. Esta historia, considerada como una verdad no fue sino una broma del propio Vedder.




Un Ten redondo

Las grabaciones para lo que sería su primer álbum generaron muchas ansias entre los miembros de la banda quienes habían logrado compenetrarse de manera armónica.

Sin embargo, las bajas empezarían temprano para esta joven banda pues, el baterista Dave Krusen se alejaría del grupo por razones aún no conocidas siendo reemplazado por Matt Chamberlain, pero este duraría solo algunos conciertos para luego abandonar el grupo para integrarse a la banda del conocido programa Saturday Night Live. Chamberlain les recomienda a un joven Dave Abruzzese con quien la banda más que satisfecho con su desenvolvimiento y la manera fresca y potente de tocar la batería.

Con esta alineación, el 27 de agosto de 1991 sale a la vente “TEN”, primer larga duración de la banda. El nombre hace referencia a Mookie Blaylock quien usaba en su camiseta el número 10.

El disco tenía muy buenas canciones pero para entonces pasó un poco desapercibido, en tanto que los videos de “Alive” y “EvenFlow” tuvieron una rotación limitada en MTV. Esto se debió a un factor importante. Recién se empezaba a ver a Seattle como un foco atractivo para la industria musical; y el otro de debió a la salida del “Nevermind” de Nirvana, que opacó a los demás álbumes de Grunge más importante de ese año como fueron el “Facelift” de Alice In Chains, “Badmotorfinger” de Soundgarden y “Ten” de Pearl Jam.





La despreciable fama

Sin embargo, el éxito de Nirvana, generó expectativa en el Seattle Sound y comenzó la demanda por más bandas, entre ellas se vieron favorecidas las bandas mencionadas (quienes no eran malas, ni colonas de la fama de otra banda, simplemente, creo yo, fueron las malas circunstancias – para la música, es decir, no para la industria – las que hicieron que de esta manera tan comercial, poco beneficiosa, el Grunge se hiciera conocido)

Desde entonces, Pearl Jam con su Ten en la mano fueron creciendo, cada vez más y más igualando en popularidad a Nirvana quienes, de algún modo u otro, tuvieron cierto recelo de esto.

No fue si no hasta la salida de su tercer video, el de la canción “Jeremy” cuando la Pearl jamanía explotó en Estados Unidos y Europa. Fueron nominados por esta canción a muchos premios, invitados a festivales internacionales, de gran importancia dentro de la escena del rock alternativo que se comenzó a hacer masiva, incluso ya cerraban festivales, poco a poco dejaron de telonear.

Sin embargo, la masificación del Grunge y el posterior peso de la fama empezó a mellar de a poco la moral de la misma, sobre todo en Vedder que nunca se sintió cómodo en el mundo de los flashes, reflectores y demás, al contrario, siempre se mostraba tímido, poco comunicativo con la prensa, arisco, incluso, muchas veces cuando la banda era merecedor de un premio, más que dar un discurso daba la impresión de dar un antidiscurso, lo que le ganó cierta antipatía dentro de los organizadores de premiaciones y los medios de comunicación.

Siguiendo con lo musical, 1992, fue un año fructífero para la banda, grabarían en el mes de marzo su primer Unplugged para MTV, el cual, sin embargo, nunca fue lanzado comercialmente. Participan también el renombrado festival holandés PinkPop Festival, el Rock am Ring en Alemania, y de regreso a Estados Unidos, en el festival de rock alternativo más importante de la década de los 90, el Lollapallooza, junto a Soundgarden, Ministry, Red Hot Chili Peppers, entre otros.

A pesar de este éxito, la banda ve algunos reveses en lo anímico debido al video Jeremy el cual fue censurado en muchas cadenas televisivas, por lo que supuestamente podría sugerir. Esto generó un conflicto interno en la banda. Pronto grabarían el video de la canción Oceans, el que sería lanzado solo para Europa. Este sería el último video que la banda grabaría, según sostuvieron, porque no querían que las gentes recordasen sus canciones asociándolas a videos. Esta postura sería mantenida por seis años.

1993 era otro año exitoso para la banda, estaban en el estudio de grabación para lo que sería su segundo álbum, pero dentro de su formación, sobre todo por el problema de lidiar con la fama a la que Vedder aún no decantaba ni le interesaba, especialmente en él, que era la cara visible del grupo, su carta de presentación.

A pesar de ello, Vedder es llamado por los integrantes aún vivos de The Doors para cantar un par de canciones de esta banda en motivo a su ingreso al “Salón de la Fama del Rock”. Ese mismo año salen de gira con Neil Young (la mayor inspiración para Eddie de quien se ha reconocido un fanático acérrimo) y con U2.


Pearl Jam VS el mundo

El 19 de octubre de 1993 sale a venta la segunda placa de la banda, llamada VS, en la que se mostraba mucho más iracunda, llena de ira, sobre todo contra ese mundo en el que sin quererlo se veían ahora inmersos, el estrellato, el acoso de los medios. En este disco, se puede apreciar a un Eddie Vedder muy animal, perturbado su voz, es dulce, insegura, denota pesadez, desesperación e incertidumbre. Muestra de ello son las canciones Go, Animal, Daughter, Leash o Indiference.

Sin embargo, la demanda y atosigamiento por parte de las revistas especializadas como Spin Magazine o Rolling Stones creció, esto generó un tercer conflicto dentro de la banda. Sumado a ello las críticas por parte de Nirvana, en especial de Kurt Cobain quien declaraba su menosprecio hacia Pearl Jam, llamándola “una banda de garaje, nunca dejaría de serlo”. Esto llevó a que la banda desistiera de grabar videos, dar entrevista a cualquier medio, cancelar ruedas de prensa. Daba la impresión que Pearl Jam quería sabotearse así misma.

A pesar de estas medidas extremas, la banda parecía seguir en su mejor momento, tenían giras constantes con casa llena, tanto en Estados Unidos como en Europa. Sin embargo, por dentro, los problemas empezaban a surgir, y algún miembro comenzaba a mostrar su creciente incomodidad con la postura anti medios, de aislamiento que venía tomando y asentando.















Ups!!! Me dormí, again!!!

lunes, 13 de abril de 2009

Siguiendo (y creo que con esto ya concluyo) con las partes risibles (pero en buena onda) del juicio contra el ex presidente Alberto Fujimori en el juicio que le hizo por los crímenes de Barrios Altos, la universidad La Cantuta y los secuestros del periodista Gustavo Gorriti y del empresario Samuel Dyer por el cual fue condenado a 25 años de pena privativa de la libertad, ahora les presento este par de videos en los que el ex mandatario se queda dormido en plena audiencia.

No es mi intención burlarme del ex presidente, ni mucho menos. Como a todo ser humano respeto dentro de los parámetros establecidos, sin guardar visible admiración o animadversión. Pero debo confesar que navegando en Youtube, encontré este video que el comentario sobre el video de “Soy Inocente” me hizo acordar, así que pensé que sería buena idea colgarlo ¿Y por qué no? Repito que no me burlo de este personaje que, obviamente, en dicho momento se encontraba agotado por las repetidas audiencias, hasta yo mismo estaría bostezando y hasta roncando (ante sesiones tan largas y muchas, ciertamente, aburridas) Lo risible me parece la situación, la circunstancia en la que se dio este hecho y, no lo niego, me he reído rico.

Así que aquí les dejó este hecho tan curioso y digno de miles de anécdotas sabrosas de lo que fuera el juicio a Alberto Fujimori.






Emboscada narcoterrorista en el VRAE

Lo que aconteció

Trece militares muertos fue el trágico saldo que dejó la emboscada narcoterrorista mientras estos hacían patrullaje por la localidad de Sanabamba en la región ayacuchana del Valle de los Ríos Apurímac y Ene (VRAE). Atentado sería el número diez en lo que va del presente año.

El jueves santo, mientras todo el país se encontraba gozando de un feriado largo, dos unidades del ejército, formada cada una de 15 efectivos fue cobardemente atacado por remanentes del Partido Comunista del Perú, Sendero Luminoso que, en franca alianza con el narcotráfico viene actuando. Esta vez, el saldo mortal fueron 13 militares caídos (un capitán, tres sargentos, tres cabos y seis soldados rasos), dos desaparecidos y cuatro heridos de graves que han sido trasladados al hospital militar en Lima.

A las primeras horas de ocurrida la emboscada el ministro de Defensa, Antero Flores Araoz, dio una conferencia de prensa en la que confirmó lo ocurrido y señalo que el ataque narcoterrorista usó un “modus operandi” ya conocido, es decir, esperaron el paso de la patrulla militar por cierto tramo de la trocha donde había colocado explosivos los cuales actuarían al instante que el convoy militar hiciera su paso por esa zona.

Cabe señalar que en las primeras horas tras el atentado, debido a la distancia y la torpe comunicación no se tuvo con certeza el número de bajas, desaparecidos y heridos. Sin embargo, con el transcurrir del tiempo, las cifras reales fueron saliendo a la luz pública.



No es la primera vez

No es la primera vez, que Sendero Luminoso, aliado con el narcotráfico ataca patrullas tanto militares como policiales, en la memoria todavía está la emboscada que los terroristas hicieron en octubre del año pasado a un convoy policial que vigilaba la zona. Así mismo, en lo que va del año ya se han suscitado diez ataques a efectivos militares lo cual pone en cuestionamiento la estrategia contrainsurgente, la preparación y equipos los efectivos tantos militares como policiales.

Esto suma, en total, desde el 2003 veinte atentados que ya han costado la vida a alrededor de 60 personas entre civiles, policías y militares.

Para entender el fenómeno de la alianza entre Sendero Luminoso y el narcotráfico hay que remontarnos a mediados de los 80, cuando el grupo terrorista viéndose cercado en las serranías de Ayacucho decide incursionar en la ceja de selva ayacuchana para abrir nuevas “Bases de Apoyo”. Como es sabido, en esta zona, desde casi una década venía operando libremente el narcotráfico que se encontraba en franco crecimiento. La llegada del PCP-SL a la zona no significó una confrontación, por el contrario, primero se basó en cooperación: es decir que Sendero proveía de protección mientras que los narcos de armamento y logística para llevar a cabo sus acciones subversivas.

Esto, cuando todavía se encontraba como líder del grupo maoísta Abimael Guzmán Reynoso. Cuando este cae y, posteriormente, cuando acata el llamado”Acuerdo de Paz” en 1993 y muchos militantes de Sendero reniegan de su otrora máximo líder la alianza con el narcotráfico se hace más fuerte, más evidente y más ponzoñosa, pues poco a poco el ideal de la guerra senderista va deviniendo en una especie de servilismo. Cuando la captura de Feliciano, entonces líder de SL. Las acciones de la guerrilla se convierten escasas y responderían más que nada a objetivos del narcotráfico, como lo podemos ver en la actualidad.

En el presente se tiene conocimiento, de unos 300 remanentes terroristas que actúan en la zona antes mencionada, pero cuya base sería, por el momento inubicable, debido a la difícil geografía en la que se encuentran. Eso hace previsible que en el futuro inmediato se produzcan más atentados como el que ha sucedido el último jueves. Por eso, es un objetivo de las fuerzas militares tomar cuanto antes posesión de la zona conocida como Viscatán, en la región Ayacucho, este objetivo incluye la creación de una región militar permanente en la zona para asegurar la lucha frontal y efectiva contra el narcoterrorismo.

Cuestionable Política

La política contrasubversiva en el VRAE después de tantos atentados y pocos resultados fácticos en los hechos, se muestra poco convincente, que no genera resultados hasta el momento y no propone una alternativa pues, la economía de zona en mención se basa en mucho en los cultivos de coca para el narcotráfico. Es la fuente de ingreso más rentable en dicho territorio, por tal, la solución no es solo táctica y militar, sino también política y económica.

Al respecto, el ex ministro del Interior (en tiempos del presidente Toledo) Fernando Rospigliosi y experto en temas de subversión y narcotráfico declaró esta mañana calificando a la estrategia en el VRAE como “es un gran desastre.” Explicando que “Acaban de asesinar a 14 miembros del Ejército, ya suman medio centenar los muertos desde que las Fuerzas Armadas se hicieron cargo de esta zona en diciembre del 2006 y no hay un solo senderista capturado o abatido”.

Así mismo fue duro al calificar a la estrategia que el gobierno viene desarrollando en la zona. “s muy equivocada y los hechos están demostrando que no sirve para nada”.

Criticó también la llamado operación Excelencia: “La concepción de la operación llamada Excelencia, irónicamente, que empezó en agosto del año pasado es equivocada. Ha sido costosísimo para las fuerzas del orden ocupar posiciones en el Vizcatán y no ha tenido ningún resultado”.

No se mostró de acuerdo el ex ministro con la colocación de una base militar permanente para combatir al narcoterrorismo. “No se trata de poner gran cantidad de personas en bases fijas sino por el contrario utilizar fuerzas especiales que tienen diferentes instituciones castrenses y combatir con movilidad a los remanentes terroristas en esas zonas. Creo que han equivocado completamente la estrategia y el tipo de tropas que están ayudando”.

Puntualizó que la estrategia a llevarse a cabo en el VRAE debería estar bajo el control del Ministerio de Interior, como ocurrió durante su gestión en dicha cartera.

Cabe señalar, como lo hizo el ex ministro, es un criterio errado llevar jóvenes sin el entrenamiento ni la experiencia para este tipo de enfrentamiento. En razón a este punto, cabe mencionar que cuando el presidente del Consejo de Ministro, Yehude Simons se encontraba declarando sobre lo ocurrido en el Congreso de la República, la congresista de Unidad Nacional, Lourdes Alcorta entró a la sala para hacer una denuncia.

En ella expresó que los heridos que se encontraban en el Hospital Militar, no era soldados con experiencia de combate, todo lo contrario, pertenecían al servicio voluntario. La pregunta salta a la vista ¿Por qué se permite mandar a estos jóvenes a una muerte segura de este modo? ¿Acaso no saben que este tipo de guerra requiere de una experiencia mínima de combate con un enemigo que no se deja ver y que hace uso de ataque al estilo guerrilla?

¿Es esto una irresponsabilidad deliberada? No quiero ser malpensado, pero cuando vez tanta ineficacia que llega a un punto donde no parece concebible, entonces pareciera que fue algo deliberado, que no le dan la importancia necesaria. ¿Será porque este grupo no representa una amenaza real al Estado peruano? ¿Será que hace falta que estos atentados lleguen, nuevamente, a Lima para que se tomen cartas en el asunto seriamente?

¿Solución?

Muchos especialistas concuerdan que la solución no es la militarización de la zona, teniendo en cuenta el referente más próximo que hemos tenido en los años 80 cuando el gobierno de Belaúnde, incapaz de tomar las riendas de la lucha contra Sendero, cede política y militarmente Ayacucho a los militares con las consecuencias que todos ya conocemos.

El ex ministro de Defensa, Roberto Chiabra dice que el problema de VRAE no es una cuestión militar, sino nacional, por esa razón, la estrategia debiera ser ideada en el Consejo de Seguridad Nacional y aprobada en el Acuerdo Nacional para que tenga una mayor vigencia como política de Estado.

Del mismo modo, otros proponen que dentro de lo militar también se incluye el tema político y económico, pues, una vez eliminado el narcoterrorismo ¿que otra alternativa de subsistencia se le puede ofrecer a los agricultores que dejaron los cultivos tradicionales por el de la coca?

En tal, es un esfuerzo conjunto que deben hacer tanto las instituciones armadas como el gobierno y políticos para terminar con este martirio que aún sigue azotando ciertas regiones de nuestro país, porque es justamente por esa carencia del Estado que grupos como estos encuentran lugar en nuestros compatriotas, es esa la razón por la cual fenómenos como Sendero Luminoso o el narcotráfico calan en sectores marginados del país, no tanto por lo que prometan (como alguna vez lo hiciera Guzmán y su horda) ahora se basa en el modo de subsistencia. Lamentablemente, hasta que el Estado no encuentre la manera contrapesar los intereses nacionales con el de sus poblaciones olvidadas, realidades violentas como estás seguirán existiendo. Esperemos que nuestros líderes y la población en general tomen el interés necesario para llegar a una solución que beneficie a todos, pero sobre todo, a esas comunidades golpeadas por la pobreza extrema.










Related Posts with Thumbnails

Worldwide Visitors