Ups!!! Me dormí, again!!!

lunes, 13 de abril de 2009

Siguiendo (y creo que con esto ya concluyo) con las partes risibles (pero en buena onda) del juicio contra el ex presidente Alberto Fujimori en el juicio que le hizo por los crímenes de Barrios Altos, la universidad La Cantuta y los secuestros del periodista Gustavo Gorriti y del empresario Samuel Dyer por el cual fue condenado a 25 años de pena privativa de la libertad, ahora les presento este par de videos en los que el ex mandatario se queda dormido en plena audiencia.

No es mi intención burlarme del ex presidente, ni mucho menos. Como a todo ser humano respeto dentro de los parámetros establecidos, sin guardar visible admiración o animadversión. Pero debo confesar que navegando en Youtube, encontré este video que el comentario sobre el video de “Soy Inocente” me hizo acordar, así que pensé que sería buena idea colgarlo ¿Y por qué no? Repito que no me burlo de este personaje que, obviamente, en dicho momento se encontraba agotado por las repetidas audiencias, hasta yo mismo estaría bostezando y hasta roncando (ante sesiones tan largas y muchas, ciertamente, aburridas) Lo risible me parece la situación, la circunstancia en la que se dio este hecho y, no lo niego, me he reído rico.

Así que aquí les dejó este hecho tan curioso y digno de miles de anécdotas sabrosas de lo que fuera el juicio a Alberto Fujimori.






Emboscada narcoterrorista en el VRAE

Lo que aconteció

Trece militares muertos fue el trágico saldo que dejó la emboscada narcoterrorista mientras estos hacían patrullaje por la localidad de Sanabamba en la región ayacuchana del Valle de los Ríos Apurímac y Ene (VRAE). Atentado sería el número diez en lo que va del presente año.

El jueves santo, mientras todo el país se encontraba gozando de un feriado largo, dos unidades del ejército, formada cada una de 15 efectivos fue cobardemente atacado por remanentes del Partido Comunista del Perú, Sendero Luminoso que, en franca alianza con el narcotráfico viene actuando. Esta vez, el saldo mortal fueron 13 militares caídos (un capitán, tres sargentos, tres cabos y seis soldados rasos), dos desaparecidos y cuatro heridos de graves que han sido trasladados al hospital militar en Lima.

A las primeras horas de ocurrida la emboscada el ministro de Defensa, Antero Flores Araoz, dio una conferencia de prensa en la que confirmó lo ocurrido y señalo que el ataque narcoterrorista usó un “modus operandi” ya conocido, es decir, esperaron el paso de la patrulla militar por cierto tramo de la trocha donde había colocado explosivos los cuales actuarían al instante que el convoy militar hiciera su paso por esa zona.

Cabe señalar que en las primeras horas tras el atentado, debido a la distancia y la torpe comunicación no se tuvo con certeza el número de bajas, desaparecidos y heridos. Sin embargo, con el transcurrir del tiempo, las cifras reales fueron saliendo a la luz pública.



No es la primera vez

No es la primera vez, que Sendero Luminoso, aliado con el narcotráfico ataca patrullas tanto militares como policiales, en la memoria todavía está la emboscada que los terroristas hicieron en octubre del año pasado a un convoy policial que vigilaba la zona. Así mismo, en lo que va del año ya se han suscitado diez ataques a efectivos militares lo cual pone en cuestionamiento la estrategia contrainsurgente, la preparación y equipos los efectivos tantos militares como policiales.

Esto suma, en total, desde el 2003 veinte atentados que ya han costado la vida a alrededor de 60 personas entre civiles, policías y militares.

Para entender el fenómeno de la alianza entre Sendero Luminoso y el narcotráfico hay que remontarnos a mediados de los 80, cuando el grupo terrorista viéndose cercado en las serranías de Ayacucho decide incursionar en la ceja de selva ayacuchana para abrir nuevas “Bases de Apoyo”. Como es sabido, en esta zona, desde casi una década venía operando libremente el narcotráfico que se encontraba en franco crecimiento. La llegada del PCP-SL a la zona no significó una confrontación, por el contrario, primero se basó en cooperación: es decir que Sendero proveía de protección mientras que los narcos de armamento y logística para llevar a cabo sus acciones subversivas.

Esto, cuando todavía se encontraba como líder del grupo maoísta Abimael Guzmán Reynoso. Cuando este cae y, posteriormente, cuando acata el llamado”Acuerdo de Paz” en 1993 y muchos militantes de Sendero reniegan de su otrora máximo líder la alianza con el narcotráfico se hace más fuerte, más evidente y más ponzoñosa, pues poco a poco el ideal de la guerra senderista va deviniendo en una especie de servilismo. Cuando la captura de Feliciano, entonces líder de SL. Las acciones de la guerrilla se convierten escasas y responderían más que nada a objetivos del narcotráfico, como lo podemos ver en la actualidad.

En el presente se tiene conocimiento, de unos 300 remanentes terroristas que actúan en la zona antes mencionada, pero cuya base sería, por el momento inubicable, debido a la difícil geografía en la que se encuentran. Eso hace previsible que en el futuro inmediato se produzcan más atentados como el que ha sucedido el último jueves. Por eso, es un objetivo de las fuerzas militares tomar cuanto antes posesión de la zona conocida como Viscatán, en la región Ayacucho, este objetivo incluye la creación de una región militar permanente en la zona para asegurar la lucha frontal y efectiva contra el narcoterrorismo.

Cuestionable Política

La política contrasubversiva en el VRAE después de tantos atentados y pocos resultados fácticos en los hechos, se muestra poco convincente, que no genera resultados hasta el momento y no propone una alternativa pues, la economía de zona en mención se basa en mucho en los cultivos de coca para el narcotráfico. Es la fuente de ingreso más rentable en dicho territorio, por tal, la solución no es solo táctica y militar, sino también política y económica.

Al respecto, el ex ministro del Interior (en tiempos del presidente Toledo) Fernando Rospigliosi y experto en temas de subversión y narcotráfico declaró esta mañana calificando a la estrategia en el VRAE como “es un gran desastre.” Explicando que “Acaban de asesinar a 14 miembros del Ejército, ya suman medio centenar los muertos desde que las Fuerzas Armadas se hicieron cargo de esta zona en diciembre del 2006 y no hay un solo senderista capturado o abatido”.

Así mismo fue duro al calificar a la estrategia que el gobierno viene desarrollando en la zona. “s muy equivocada y los hechos están demostrando que no sirve para nada”.

Criticó también la llamado operación Excelencia: “La concepción de la operación llamada Excelencia, irónicamente, que empezó en agosto del año pasado es equivocada. Ha sido costosísimo para las fuerzas del orden ocupar posiciones en el Vizcatán y no ha tenido ningún resultado”.

No se mostró de acuerdo el ex ministro con la colocación de una base militar permanente para combatir al narcoterrorismo. “No se trata de poner gran cantidad de personas en bases fijas sino por el contrario utilizar fuerzas especiales que tienen diferentes instituciones castrenses y combatir con movilidad a los remanentes terroristas en esas zonas. Creo que han equivocado completamente la estrategia y el tipo de tropas que están ayudando”.

Puntualizó que la estrategia a llevarse a cabo en el VRAE debería estar bajo el control del Ministerio de Interior, como ocurrió durante su gestión en dicha cartera.

Cabe señalar, como lo hizo el ex ministro, es un criterio errado llevar jóvenes sin el entrenamiento ni la experiencia para este tipo de enfrentamiento. En razón a este punto, cabe mencionar que cuando el presidente del Consejo de Ministro, Yehude Simons se encontraba declarando sobre lo ocurrido en el Congreso de la República, la congresista de Unidad Nacional, Lourdes Alcorta entró a la sala para hacer una denuncia.

En ella expresó que los heridos que se encontraban en el Hospital Militar, no era soldados con experiencia de combate, todo lo contrario, pertenecían al servicio voluntario. La pregunta salta a la vista ¿Por qué se permite mandar a estos jóvenes a una muerte segura de este modo? ¿Acaso no saben que este tipo de guerra requiere de una experiencia mínima de combate con un enemigo que no se deja ver y que hace uso de ataque al estilo guerrilla?

¿Es esto una irresponsabilidad deliberada? No quiero ser malpensado, pero cuando vez tanta ineficacia que llega a un punto donde no parece concebible, entonces pareciera que fue algo deliberado, que no le dan la importancia necesaria. ¿Será porque este grupo no representa una amenaza real al Estado peruano? ¿Será que hace falta que estos atentados lleguen, nuevamente, a Lima para que se tomen cartas en el asunto seriamente?

¿Solución?

Muchos especialistas concuerdan que la solución no es la militarización de la zona, teniendo en cuenta el referente más próximo que hemos tenido en los años 80 cuando el gobierno de Belaúnde, incapaz de tomar las riendas de la lucha contra Sendero, cede política y militarmente Ayacucho a los militares con las consecuencias que todos ya conocemos.

El ex ministro de Defensa, Roberto Chiabra dice que el problema de VRAE no es una cuestión militar, sino nacional, por esa razón, la estrategia debiera ser ideada en el Consejo de Seguridad Nacional y aprobada en el Acuerdo Nacional para que tenga una mayor vigencia como política de Estado.

Del mismo modo, otros proponen que dentro de lo militar también se incluye el tema político y económico, pues, una vez eliminado el narcoterrorismo ¿que otra alternativa de subsistencia se le puede ofrecer a los agricultores que dejaron los cultivos tradicionales por el de la coca?

En tal, es un esfuerzo conjunto que deben hacer tanto las instituciones armadas como el gobierno y políticos para terminar con este martirio que aún sigue azotando ciertas regiones de nuestro país, porque es justamente por esa carencia del Estado que grupos como estos encuentran lugar en nuestros compatriotas, es esa la razón por la cual fenómenos como Sendero Luminoso o el narcotráfico calan en sectores marginados del país, no tanto por lo que prometan (como alguna vez lo hiciera Guzmán y su horda) ahora se basa en el modo de subsistencia. Lamentablemente, hasta que el Estado no encuentre la manera contrapesar los intereses nacionales con el de sus poblaciones olvidadas, realidades violentas como estás seguirán existiendo. Esperemos que nuestros líderes y la población en general tomen el interés necesario para llegar a una solución que beneficie a todos, pero sobre todo, a esas comunidades golpeadas por la pobreza extrema.










Related Posts with Thumbnails

Worldwide Visitors