Los blancos de la ira, un relato sobre los albinos africanos

lunes, 12 de diciembre de 2011


El ser humano es un ser, verdaderamente, impresionante, no solo por las cosas hermosas y maravillosas que hemos logrado crear, sin embargo, también impresiona el nivel de barbarie y degradación al que hemos logrado llegar en diversos puntos de la historia, muchas veces cimentados en viejas creencias, en antiguas costumbres que no han generado si no la marginación y exclusión total de un grupo determinado de gente.

África vuelve a ser, otra vez, el centro de un post de Manifiesto Bizantino pero, en este caso, no se trata de un genocidio, ni de una guerra, sino de la segregación de un grupo del que yo menos imaginaba: los albinos.

Cuando el documental español titulado “Los Blancos de la Ira” quedé anonadado por lo que mis ojos pudieran observar como una trágica realidad en Tanzania, un país del África central con unos 37 millones de habitantes.

De harto sabido es que mucho de estos países aún prevalece la vida ritualista, shamanista como en los tiempos de las viejas tribus africanas donde la magia y la brujería forman parte esencial de la vida de sus pobladores aunque estos sean cristianos o musulmanes (como son en este país). Dentro de esa vieja tradición se considera que los albinos son nada menos que seres de mal augurio.

En este tipo de sociedad estas personas eran visto como “blancos” a un modo despectivo, según la creencia porque sus madres habían tenido relaciones con hombres de tez blanca y, en el paroxismo de esta tradición, que eran hijos de fantasmas y, por lo tal, eran fantasmas, espíritus negros, demonios que estaban allí para atormentar a la población y llenarla de desgracias.

El documental cuenta también como en el colmo de la ignorancia (no encuentro otra palabra para lo siguiente) se mataba a estas personas de manera brutal e, inclusive, una vez muertos sus cuerpos eran profanados para fines no muy claros pero que, poro a poco, se logran comprender. Para otra cosa sino para fines mágico – rituales donde los hechizos surtían más efecto con extremidades arrancadas a estas personas, entre otras de estos mitos, se usaban los huesos triturados de los albinos en la pesca pues se cree que esto atraerá un mayor número de peces a la red, entre otros.

Hay testimonios, francamente, desgarradores, que te dejan estupefacto por lo brutales, anormales y tan poco comprensibles, cosas que lindan con el canibalismo y hasta, no creo equivocarme, con cierta forma de vampirismo.

Pero no se crea que esto solo acontece en los poblador alejados de las grandes orbes tanzanas. Si bien en estos centros no se realizan estos asesinatos underground inspirados y guiados con fines de brujería, en estas si se sienten la incomodidad de las miradas asqueadas de quienes no son como el resto, caminar y alejarse de estos como si fueran apestados es tan brutal, tan excluyente como la muerte misma o quizás peor (no lo se) estando con vida uno vive como si estuviera muerto.

Como se, el documental muestra la acción de algunas ONG´s (de las que sirve, no como las del Perú que no tienen sentido de ser) luchan por cambiar, lentamente, la mentalidad de la población tanzana respecto a los albinos y que lo de estos es solo una variación de la piel, y nada más.


Para todos lo que les interese este documental les abrirá los ojos a una nueva realidad, una nueva acción de diversos organismos y una reflexión sobre la condición humana.












Historia de un genocidio: Ruanda (los muertos que el mundo no se enteró)


El barbarismo del siglo de la modernidad

La historia del siglo pasado, el XX, tengo la seguridad que fue el más violento, convulso e inhumano de toda la historia desde que el hombre es hombre y desde que la civilización fue concebida.

Las peores guerras se suscitaron en sus años y décadas, genocidios por doquier acontecieron por distintas razones, ya sea políticas, culturales, de clases, religión, por diferencias de “raza”, grupos sociales, enfermedades que ponían en condición de menos que humanos a un determinado grupo de gente o de etnias. La guerra y el genocidio fueron una parte misma del siglo previo al segundo milenio, siendo un poco sarcástico se puede decir “elige” un complejo en la centuria pasada y encontrarás un genocidio. Y así pasó.

De todas estas barbaries por bobas razones cometidas por ser humanos contra otros seres humanos hay documentación harta para aprender y saber las lecciones de la historia y los horrores a los que puede descender cualquier persona cuando se le quita la identidad como tal a otro par y se lo reduce con apelativos que los despersonalizan hasta ya no ser él mismo, sino aquello que todos dicen que en verdad es: una rata, una cucaracha, demonios con cola, hijos de fantasmas, revisionistas, reaccionarios, etc.

No vale la pena recordar las masacres harto conocidas que el mundo, por desgracia vio, pero si que es necesario recordar una de la que casi nadie se enteró.

África, el principio y también el fin

A nadie le importa África, eso es un hecho, a nadie le importa que los belgas hayan creado el SIDA por una negligencia al aplicar una vacuna contra la polio llamada CHAT, a nadie le importa aquello, a nadie le importa que muchos de estos médicos sigan andando por las calles no solo responsables que muchos de los países del continente negro tengan a más de la mitad de sus poblaciones con la llamada “peste rosa” y que sea la plaga del mundo de hoy. No ¿a quién le jode ello? En fin, son pobres, son negros, están al borde la muerte, dejemos que los grandes laboratorios experimenten con esos apestados. Lo mismo sucedió en Sierra Leona y las muertes causadas por los diamantes que generaron una guerra civil cruenta, violenta y cruel como pocas se vieron, aquella parte de la historia universal que los estudiosos conocen como “diamantes de sangre” mientras que el resto del mundo, simplemente, no se enteró.

Pero estos procesos de violencia se dilataron en el tiempo de, manera progresiva, paulatina, como si se tratara de una sistematización de la muerte, la crueldad y la violencia. Fueron fenómenos que no se incubaron en el inconsciente o en la sociedad, simplemente fueron errores que nadie se preocupó por enmendar y fue la disputa de dos grupos de poder por controlar un elemento que llenaría sus arcas personales, no las de sus pobladores. Pero ¿qué pasaría si un conflicto, una problemática que lleva incubándose más de cien años explota de la noche a la mañana?

Eso sucedió en Ruanda en 1994.

Ruanda: sobre Hutus y Tutsis

Ruanda es un país pequeño, casi imperceptible en los planisferios de alrededor de 8 millones de habitantes y un poco más. Por tiempos ancestrales en estas tierras existieron dos grupos sociales bien definidos que vivían de armoniosa a la vieja usanza tribal de dichas tierras: los hutus y los tutsis quienes hacían la mayoría del país (donde los primeros eran, poblacionalmente hablando, más que los segundos). Es de suma importancia, que estos dos grupos no eran diferentes “razas”, etnias, simplemente eran castas distintas y nada más (esto es importante para entender las siguientes líneas)

La semilla de la muerte: alemanes, belgas y tutsis

Cuando a mediados del siglo XIX llegaron los invasores alemanes e hicieron de esta una colonia. Ellos necesitaban un orden social para que la colonia funcionara de armoniosa en orden con los designios de la metrópoli europea. Para ello, y basados en la teorías raciales propias de la era victoriana determinaron (solo midiendo los aspectos físicos) que los tutsis eran una raza superior a los hutus y que, por eso, eran los que estarían por encima en el escalafón de la jerarquía colonial (claro, secundando a la aristocracia europea). Y es aquí donde todo lo que desembocó en abril del 94 tiene su origen pues los hutus eran percibidos ya no solo por los europeos sino por los tutsis mismo como “seres inferiores” y fueron tratados como tales, desprovistos de beneficios que la colonia favorecía a los tutsis (como la educación, solo para tutsis)

Estas diferenciaciones que marcaron el resentimiento hutu hacia los tutsis se incrementó con la colonización belga (dispuesta por la Sociedad de Naciones tras la I Guerra Mundial) quienes favorecieron en cargos de la administración colonial a los tutsis y, en 1934, la emisión de un “carné étnico” que daba a estos un mayor rango dentro de la sociedad colonial. Sin embargo, y cuando la administración belga consideró que las “reivindicaciones sociales” de los tutsis eran ya incompatibles con el régimen viró su preferencia hacia los hutus, antes marginados, generando más divisiones y complementándolas con la creación de partidos políticos cuya base se sustentaba en criterios étnicos. Como para complicar más las cosas.

Hutus: se invierten los papeles

El punto de inflexión llegaría en 1959, cuando el hutu el reclamo sobre igualdad de derechos fue rechazado por la monarquía tutsi, fue entonces cuando los primeros decidieron socavar los cimientos de este poder.

Fue entonces que los conflictos sociales entre ambas castas estallaron con serias bajas de ambos bandos, con 150 mil tutsis exiliados del país. En ese mismo año, la mayoría hutu logra la independencia de Bélgica y la ONU aprovecha para lanzar un referéndum sobre la continuidad o no de la monarquía tutsi donde el 80 por ciento votó por el NO, declarándose de este modo la República de Ruanda controlando los hutus todas las riendas del Estado.

Para 1972, ambas castas vivían en relativa calma (lo que no quita de lado que algunas diferencias ya estaban bien marcadas entre ambos grupos). En dicho año se produjo la matanza de 350 mil hutus por parte de tutsi en la frontera con Burundí. Este hecho, junto a los desatinos del gobierno en estos asuntos, sumados a otros (corrupción, por ejemplo) provocó el golpe de Estado dirigido por el general Habyarimana en julio del 73. El nuevo jefe de gobierno supo mantener calmas las aguas entre ambas castas (siendo él mismo de origen hutu) a tal punto que dejó a los tutsis llevar las riendas de la economía ruandesa. Sin embargo, para 1990 estalla la guerra en Ruanda producto de las falencias económicas de dichos años y los problemas por los tutsis exiliados y conformados en el Frente Patriótico Ruandés que en dicho año, dese Uganda invada la pequeña Ruanda. El conflicto finalizaría con la paz firmada entre ambos países creándose un gobierno de transición compuesto por ambas castas.


Genocidio a escala mayor en un abrir y cerrar de ojos

La mecha que se encendió la llama del genocidio fue la voladura del avión donde se trasladaba el presidente Habyarimana por rebeldes del FPR en abril de 1994. Bastó esto como pretexto para que los conflictos incubados a lo largo de más de 100 años estallaran. Fue entonces cuando los hutus desplegaron la violencia que duró 100 días y que costó la vida a 800 mil personas entre tutsis y hutus “moderados” (que representaría el 11 por ciento de la población ruandesa) una cifra que supera cualquier imaginación posible. Ruanda, sin exagerar, para llegar a esos límites debió ser una máquina del exterminio a tiempo completo.

Imagínate que un día el vecino de todo tu vida, el amigo con el que jugabas futbol o hacías las chiquilladas de su momento, de pronto, sin mayor razón entre a tu casa, viola a las mujeres de tu familia, así a tu padre hermanos y por último a ti. Eso sucedió y a escala en Ruanda, porque aquí no solo se perpetró por parte del Estado, sino que lo hicieron las milicias concientizadas por el gobierno que actuaban de manera local y la población misma que ya tenía metido en su psique el trabajo sicológico en contra de la minoría tutsi.

Se dice que esto ya estaba bien planificado hacía años y que el genocidio se financió con el dinero de las obras sociales de organismos internacionales y que, incluso, una ministro en pleno gabinete se habría mostrado a favor del genocidio llegando a decir que el exterminio de los tutsis sería la solución para todos los problemas de Ruanda.

¿Cómo fue posible?

Pero ¿cómo se justifica que la gran mayoría se sumara a esta escala de asesinatos en masa? ¿Cómo entender que el aparato estatal haya sido tan eficiente que llevara a las “gentes comunes” a cometer esta barbarie?

Uno de los factores fue, sin lugar a dudas, los años de marginación que los regímenes coloniales impusieron en Ruanda, sumado a ello fue que una vez los tutsis tomaran el poder y establecieran la República usaron los incipientes medios de comunicación con que contaba el país para esparcir la semilla del odio y masificarlo de manera rápida y efectiva a la población hutu.

Esta tuvo como instrumento de difusión la popular RTLM o Radio Televisión de las Mil Colinas y la revista “Kangura” (Despierta) fueron los órganos mediáticos que se encargaron de denigrar la condición humana de los tutsis hasta convertirlos en “cucarachas”, “demonios”, “bestias” u “hombres con colas” que, si no se les exterminaba primero ellos lo harían entonces.

Y la comunidad internacional, representada en la ONU brilló por su ausencia, primero al negar los hechos, luego al actuar de manera tonta e ineficaz una vez que el conflicto ya parecía incontrolable y donde intereses corporativos también se mezclaron a esta tragedia.

La consecuencia de ello fue un país desangrado, empobrecido por la violencia y la crisis económica y social; unos 2 millones de refugiados que migraron a los países vecinos lo que repercutió en serios problemas a las naciones aledañas con un sin número de problemas que, en muchos casos derivaron en más muerte, desolación e interés económico (sea el caso de la dos guerra del Congo, que cobró la vida de 5 millones de personas, considerado el conflicto armado más catastrófico después de la II Guerra Mundial)

Hoy, Ruanda, dominada por la minoría tutsi (el FRP tomó el país tras el genocidio, muchos dicen que hubo apoyo interesado del EEUU y Gran Bretaña para que esto pasara y resultara como resultó) se encuentra en un proceso de paz donde las cabezas han sido juzgados así como los asesinos en la escala más baja de la masacre.

A continuación, adjunto la razón de ser este post: un breve documental sobre lo ocurrido en Ruanda con mayor detalle, un material gráfico en extremo chocante e hiriente sobre lo ocurrido en esos 100 días en que Ruanda era, en verdad, el infierno mismo sobre la Tierra; así un video de declaraciones de las víctimas del genocidio; y un tercero con una excelente explicación de cómo surgen los genocidios por parte de Paul Kagame, líder de la Ruanda del siglo XXI. Verán y escucharán cosas que superan con creses lo que he tratado de resumir en el texto y, les aseguro, quedaran perplejos al ver hasta qué punto podemos llegar a ser de inhumanos los humanos.










Canción de un recuerdo fragmentado (no es un verso)

miércoles, 30 de noviembre de 2011




Hoy se despierta el día lleno de un sol ansioso, agrio, dulzón y poco feliz. Hoy es cuando el viento frío se congestiona, se torna húmedo, meloso, infructuoso, portador de ese pavor que abraza al cuerpo, que engulle los sentimientos.

Esta es una mañana donde todo es ambivalencia, donde el sol inclemente resulta un espantoso hedor de gélida nostalgia, como esas mañanas de agosto cuando los pies cruzan las calles repletas de frondosas neblinas, donde una luz matinal artificial resulta perdida, insuficiente con lo gris y turbio de su amanecer.

II (hermosa)

Es una mañana hermosa donde todos los pensamientos fluyen insuflados por esos instrumentos repletos de sin sabores, repletos de sentidos, inconscientes de su poder, cuando todo ritmo se vuelve un compás fúnebre yo tan solo pienso que esta es una mañana hermosa para morir; desfallecer en los brazos de alguien que no existe, en los brazos de alguien que no es, no fue y nunca será porque, en mañanas bellas como esta, uno entiende que, de vez en cuando, uno está vetado por algo superior a ciertas emociones, ciertas experiencias, ciertos amores.


III (muerte)

Morir, morir, morir en la punta de mi boca un cigarro suicida, de esos que aún no logro discernir, porque todo vuelve a su sitio en este desorden ordenado; la vida es nada cuando esta se cierne desierta, negada en sus expresiones naturales; oh, cuánto he llorado en días como estos, cuánto me ha pesado el pecho sentir algo, cuán flagelante puede resultar despertar y sentir los ojos tan pesados que ni siquiera el propio Atlas pudiese soportarlo.

Como si fuera todo, como si fuera nada es esta existencia penosa; no entiendo de poemas, no entiendo de versos cargados, solo entiendo de prosas y sensaciones desmenuzadas, no suelo reducir las cosas que emanan, que me irradian, mas que fatal es ser víctima de los resúmenes sentimentales de tus verdugos del corazón.

IV (Sabia)

Pero la vida es sabia, más cruenta y lúcida que toda la humanidad en su esplendor y crueldad, que los hombres bobos y las mujeres sufridas, que los machos cariñosos y las hembras furtivas, no puedo negar que en todo acto hay demasiada sabiduría contenida, que en cada hoja, raíz o fruto se encuentra la semilla del conocimiento, donde el amor mismo no puede llegar siquiera. No, no estoy unido a nadie, ni a la tierra, ni a mis pares, ni siquiera a mi mismo, porque me odio como a nadie he odiado en este universo y me amo como he amado y amo a esas mujeres que me dieron la vida, a las que dieron tanto y cuanto por mí, a las que hice sufrir, a las que me hacen sufrir, a las que me ignoran caídas en su rampante egoísmo.


V (Suenas linda)

Hoy suena cerca a mis oídos un piano lleno de melancólica naturalidad, al fondo un violín austero, muy certero que despliega su mutismo hermoso. Yo no se, no lo se. Es que todo es tan inmenso que no puedo contenerlo, que no cabe ninguna emoción en mi pecho, que ni mi cuerpo es espacio suficiente para ello, quiere reventar, explosionar todo mi ser. Quizás ser esencia y no forma sea el destino de la vida para mi, quizás hoy esta materia no baste para coexistir conmigo mismo, quizás amar y querer sepan mucho mejor dejando de lado toda norma de peso y gravedad.

VI (a media mañana)

Hoy ya es media mañana, y sigue siendo una hermosa para morir, ¿a quién le importa existir si una caricia no puedo palpar tu (mi) rostro? ¿Qué sentido tiene “ser” cuando nada sustenta tus propias emociones? ¿Cuál es la razón para caminar a tu lado si no puedes ver quien soy en realidad? Ninguna. Todo es fatuo, todo cae en un eterno “oblivion”.

VII (cuando desaparezco)

Morir, morir, morir con cada respiro, con cada estimulación espontánea, desvanecerse en esa frondosa capa de dolor que se pliega a todos tus miembros, a todos tus órganos, que exuda con cada mirada, que sonríe con cada respiro, que se mofa con cada aliento. Hay vida en la muerte y hay muerte en la vida. No es una contradicción, es una concesión que por ley natural nos toca a todos sentir y a muchos negar.


VIII (lejos de este mundo)

No quiero al mundo, a pesar que el mundo me quiere a mí; ¿es malo el nihilismo que yo decanto y siento desde que mi mundo es mi mundo? Es como esas tomas típicas en otoño; atraviesas un portón antiguo que da paso a un sendero rodeado a ambos lados por frondosos árboles cuyo camino se encuentra revestido de hojas magras de sonidos chispeantes cuando pases y las ves aplastarse. Es como si en su crujir contuviera toda la fuerza del mundo, todo el dolor, toda la alegría de saberse marchitas, extintas, pero tan hermosas como el hecho de no saber si algo durará por siempre, porque en la duda está el gusto de vivir, la certeza de que algo es, que algo se extenderá hasta la eternidad desplaza el espíritu del hombre, lo vuelve tonto, bobo; la vida no tiene sentido cuando todo está dicho. La eternidad, lo eterno son ilusiones que las personas crean para sentirse aliviadas por la incertidumbre misma de la existencia, la incertidumbre si esto durará, si mañana vivirás, si mañana morirás ¿moriré?

IX (escaso de amor)

No quiero que alguien se voltee hacia mí y me vea con ojos que no deseo; nada es peor que tener tu corazón apartado de alguien a quien nunca le podrás obsequiar la intensidad de su sentimiento (ahora entiendo el otro lado de la moneda). Por eso, mueran, mueran, lo siento, es difícil entender aquello, pero no soy un tipo de pertenencias, pues tan solo siento que pertenezco a mí mismo.

X (con la esperanza desvanecerse al regresar ".")

Hoy es una mañana de primavera ¿sabes? Y la detesto porque me hace sentir mal. Es hermoso pasar por este gris fantasmal de la ciudad y ver a su lado, solitario, las flores menear sus hojas de colores vida al ritmo que el viento les ose retar; cuán maravilloso es andar como un muerto en vida al lado de otros muertos cuyos ojos nunca se preocupan por los demás y ver el rostro de una criatura, un infante sonreír, hacer un puchero, o simplemente, mirarte lindo con curiosidad; qué hermoso es cerrar los ojos y pensar en ese cielo celeste infinito (ese que no es de acá) lleno de esas nubes blancas cristalinas como si fueran copos de nieve, la noche oscura con luna eterna y seductora rodeada de un sinfín de estrellas como eternos acompañantes luminosos que algún morirán, explotarán creando muchas más. Qué trágico es llegar a casa y sentir que todo ello es fugaz.


The real threat (la verdadera amenaza): Un país de “gentes raras”

lunes, 28 de noviembre de 2011



Antes de empezar

Quienes me conocen en estos últimos años saben que siento mucha simpatía por cierto director de un diario capitalino del Perú asociado con la derecha, si, ese que tiene, paradójicamente, por abuelo al fundador de la doctrina socialista en el Perú. Si. Es él y en muchos puntos coincidimos, en otros no (aleluya por eso), sin embargo cuánta razón tiene que el Perú es un país extraño y yo acoto “un país de gentes raras”.

Quienes leyeron la línea anterior, probablemente, se preguntarán “¿por qué?” y no me extraña que se pregunten por qué pues nadie recuerda preguntarse ello. Disculpen la soberbia, pero yo si me acuerdo de preguntármelo y más aún cuando veo cosas de suma importancia y en harto alarmantes.

Rojos como cancha


No hace mucho apareció en los medios de comunicación la noticia que uno de los primos del actual presidente de la República (no vale mencionar su nombre) forma parte activa del mentado grupo “Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales” nefastamente conocido como MOVADEF, y no solo eso, se declaró abiertamente admirador del nefasto líder del antiguo Partido Comunista del Perú – Sendero Luminoso, Abimael Guzmán Reynoso, alias, “camarada Gonzalo”.

Pero esto no es todo. Hay más. Aparecen unos niñatos con pinta de intelectuales balbuceando y repitiendo lo que sus nuevos gurús les dijeron, es decir, que Abimael Guzmán es un preso político, que la guerra interna fue de carácter político y que, por tal, siempre van a morir personas. Luego aparecían haciendo arengas a la libertad de las escorias senderistas al lado de sus nuevos “jefes” maoístas.

Sin embargo, esto llega a un nivel de producir arcadas cuando les escuchas decir que Guzmán Reynoso ya debería ser liberado; sumado a ello, cuando te enteras que hay 360 mil peruanos que han firmado para que este grupo se convierta en un partido “LEGAL” y aún más cuando publican algo que una de las cabezas de otro grupo terrorista de los 80´s Peter Cárdenas del MRTA pronto saldrá en libertad.

Es cierto, el Perú es un país de “gentes raras”.



Legalidad ilegal

Y, está bien, ustedes pensarán que serán un grupo menor que no tendrá convocatoria. Yo no estoy tan seguro de ello. En un país sin conciencia, espíritu ni memoria (la verdadera memoria, no ese cliché inventado por la ONG´s rojoides y caviares) como es el Perú ya tenemos fenómenos nefastos que hoy se mueven dentro de la legalidad con una concha rampante. Está el ejemplo del fujimorismo, ya lo tenemos en el APRA con Alan García a la cabeza (aunque en menor medida) y la historia del Perú del siglo XIX y principios del siglo XX así lo demuestran. No sorprendería que Sendero Luminoso, bajo la fachada legal del MOVADEF, se encuentre en una nueva etapa de su lucha, esa lucha que nunca se han mostrado prestos a abandonar.

Pero, de pasar esto, de pasar SL a la legalidad ¿qué implicaría? ¿Qué los peruanos somos una nación de ignotos? ¿Qué los peruanos no tenemos la capacidad de discernir? ¿Qué los peruanos somos tan masoquistas que después de unos años amamos a quienes nos trataron mal? País de “gentes raras”, sin lugar a dudas.

Esto es tan vergonzoso, y lo digo como peruano comprometido. Es como si un joven alemán dijera abiertamente en los medios de comunicación “Sieg Heil” extendiendo el brazo derecho, este compadre estaría hoy preso porque en el país germano toda apología al nazismo está penada con la cárcel. Por qué, entonces, no hacen aquí lo mismo: proscriban el símbolo del martillo y la hoz, así como el acto de levantar el puño derecho bien cerrado, o el término “camarada”. Todas estas cosas que hacen recordar consciente o inconscientemente a las épocas nefastas del terrorismo, de Sendero Luminoso y del MRTA, estas cosas ¿por qué no las sancionan con la restricción de la libertad?


Y con los antecedentes históricos que tiene el Perú (resaltados líneas arriba) este grupete puede calar, puede emerger, pueden hacer por la vía legal lo que no hicieron por las armas, la muerte, la violencia porque, créanme, este neo senderismo solo ha cambiado las “formas” de lucha, mas no el fondo de las mismas, las mismas que siguen siendo hacer de este un país comunista al mejor estilo de la peor época de la Gran Revolución Cultural Proletaria de China cuando los días de Mao Tse Tung, una exageración del modelo stalinista (y no hace falta ahondar en qué se funda ese tipo de sociedad) es decir, un gran gulag andino.

Esto se condensa en que, si para algo son buenos los comunistas, es para lavar la mente de las personas, sobre todo para aprovechar el idealismo espontáneo de la juventud y Sendero ha demostrado ser grande en este accionar, sobre todo, teniendo como foco y punto de captación las universidades nacionales donde su prédica jaló jóvenes explotando el ánimo rebelde, las problemas sociales, mostrándoles como realidad vertical que viven bajo un sistema cruel, inhumano y opresor donde el comunismo y la revolución son los únicos caminos de transformar el mundo hacia uno mejor lleno de paz, fraternidad, igualdad y justicia para todos. Hermosos pensamiento, claro que sí, pero que en la realidad solo han dibujado la desaparición, la represión inmisericorde, la muerte de cientos de miles y millones de seres humanos, el atraso y estanco de en cuanta nación esta “idea” haya logrado triunfar.

Y no dejemos de lado la mística, el sentido de pertenencia a algo superior y más sublime que ellos mismos, el ideal libertario que saben insuflar, canalizar y aprovechar en una sociedad, en un mundo que, precisamente, carece de valores, de identidades nacionales definidas, de ideales derechos o errados es un caldo de cultivo propicio para este tipo de proclamas degeneradas recubiertas bajo el manto una mentira de ensueño.

Haciendo memoria, “kids”

Cuando pasan estas cosas, siempre es oportuno hacer un breve recordatorio de cómo se dieron las hechos:

En 1980, el Partido Comunista del Perú – Sendero Luminoso inicia su accionar terrorista (que a nadie le quepa la menor duda de esta calificación, porque LO ES, TERRORISTA) en el poblado de Chuschi, región Ayacucho quemando ánforas dentro del marco de las elecciones generales de dicho año (tras doce años de dictadura militar de izquierdas), este se conocería por los propios senderista bajo las siglas de ILA o Inicio de la Lucha Armada, Durante dos años, SL dominó, casi en su totalidad, Ayacucho hasta el ingreso de las Fuerzas Armadas cuando la subversión se repliega a otros escenario de las sierra y ceja de selva.

De importancia es mencionar que desde sus comienzos, Sendero Luminoso tuvo la intención de desangrar a la nación, de provocar genocidios no solo ellos, sino de exasperar los ánimos de las fuerzas de seguridad para que cometieran estos actos, de aislar a las poblaciones, de destruir sus actividades productivas, de asesinar a sangre fría, diezmas a poblados casi en su totalidad, bajo la premisa de llevar al colapso al país para ellos alzarse como la única fuerza política capaz de salvar al Perú e instaurar el comunismo en estas tierras.

De esta intentona de extrema izquierda perdieron la vida alrededor de 70 mil peruanos durante los 20 años que duró la barbarie (1980 – 2000) muchísimos más de la mitad de estos perdieron la vida en manos de Sendero Luminoso, otro porcentaje menor pero considerable a manos de las Fuerzas del Estado (que tienen responsabilidad en los “excesos” que se cometieron y deben ser juzgados, pero, contrario al mainstream caivar y ONG, esto no fue una política impulsada por el Estado, sino producto de la situación que SL le planteó al país, que son cosas totalmente diferentes. Sin embargo, los responsables de los excesos deben ser juzgados y debidamente condenados) y otro margen menor al MRTA. De esto tampoco se olvide que hay voces que han logrado distorsionar la realidad de los hechos e, incluso, llegado a decir que fue el Estado quien tiene bajo sus hombros la responsabilidad de la mayoría de los muertos (¿cómo es posible esto?). Una vez más, el Perú es un país de “gentes raras”.

The kids aren´t allright

De los chicos que vi en el reportaje; en lo personal, no creo ser quien para criticar a estas personas. Es verdad que sus convicciones están, obviamente, distorsionadas, degeneradas, pero puedo entender hasta qué grado los jóvenes de espíritu débil, sin una identidad o afinidad con lo que les rodea, con su nación, con su entorno, con tantos vacíos respecto a lo que deben hacer, busquen dejarse impresionar por alguien que les diga “esto es así y esto es asa, esta es la verdad” (esto demuestra que siempre los humanos necesitamos una guía, que los niños necesitan normas, reglas y quién les diga qué hacer para que cuando grandes desarrollen la capacidad consciente de discernir y elegir. Este no es el caso) no se les puede reprochar no porque sean inocentes, sino porque son impresionables y demás buscan darle un sentido a sus vidas que, quizás, nunca lo hayan tenido y, sin embargo, las ideas se combaten con las ideas y en eso, necesario es que la juventud, esa poca con algo de conciencia, memoria y reflexión les haga ver lo errado que están.

No se niega la convicción que cada uno puede tener (si es que la tuvieran, claro) pero tampoco es venir a repetir cual borrego un discurso transformado para hacerlo nice, cute, In a esos jóvenes deseosos de sentir que forman parte de algo en un mundo donde nos dicen que las naciones son solo líneas imaginarias, que todos somos iguales, que no hay diferencia entre pueblos, cuando SI LA HAY. He allí que se encuentra buena parte de este problema, he allí una de las raíces de todo este follón.

No!

Esta es, mis queridísimos pocos lectores (qué cursi suena eso, pero me gusta cómo se lee) la verdadera amenaza, “the real threat” del país, y no es una exageración como en algún momento algunos amigos de alas zurdas comentaban (si hubiese sido un grupo de derechas no dirían lo mismo, estoy totalmente seguro). Se vuelve una amenaza con la sola intención de pasar a la legalidad, que hayan podido recoger en tan corto tiempo (desde 2009) 360 mil firmas y que, abiertamente, no se muestren deseosos de cambiar sus postulados ideológicos e intenciones. Eso es toda una amenaza para todo peruano que se crea digno de llevar tan hermoso gentilicio.

No permitamos que nosotros mismos nos sigamos viendo como un país de “gentes raras”.



Soy, básicamente, un hombre (como si lo escribiera un misógino)

lunes, 21 de noviembre de 2011


Cuando un hombre se deja llevar mucho por sus emociones entonces es visto con ojos de extrañeza, como si no lo fueras solo por mostrar algo de sensibilidad; si te muestras muy animal, muy espermático entonces eres sucio, vulgar, cochino, una decepción. Bueno, es una decepción que un hombre genere tamaña incomprensión.

Y no es que como dicen las del otro bando que un hombre es más simple de entender. No pienso lo mismo; hay una gran complejidad que ni nosotros mismos logramos dominar, controlar, entender, mucho peor las mujeres que, por lo general, parecen bastante sumidas en que uno se ponga en sus zapatos mas ellas hacerlo por nosotros no es algo que se arriesguen, siquiera, a contemplar.

Cuánto asco y repulsión siento cuando conozco, me acerco a una mujer, a una chica, a una tipa que solo se pasa sus días queriendo que todos giren en su entorno, hablando de sus cosas como si estas fueran las únicas de las cuáles conversar, a esas que buscan ecos y no propuestas. Siento arcadas, siento que todas son vacías, ni una erección, ni una parada de pito me generan de solo saberlas así, frívolas de sentimientos compartidos, escasas de feedback, ineptas en reciprocidad.

Estoy hastiado, asumo, y se que muchos como yo lo están de toparse como muchas así; diera la impresión que ahora todas han salido de este modo, no lo se. No negaré que con los años me he vuelto un coqueto encantador; hasta, a veces, me resulta increíble verme como el tímido de antaño y ahora un conversador de labia eficaz. Creo que esto me llevará a la cama con muchas en reiteradas ocasiones; entonces, aparece esa desazón de no sentir una conexión más allá de lo visual, externo y cierto rasgo personal atrayente pero que, en el fondo, no me llena, no me satisface, no me importa, me aburre, lo desecho, lo dejo atrás, no por el ánimo de jugar con alguien, sino por razón que todas ellas saben igual, a un plato vistoso que puede llenarte de momento pero que pasadas unas horas te das cuenta que no cumple su función, porque es un engaño, una fantasía que con el tiempo y mientras la vas conociendo, se va cayendo.

Es por eso que ahora la palabra amor se me ha vuelto una aceptación de algo que no pasará (y con esto no hablo de toda la vida, sino de algo específico y concreto) así que me mato la vida tratando de buscar algo, alguien que pueda semejarse a ello, pero juego y juego; más esos juegos fatuos, sosos me resultan; así que regreso a mi casa sonriendo pero sintiendo vacío emocional, espero que no haya nadie, prendo mi pc y miro algo de toda la pornografía que tengo acumulada; me corro la paja para mitigar o retraer ese impulso amoroso junto con esa necesidad erótica que no encuentran el lugar ni la persona ideal con la cuál liberarse. Entonces, un monitor, unos gemidos fingidos y unas vulvas pomposas se transforman en una forma de terapia seminal, y yo solo digo que eso no me vuelve loco, sino más deseoso.

Y me duermo sintiéndome la perra de estas esas chiquillas y chicas tontas que voy conociendo. Soy lo que soy pero con ellas soy la dulzura hecha miel. He aprendido a ser lo que ellas quieren que uno sea y, cuando puedo, atino a crecer conforme ello sucede. Las chicas, tan egoístas como ellas solas, tan ensimismadas en su egoísmo, en sus tonterías de mujeres nunca se ponen a pensar que solo “me escondo detrás de una sonrisa y ojos comprensivos”. Eso es ser un mierda, pero vamos, las quiero porque me generan una emoción, incompleta, si, pero emoción al fin y al cabo, y por eso las quiero y por eso siempre las querré y por eso siempre me gustarán y por eso siempre querré besarlas y por eso siempre querré tomarlas. No soy un semental, ni tampoco el “macho” follador, ni mucho menos, pero he aprendido, lentísimamente, a aprovechar las ventajas que la “naturaleza” me dio, y no hablo de mi pene, por si acaso, porque este es de un tamaño bastante estándar, nada trascendental de forma.

No es tan fácil vivir en el mundo cuando eres un hombre, sobre todo cuando eres hombres y vives acompañado de mujeres con mentes y cuerpos tan etiquetados, estigmatizados como el de las mujeres de hoy, cogidas por el cerebro y por atrás a querer jugar a ser intocables, con el complejo de siempre querer demostrar que son mejores que los hombres, siempre compitiendo contra ellos poniéndose en rivalidad con nosotros sin que a nosotros nos interesara porque, en el fondo, solo queremos dos cosas de ellas: sus cuerpos y sus corazones; pero ellas quieren ser más que nosotros cuando no lo son ni lo podrán ser porque, en definitiva, somos totalmente diferentes y, sin embargo, su complejo no las hace ver más allá de ello. A mi me da risa. No siento que una mujer sea igual a mi, ni que yo sea igual a una de ellas pues somos distintos y eso es rico; en esa diferencia se basa nuestra convivencia, nuestra atracción, nuestra preservación. El sexo es una muestra de ello: fornicar es un acto natural que muestra cuán diferentes somos y debemos ser.

Si, hoy me siento rechazado, como una canción desolada para corazones rotos, no resignado, mas si compungido hasta los huesos, si, esos huesos que de cuando en cuando me hacen recordar lo frágil que cada día se torna mi organismo, entonces esa sensación de vacío, desamparo, de no satisfacer el sentimiento que es desairado educadamente, pero desairado al final de cuentas, entonces regreso a mi máquina, me pongo a escribir algo con la cabeza llena de semen, como si estuviera ebrio, como si el vino hubiese afectado mis sentidos, pero es mi testosterona que se siente quebrantada la que obnubila mi animosidad y me vuelve una verga flácida y ansiosa de desfogar, y me pongo a escribir cosas que, a lo mejor, solo yo entiendo, que otros u otras se dirían “pero ¿de qué carajos habla este chalado?”, pero es así. No soy el mero sujeto con algo que le cuelga entre las piernas, hay más sustancia en mi que ello, de eso si me puedo jactar. Y cuando haya acabado, buscaré alguna foto “guay” en alusión a un falo para ponerlo de foto de inicio como nuevo post en mi blog (este donde ahora lo lees) entonces lo publicaré y luego buscaré un poco de porno, para masturbarme, una vez más y soslayar mi depresión emocional y retraer, diciendo una vez más, mi impulso amoroso y mi deseo erótico.

Una temporada todo menos perfecta

miércoles, 9 de noviembre de 2011



Octubre ha sido un mes bastante movido, un mes en donde por diversas razones, este redactor se ha visto obligado a no publicar nada, y es verdad.

Lo primero a destacar son los asuntos laborales que, aunque no quiera, se alzan en la prioridad número uno y te absorben el tiempo que no quisieras que fuese así. Un mes en el cual no he tenido ni tiempo, ni espacio, ni cuerpo, ni mente para salir, escribir, en fin, muchas cosas. Es la razón principal, de ello no hay duda.

La segunda no es otra sino si no mis estados de ánimo, siempre volátiles, siempre cambiantes, no inestables, pero si alterables, volubles, fugaces, nada eternos, nad
a perennes. Puede decirse que octubre coincidió con mi habitual depresión, esa que nunca falta, que siempre está allí para hacerme recordar quien soy; y la otra son esos estados sentimentales, subliminales que se meten en los pensamientos y emociones, o esas reacciones instintivas que uno realiza sin pensar o medir, pero se dan y punto, hieres a uno a dos, a cercanos y lejanos y no te diste cuenta de ello, sin intención, sin premeditación, pero no hay vuelta que darle, solo decir las cosas como son, disculparse, cargar con la culpa y seguir adelante. Golpearse el pecho todos los días y sentirse miserable hasta el cansancio no ayuda, por el contrario, estorba. No se si alguno de mis poquísimo lectores entienda esto último, pero que más da, si les ha pasado, a lo mejor lo entiendan, si no, pues ya lo experimentarán.


Pero bueno, el asunto de este pequeño post no es hacer un monólogo de cosas que no estoy interesado en relatar ni explicar, mucho menos un mea culpa pues no la tengo. Solo una explicación del por qué la ausencia. Sin embargo, no tengo ganas de escribir, estoy cansado, me siento mal, fatigado, extenuado, sin fuerzas, sin ganas, de ratos hasta asexuado; quiero dormir o perderme en mis adicciones o penurias (y eso no es dicho a modo poético o subliminal). Y ya no quiero escribir.

Antes pensaba que no escribir en este blog era una muestra de desatención, no tanto para los “lectores” pues no me importan mucho, más con el hecho de m
antener un blog en pie, después de tres años, creo que sería una falta de respeto a este espacio que pude construir (una de las pocas constancias en mi vida) malo que bueno, con las cosas que a mi me interesaban desde un punto de vistas personal.

Ahora creo diferente. Creo que escribir es importante, pero cr
eo que no es el único medio de mostrarle respeto y dedicación a este espacio. Y eso es precisamente lo que deseo hacer, dejar de escribir (porque por ahora no me nace hacerlo) pero informar con otros medios (para eso bien sirven, enlace, videos, etc, etc, etc.)

Ser blogger no es solo una moda como muchos la toman. En los personal, ser blogger tiene cierta responsabilidad, sobre todo con qué publicas, cómo lo publicas y cuáles son los periodos de publicación, de lo contrario, esto termina siendo un trend que muchos cogen pero pocos continúan.


Historia de una pandemia I: el Ébola

domingo, 25 de septiembre de 2011


El siguiente es un documental de la cadena National Geographic acerca de una de las enfermedades (sino la más letal) más mortales que puedan existir, el Ébola, virus mucho más mortal que la “peste rosa” o SIDA, donde ambas comparten similares orígenes geográficos como África, que ambas atacan el sistema inmunológico del ser humano, pero la primera incuba y ataca de una manera, infinitamente más rápida.

Ébola

El ébola forma parte de los filovirus (o filoviridae) que atacan el sistema inmunológico, el cual se muestra incapacitado de dar una defensa correcta al organismo. Se sabe que sus orígenes están en África y que en la bastedad de la jungla de encuentra el “reservorio” de dicha enfermedad, sin embargo, este reservorio vital no ha sido identificado hasta el día de hoy.

El nombre de esta enfermedad se debe al lugar geográfico en donde se detecto el primer brote de este virus en 1976 en el río Ébola, ubicado en la actual República Democrática del Congo (antiguo Zaire).

Se sabe que este virus incuba sin ningún tipo de síntoma en un rango de 5 a 12 días, por lo general, para luego empezar a producir hemorragias por ojos, nariz y boca, para luego manifestarse en cada orificio del cuerpo. Con fiebres altísimas, imposibilidad de la persona para moverse, dolores musculares, abdominales, fuertes dolores y molestias en los tejidos de la cavidad craneana, por nombrar los más destacados.

De esta manera, el hígado es uno de los órganos más afectados, cuyas paredes se abren y hacen posible las hemorragias interminables, donde el 90 por ciento de personas afectadas mueren, principalmente, a causa del choque hipovolérico a consecuencia de la excesiva pérdida de sangre.

Esta enfermedad se transmite a través de la sangre infectada, un simple estornudo, el moco, el sudor, la orina, vómitos.

En la actualidad, se han detectado 5 tipos de Ébola con diferentes características entre sí:

Ébola-Zaire.- detectada en 1976 en la ciudad congolesa de Yambuku cuyo primer caso fue el profesor de 44 años llamado Mabalo Lokela. Su diagnóstico fue malaria. A los 14 días, murió.

Este tipo de ébola tuvo otro rebrotes en noviembre 1994 – diciembre 1995 en Gabón cobrando 29 vidas; abril – junio 1995, en Zaire, dejando un rastro de 256 muertos; enero – abril 1996, Gabón, donde se cobró 68 víctimas; octubre 2001 – marzo 2002, Gabón/República Democrática del Congo, donde fallecieron 96 personas; diciembre 2002 – abril 2003, República del Congo, donde murieron 128; noviembre – diciembre 2003, República del Congo, 29 vidas perdidas; abril – octubre 2007, República del Congo, 187 muertos.

Ébola-Sudán.- cepa encontrada en 1976, supuestamente, ubicada entre los trabajadores de una fábrica de algodón en la ciudad en Nazra (Sudán), sin embargo, no se encontró el agente que originó este brote que infectó a 285 matando a 151 de estos.

Otros brotes de este tipo se dieron en: 1979, Nzara-Sudán, 22 fallecidos; 200 – 2011, Uganda, 224 muertos; 2004, Sudán, 7 víctimas.

Ébola-Reston.- 100 macacos importados desde Filipinas a Reston, Estados Unidos, se encontraron infectados, el cual no afectó a ningún humano. Sin embargo, 6 de los encargados de estos animales dieron positivo dado que tuvieron exposición previa con el virus.

Por otro lado, recientes casos en Filipinas dieron resultados positivos de esta enfermedad del contacto humano con cerdos infectados.

Ébola-Tai Forest.- detectada en Costa de Marfil, el 1 de noviembre de 1994, cuando se encontró en el bosque que lleva este nombre el cadáver de dos chimpancés cuya autopsia reveló que sus corazones tenían sangre marrón y otro tenía el pulmón “encharcado” de sangre (valga la redundancia). Tiempo después, se encontraron más primates muertos y cuyas pruebas dieron positivo a la enfermedad. Sin embargo, una de las investigadoras resulta expuesta e infectada con esta cepa, desarrollando síntomas similares a los de la malaria o el dengue; para ello, fue transportada a Suiza, donde fue tratada y tras un par de semanas estaba, complemente, curada.

Ébola Bundibugyo.- en Uganda, frontera con República Democrática del Congo, noviembre de 2007, el ministerio de Salud de este país confirma que la fiebre hemorrágica ha cobrado la vida de 35 personas tras haber infectado a 127 fue consecuencia del ébola. Las investigaciones hechas por el Laboratorio Nacional de Estados Unidos y el Centro para el Control de las Enfermedades de la OMS, confirmaron que, efectivamente, se trata de una nueva cepa del virus.


¿Pandemia?

A pesar de los avances, aún no se ha podido encontrar una vacuna segura que cure o prevenga a los humanos de esta enfermedad, lo cual es preocupante, sobre todo si pensamos que sus síntomas son letales y el hecho de destruir los órganos de una manera tal, que las propias defensas del organismo no pueden hacer, prácticamente, nada. Alarmante sería la situación si el virus encontrara la manera de mutar y transmitirse exitosamente de animales hacia los seres humanos, el efecto sería mucho peor y más catastrófico que las hasta ahora 22 millones de víctimas que se ha cobrado el SIDA.

Espero observen este documental y no lo vean como algo lejano porque de la forma como corre el mundo moderno, lo que pasa en África podría pasar mañana en Europa, en Estados Unidos y lo más probable es que en pocas semanas llegase a zonas como estas.
















Un prefacio s-in memoria (parte II)

miércoles, 14 de septiembre de 2011


El comienzo del fin

Es cierto cuando dicen que Sendero no podía ni iba a obtener el poder ni mañana, ni pasado, ni nunca, es cierto, pues había sido debilitado tan dramáticamente, había perdido su base popular que sus ínfulas de poderío solo eran aguantadas por el papel donde imprimían su propaganda. Pero la población tenía otra sensación, el ciudadano de a pie desconocía esto y necesitaba un golpe certero. Y este se dio aquél 12 de setiembre. El Perú amaneció sintiéndose otro.

No es verdad que el gobierno del ingeniero Fujimori secundado por Vladimiro Montesinos fueran los artífices de esta operación, de este logro. Ya es sabido que éste se alió con los militares para sustentar su poder dado que en el plano político, su agrupación era una minoría que no tenía representación y los partidos tradicionales hacían una franca oposición. De este modo, la lucha contrasubversiva, al menos desde el Ejecutivo, tenía preponderancia en el manejo que las fuerzas militares le dieran a este, la importancia del trabajo de la policía fue hecho de lado y fue ese pequeño grupo underground, el GEIN, quien ocasionó no solo la herida incurable a Sendero, sino a los militares que no estaba enterados de la operación y que no perdonaron que les arrebataran el mérito de la captura.


Un atisbo sobre la naturaleza de Sendero

Este hecho marcó el principio del fin. En una organización mesiánica como lo fue el PCP – SL (Guzmán se encargó de crear un mito sobre si, a tal punto que sus seguidores veían en él, algo semejante a un dios; incuestionable, infalible, la divinidad de Guzmán se hundía ordenar matanzas salvajes desde su cómoda estancia en una casa residencial de Lima, en campañas con nombres pomposos mientras se ahogaba en el alcoholismo que lo consumía desde los años 60´s) la verticalidad era regla, y nadie podía cuestionar las decisiones del líder, del autoproclamado “Presidente Gonzalo”, del vitoreado líder que continuaba la obra hecha por Marx, Lenin y Mao, siendo la cuarta espada del movimiento comunista internacional. En un escenario como ese, era más que lógico que la existencia tras la caída del omnipotente timonel perucho marcara el rápido o lento declive de la organización terrorista. Y así pasó. El Sendero Luminoso, ese cuya fuerza se basaba en la vehemencia de su ideología se enfermó con Guzmán y falleció con la captura de Feliciano, lo que siguió después y hasta el día de hoy es solo una copia aliada al narcotráfico cual sicario, queriendo un día ser más que sus nuevos amos, el cultivo de coca ilegal y la lluvia de dólares que estos les dan.



Llegó el nuevo milenio, y un nuevo gobierno decidió formar una “Comisión de la Verdad y la Reconciliación” cuya principal misión era conocer a cabalidad los hechos que ocasionaron este suceso, los actos durante el mismo y las secuelas de mismo para, a partir de allí, plantear una solución a esa herida abierta que dejó la guerra interna de 20 años. Eso fue en 2003.

Hablemos de reconciliación

La pregunta es ¿hubo una reconciliación entre los peruanos? La verdad es que no, esta no hubo. Los peruanos solo querían seguir con su vida y, fieles a nuestra tradición, obviamos o nos hartamos del pasado sin querer tocarlo, sin pensar en lo importante que es recordar y superar juntos las adversidades. Fue en ese momento cuando la verdad empezó a distanciarse de su razón de ser para tomar una parte, trozos de ellas y, tácitamente, colocar víctimas a unos y crueles y despiadados a otros. Los paganos de esto fueron, por increíble que parezca, las fuerzas que malo que bueno, tuvieron que defender no solo sus vidas sino las de sus compatriotas. Ahora, ellos eran los demonios de todo el cuento, ya nadie hablaba de los senderistas, ahora el ejército, los policías tenían la culpa. Y no porque la CVR lo haya dicho (pues esta deja bien claro que fue el PCP – SL quien tiene sobre sus manos la mayor cantidad de víctimas, por ser quien inició el conflicto y por ser el que trajo todo el atraso económico y la destrucción de muchas sociedades) sin embargo, esto se obviaba por muchas voces parciales, sobre todo, vinculadas a la izquierda. Esa es la mentira que hoy nos quieren vender y esa es la mentira que hoy avanza cada vez más.

Miles de peruanos quedaron destrozados física, psicológica y económicamente, daños que el Estado aún no se ha preocupado o no sabe cómo lidiar (y eso si hay que priorizar), no esperemos que otro fenómeno como Sendero estalle y se aproveche del descontento y frustración lógica de esta población olvidada por todos.

¿Sirvió de algo?

Todos ven en la CVR una panacea ¿sirvió de algo esta? Sí, sí que lo hizo, pero está inconclusa, incompleta, en su presentación de los hechos, en sus “sugerencias” para poder ser una sociedad unida, justa y reconciliada, como nunca lo hemos sido. Decir que esta no sirvió es falso, escuchar a los políticos de ciertos sectores afirmar esto es un insulto a todos los muertos inocentes de esta guerra.

Sobre unos muchos ineptos

Los políticos, esos seres que nunca se fajaron por el país, aquellos que solo sirven para hablar, para cobrar, hoy se muestran muy orgullosos, diciendo que han luchado por el país; por el lado de la derecha me pregunto ¿qué hicieron? Pedir que la represión sea más fuerte solo porque si cualquiera lo puede hacer y ya. Y a la izquierda, que hoy se rasga las vestiduras con su paporreta de los derechos humanos, la impunidad y la justicia ¿Dónde estaban cuando el Perú se desangraba? ¿Dónde estaban cuando la nación pedía de ellos una postura concreta contra el senderismo genocida? Por el contrario brillaron por su ausencia y se mostraron dudosos, ambiguos a la hora de marcar posiciones y/o distanciarse, no fueron lo suficientemente fuertes para luchar políticamente contra su hermano “descarriado” (como si la concepción misma de la izquierda no fuera un hijo bastardo, descarriado del judaísmo). Y hoy todos son firmes defensores que cuanto surja en el camino, pero cuando las papas quemaron fueron cobardes y felones.

Epílogo

La captura de Guzmán marcó el fin de toda una era oscura, pero sus secuelas son mucho más profundas, mortales y duraderas, aquellas que no parecen borrarse en mucho, mucho tiempo, sobre todo, teniendo una actitud de desapego por el pasado, de no confrontación, cuando por ambos lados de la esfera política se intenta manipular la verdad, que es solo una, independientemente de los matices políticos.

Todos los que me conocen y aquellos que han leído con cierta frecuencia los posts de este blog saben cuáles son mis convicciones y creencias, distanciadas de la bobería derechista y las ideas acéfalas de todas las izquierdas, sin embargo, creo firmemente que si este país quiere buscar el camino hacia forjar su propia identidad, rescatar los valores positivos y el redescubrimiento de todo nuestro legado, es de suma importancia comenzar por este hecho que, sin duda alguna, mostró el rostro de todos los peruanos tal y como son, sin amagues corteses ni gestos protocolares pues emergió lo verdaderamente positivo, rescatable, digno de ejemplo, así como lo verdaderamente asqueroso, detestable, cruel y miserable de nuestra sociedad desde sus cimientos conceptuales. Conociendo, entendiendo, aceptando esto es como empezaremos a crear ese camino que nuestra tierra desde hace tantos años, desde que la República es República, desde que el servilismo al español se cambió por el servilismo al criollo acaudalado, clama por ser descubierto, hecho realidad para ser esa nación que decimos sentirnos, que pensamos ser pero que aún no podemos creer ser nuestra.

Related Posts with Thumbnails

Worldwide Visitors