La Naturaleza Anti-Sionista

domingo, 17 de enero de 2010

El siguiente post no es concepción del autor. Dicho texto pertenece a una persona a quien tengo mucho aprecio a pesar de no conocer en persona, con quien he departido algunos comentarios, me refiero a mi camarada Almogavar, quien tiene entre sus tantos blogs dos de los cuales soy un lector acérrimo, “Infiernito” y “La Hora del Apocalipsis”.

Justamente de este último es de donde proviene el siguiente texto, el cual trata sobre aquél conjunto de “seres” llamados así mismo “judíos”. En dicho artículo, siempre desde su particular punto de vista, Almogavar expone las razones por las cuales surge el carácter anti semita, en gran medida, debido a los propios hijos de Israel.

Sin más que agregar aquí les dejo este interesante texto:


La Naturaleza Anti-Sionista

“Casi con certeza puede afirmarse que si nos manifestamos contra los judíos, nos vendrá inmediatamente adosado el mote de “nazi” El antisemitismo, o mas precisamente el anti-judaismo, no es una invención de Hitler, como tampoco lo es del Partido Nacional Socialista de los Trabajadores. El anti-judaismo ha siempre perseguido a los judíos en cualquier lugar a donde han estado. Parecería que una suerte de hostilidad se presenta en todos los pueblos en donde a lo largo de la historia ellos se han establecido.
Mientras que la historia convencional, mantiene que el surgimiento del cristianismo, ha iniciado el sentimiento anti-judio, esta afirmación es de hecho incorrecta. El anti-judaismo existe desde mucho antes que el cristianismo, pero el advenimiento del cristianismo y sus distorsiones dio otras formas de expresar el sentimiento anti-judío que persigue a los hebreos como una sombra. El origen de este original sentimiento anti-judio cae dentro de la naturaleza de la sociedad judía en si misma:

1) exclusivamente etnocéntrica,

2) con una férrea religión y con una orientación cultural hacia adentro, los judíos han siempre procurado mantener a si mismo como una comunidad aislada en todas las naciones en donde han habitado.

Ese aislacionismo se mantiene hoy. La naturaleza del Dios judío, tal como se indica en la Biblia y en el Talmud, como un Dios que ha elegido a su pueblo, con prescindencia de todos los otros, sirve como la base de su aislacionismo. Por tal motivo los judíos viven (aun hoy) en apretadas comunidades en la sciudades, en los llamados ghettos, y es útil remarcar que los primeros ghettos fueron barrios judíos voluntarios. Cualquiera puede comprobar hoy donde habitan y donde habitaban en el pasado, en cualquier ciudad europea. Esto es reforzado por leyes religiosas que limitan la pertenencia a la comunidad por raza. Así solo una persona nacida de madre judía, puede ser aceptada como judía, y en la actualidad una persona de ancestros no judíos puede ser judío con gran dificultad, y siempre con una larga permanencia en la comunidad. Los judíos ortodoxos no reconocen a los conversos como judíos. Los gentiles o “goys” tal como el sagrado libro (Talmud) se refiere a los humanos no judíos de todas las razas, se traduce literalmente como ganado, lo cual da una muestra de como los escritores del Talmud visionaban al mundo externo. O sea: tú eres judío o ganado.Por tanto el sentimiento antijudio reconoce una combinación de los siguientes factores:

1.- Su auto impuesto aislacionismo

2.- La abierta hostilidad hacia los no judíos como es expuesta en su etnocéntrica y férrea religión y

3.- Su propensión a los tratos financieros.

El primer brote anti-judío ocurre mucho tiempo antes del advenimiento del cristianismo. Los primeros de ellos documentados ocurren en la ciudad de Alejandría (Egipto) en el 38 AD, volviendo en los años 66 AD, finalmente en los años 115-117 sus sinagogas son demolidas. En el 414 AD son formalmente expulsados de la ciudad. En el año 40 AD, estalla una revuelta en la ciudad de Seleucia sobre el río Tigris, en la cual un número importante de judíos fue muerto. El libro de Esther del antiguo testamento, así como el propio Talmud tratan exclusivamente con el movimiento antijudio persa. En la Roma Imperial en el año 139 AD se establece la primera comunidad judía en Europa. No paso mucho tiempo en que la opinión romana se volviera contra ellos, y al respecto son famosas las intervenciones en el senado romano de ilustres de la talla de Caius Tulius Cicero alrededor del año 50AD. Lo propio hicieron Seneca, Juvenale, y Tacito.

Los zelotas lanzaron una violenta insurrección, en el 66 AD contra la autoridad romana que obligo a Nerón a enviar al general Tito Flavio Vespasiano para terminar el conflicto. La revuelta fue aplastada y la ciudad de Jerusalén arrasada. Luego Adriano ordeno que Jerusalén fuera reconstruida como una ciudad pagana llamada Aelia Capitolina en honor a Júpiter y al mismo (Publiuus Aielius Hadrianus) y por edicto prohibió la circuncisión, tan querida entre los judíos.

Nuevamente bajo el liderazgo de Simón Bar Kokhba los nacionalistas judíos, lanzaron ataques contra legiones romanas durante 132/135 AD.

Los romanos nuevamente victoriosos, intentaron borrar todo vestigio judío de la ciudad, cambiándole el nombre por el de Siria Palestina, y prohibiendo con pena de muerte entrar a los judíos a la ciudad.

Justiniano (527-565 AD) lanzo una política contra los judíos, eliminándolos del servicio civil, de los puestos militares y de cualquier cargo de influencia.

El afianzamiento en el imperio del cristianismo fue una espada de doble filo para los judíos. En primer lugar fueron elevados al especial lugar de “pueblo elegido” y en segundo como directos responsables de la muerte de Cristo, esto es de la crucifixión de Dios mismo (Concilio de Nicea: Cristo consustancial con el Padre). Obviamente la hostilidad es reciproca, puesto que el Talmud compara las mujeres no-judías a las putas e incorpora especificas instrucciones de como es legal estafar a los goys (ganado) en los negocios. Podemos ver hasta aquí, que a lo largo de la historia ha habido demasiados “nazis” pero hay muchos más. En el año 1420 en Austria los judíos son obligados a convertirse al cristianismo o dejar Austria. En el 1498 todos los judíos fueron expulsados de la ciudad de Salzburg. En el 1620 son nuevamente expulsados de Austria. En el 1520 son expulsados del Sud-Tirol.En la edad moderna el famoso alcalde de Viena Karl Lueger despidió a todos los judíos de cargos públicos y los segrego de las escuelas públicas. En Italia fueron expulsados de Firenze en 1495, de Napoli en 1541, de Milano en 1597. Las expulsiones de las ciudades alemanas datan del 1012 cuando son echados de Koblenz, hasta 1796 en que en la ciudad de Frankfurt a Main ocurre una matanza en el ghetto judío, y el mismo es arrasado.

En fin; los judíos fueron expulsados de Polonia y de Rusia en repetidas oportunidades. Pero dado que el famoso sionista Teodore Herlz, sintió la inspiración de Jahve, y ahora por fin tienen el único estado judío del mundo, su amada tierra prometida, por que no se reúnen todos allí, a esperar el tan ansiado Mesías? Tal vez de esta manera el mundo tendrá paz por otros 5000 años de su calendario claro esta”

Espero hayan disfrutado el texto.

Si desean visitar el blog de Almogavar, aquí les dejo su dirección electrónica:

La Hora del Apocalipsis:
http://blogaliptico.blogspot.com/




ETERNOS HAILS ELITE!!!!!!!

Meditando sobre el Bien y el Mal

La vida moderna es una amalgama de contradicciones dentro del seno cultural de la sociedad occidental.

En ella se debaten los arcaicos valores del dogma cristiano con los nuevos impuestos descaradamente por la cultura consumista que impera desde hace ya varias décadas. Y pensar que muchas veces cuando recordamos eras anteriores creemos que el tiempo en el que nos ha tocado vivir es mucho mejor, dotado de una racionalidad insuperable aún, de un sentido de solidaridad y amor como las crueles sociedades de la antigüedad jamás gozaron.

¡FALSO!

Es mentira pensar que la sociedad moderna es mucho más “humana” y éticamente correcta que las que le precedieron, esta tiene enormes taras, grandes contrastes como las antiguas las tuvieron.

Blanco y Negro

Una de esas grandes contradicciones y, que a mi punto de vista, es una gran tara que ha afectado en sobre manera a la sociedad occidental, es la concepción de lo que es el bien y el mal.

Todas las culturas han desarrollado significados de lo que es el bien y el mal, pero no es interés de este post entrar a detallar las acepciones que diversos grupos sociales le han dado a estos términos, solo me remitiré a exponer el sentido filosófico de los mismos.

Resumidamente, se puede decir que
el bien es todo aquello que nos produce placer, todo aquello que favorece al logro de un objetivo. U otros señalan que el bien son las acciones libres que conducen a la realización de su “fin último”

En el sentido religioso cristiano, se puede decir que el bien es todo lo que lleva al ser humano a ser “persona”, una relación de actos que se encaminen en la ayuda al prójimo, lo que se definió en el Antiguo Testamento en las Tablas de la Ley dadas a Moisés donde se indicaban los 10 mandamientos, que no eran más que caminos de conducta sobre como obrar “bien” y no distanciarse de Dios. En otras palabras, el bien, dentro del modo cristiano de ver el mundo, se resume a hacer todo aquello que conduzca al “Reino de los Cielos”, a la diestra del Padre.

Por otro lado,
el mal es un aliciente en el camino hacia el bien, todo lo que se opone a este. No puede existir el bien, si no existe el mal, es una condición inherente a cada una de estas (así como Jehová no tendría razón de existir sin su contraparte, Satanás) El mal es todo aquello que está distanciado del juicio de la razón (lo socialmente aceptado) la transgresión de la leyes esenciales de la naturaleza humana, son acciones libres y conscientes de un supuesto bien, dado que toda motivación humana está guiada por la realización de un beneficio.

En el sentido religioso cristiano, es todo aquello que va en contra de las normas dictadas por Dios y resumidas por Jesús de Nazaret en dos únicos mandamientos (quienes hayan leído la Biblia o visto las películas por Semana Santa saben a lo que me refiero) En tal sentido, el mal es la ausencia de todo bien (Tomás de Aquino). En esta ausencia se encuentra el vicio del pecado. Según la creencia, no es el ser humano quien genera el pecado, es Satanás quien induce al hombre al pecado de pensamiento y acción, todo con el claro fin de alejar a las personas de la recta senda marcada por su Dios.

A Modo de síntesis cronológica

La idea de definir filosófica y religiosamente (un esbozo) tiene como finalidad la de comparar dichos conceptos con los valores de acción de la sociedad actual.

El concepto religioso del bien y el mal entran en contradicción cuando se da en Europa el “Renacimiento” como el gran salvador del oscurantismo intelectual y cultural que la Iglesia Católica impuso a toda Europa durante mil años (Edad Media)

Este nuevo movimiento no solo se dio en las artes y la literatura, también en la filosofía y con ello, la concepción de la ética y la moral.

El Renacimiento se caracterizó por ser antropocentrista, es decir, que veía al ser humano como centro de su reflexión y accionar, en contradicción con la doctrina católica de carácter teocentrista (Dios es el centro de la reflexión y accionar del ser humano) fue aquí cuando empieza la contradicción de la sociedad respecto al concepto de lo bueno y lo malo.

Sin embargo, el cristianismo, fue capaz de acoplar su doctrina a los nuevos lineamientos humanistas y cientificistas que se mostraban cada vez más convincentes que los sermones religiosos.

A opinión del autor, el Renacimiento fue solo el punto de partida; no se puede decir que este fenómeno generó un gran contradicción en la sociedad dados los sistemas socio-políticos de la época (monarquías absolutistas, pre capitalistas o mercantilistas cuya manera de pensar aún estaba marcada por un sentido religioso desde todo aspecto) Lo que el Renacimiento hizo fue introducir conceptos verificables y alejados de supersticiones que hasta entonces se mezclaron armónicamente dentro de la sociedad europea de los siglos XVI, XVII, XVIII y algunas décadas del XIX.

No fue si no hasta la aparición del capitalismo, sus repetidas revoluciones industriales, y sobre la aparición de nuevas filosofías como las de Karl Marx o Friederich Nietzsche y la aparición de nuevas tecnologías que renovaron el modo de vivir de las personas lo que hace que el sistema de creencias occidental entre en franca contradicción.

Era algo que se veía venir. Pero este cambio se dio de manera abrupta en los años sesenta del siglo XX con la aparición de las telecomunicaciones a nivel global y los avances tecnológicos cada vez más innovadores y destinados (intencionalmente, creo) a modificar el estilo de vida y con ello la manera de pensar y vivir de las personas, lo que conlleva a una violenta modificación de los valores y costumbres de una sociedad.

Vertical diferenciación

Sin embargo, y a pesar de todo este proceso, muchas cosas no cambiaron como muestra de esa contradicción.

Cualquiera asumiría que los conceptos del bien y el mal adoptaran una concepción racional y lógica sobre dichos ítems.

Esto no sucedió. Al contrario, los conceptos cristianos sobre el bien y el mal se acentuaron en el seno de la sociedad.

De esta manera la dualidad en la que se divide tontamente a los seres humanos se mantuvo. Pero, en la sociedad cristiano occidental como la presente, es lógico que estos preceptos, incompatibles con el mundo moderno persistan, pues son la base de dicho dogma.

Si echamos una mirada a las religiones, todas han tenido una interpretación de lo que era el bien y el mal, la mayoría de ellas se veía reflejada en las características de sus dioses. Solo basta con echar un vistazo al panteón griego o romano cuyos dioses poseían virtudes y defectos propios de los humanos; lo mismo sucede en el caso de los dioses nórdicos, quienes poseían alguna característica especial y a pesar de haber entre ellos amigos y enemigos, no se podía decir que unos eran malos y otros buenos. La misma historia se repite en las culturas andinas previas a la llegada de los españoles a América o de los ingleses a América del Norte.

Las religiones judías, islámicas y cristianas son las que han dividido de manera radical lo bueno y lo malo, atomizándolo en extremos irreconciliables.




De esta manera podemos darnos cuenta, en la vida diaria, que se tiende a catalogar a las personas de dos formas: las buenas personas y las malas personas, no se da cabida dentro de la cultura cristiana a que estas cualidades puedan ser inherentes en la naturaleza humana.

Por otro lado, dicha sociedad tiende a relacionar toda acción positiva, socialmente aceptada a la obra e inspiración de Dios, mientras que toda acción o episodio desgarrador se lo atribuye la figura del demonio.

Mi Visión Personal

La manera del autor de ver las cosas se resume a lo siguiente:

El ser humano, dada su naturaleza instintiva y racional, no puede ser calificado tan ligeramente como “bueno” o “malo” pues, en el seno de lógica y accionar está provisto de ambos aspectos. A ello vale decir que una persona considerada “buena” siempre caerá en un acto o pensamiento negativo o destructivo, así como una persona tildada de “mala” tiene espacios de bondad y todo lo que ello implique.

Honestamente, creo que privarnos de esta realidad es un acto “inhumano”, por consiguiente no hacemos sino suprimir y negar la naturaleza inherente a toda persona, alejándonos de aquello que nos hace animales humanos.

Esta supresión, acorde con los lineamientos de la doctrina cristiana ( resalta esto a partir del Concilio de Nicea) deja en claro lo represivas para el espíritu humano las religiones cristianas y sus hermanas semitas (judía y musulmana) quienes han tratado de uniformizar la moral, la ética y la conducta de las personas en falsos postulados de liberación espiritual.

Sumado a ello, entendamos que el bien y el mal son principios totalmente subjetivos que han ido cambiando, avanzando o retrocediendo (depende del observador) a lo largo de la historia. De tal manera que lo que es considerado como una virtud positiva, buena como la solidaridad o fraternidad (uno de los grandes símbolos de lo que es el “bien” en la moderna sociedad occidental) para los antiguos romanos era totalmente lo contrario, pues esta era signo de debilidad.

Con todo esto, queda de las personas dispuestas a meditar este artículo seguir creyendo como creen hasta ahora o continuar concibiendo el mundo de la manera tradicional y escasa de cuestionamiento que ha sido transmitida desde hace ya varios siglos.




ETERNOS HAILS!!!!!!

Los Adivinos de la Política Lorcha

Sobre la Inutilidad de la encuestas pre electorales, la tetudez de los analistas políticos y un pequeño perfil sobre algunos candidatos presidenciables

Hacía unos meses atrás decidí no escribir sobre política durante un buen tiempo y, para ser honesto, sigo manteniendo dicha postura.

Sin embargo, en el aire se respira un ambiente pre electoral que no se puede dejar pasar por alto, y no lo digo por los ánimos en el poblador de a pie; todo lo contrario, es la expectativa que han creado los medios de comunicación y los llamados “analistas” que, cuales adivinos vaticinan el futuro en una bola de cristal (muy inestable, por cierto) como son las encuestas hechas a un electorado tan volátil e indeciso como el peruano.

Distanciamiento

No quiero caer en la mera especulación, solo trataré de dar a conocer mi punto de vista sobre este malsano clima pre electoral que a muy pocos interesa, cuya razón de ser es innecesaria dado el variable ánimo electoral de la población.

Es cierto que dentro de las filas de los partidos políticos con grandes aspiraciones, oportunidades de participar positivamente en la campaña electoral (con esto me refiero a que puedan sacar un alto porcentaje de votación) y del mismo gobierno se estén preparando para dicho momento.

Medios de Comunicación + Encuestadoras + Analistas Políticos = Manipulación Pre Electoral

Pero todo esto pasaría desapercibido, con un perfil muy bajo si no fuera por la acción de los medios de comunicación quienes empiezan a especular sobre el destino político de la nación, recurriendo para ello a sus vasallos más fieles como son las encuestadoras privadas cuya interpretación y análisis recae en las fauces de los mercenarios de turno: los analistas políticos, gurús en la predicción política.

En lo personal, el ejercicio de realizar encuestas pre elecciones a sabiendas de la volatibilidad del electorado peruano es una irresponsabilidad total, sobre todo porque no representan una intención de voto definida ni mucho menos confiable. Sumado a ello, se toma como modelo de prueba los candidatos con más probabilidades, obviando a conciencia la muy segura aparición de un “outsider” que podría desvirtuar sus resultados estadísticos.

Pero la función de las encuestadoras termina allí, la mera recolección y conclusión estadística del asunto. Es entonces cuando hace su aparición en escena el “analista político”, ese personajillo que con mucha destreza, histrionismo y capacidad de simplificación explica a diarios, radios y programas de televisión la supuesta intención de voto del peruano de a pie y trata de identificar las virtudes, ventajas y desventajas de aquellos que aspiran a ocupar Palacio de Gobierno.

Pero, como ya sabemos, los medios de comunicación se encuentran extremadamente politizados, en tal, el analista que aparezca será, por obvias razones, aquél que esté más en la línea política del medio, es entonces cuando estas encuestas y análisis pierden el sentido de imparcialidad para convertirse en burdos instrumentos de manipulación de masas.

Al final de cuentas, los medios de comunicación, son empresas con poder e influencia, es lógico que busquen llevar agua para su molino y tener sus propias preferencias en todo campo, a pesar que pregonen a los cuatro cielos su tan mentada y prostituida objetividad, precepto que, dicho sea de paso, es una ilusión tan obscena como la búsqueda de perfección.

Los Candidatos


Sin embargo, y haciendo una diferencia entre las encuestadoras, no se puede dejar de ver en ciertos políticos como futuros aspirantes a candidatos presidenciales. Esta descripción no es alocada, ni tampoco antojadiza, por el contrario, responde a las actitudes y declaraciones de dichos personajes y se configuran como aquellos capaces de ganarse más cantidad de votos y por tal, competir por el sillón presidencial. El hecho de decir que uno u otro vaya a ganar se lo dejo al destino o, en todo caso, a los adivinos.

Castañeda Lossio y su base electoral de proyectos urbanos

En tal sentido, no es extraño ver desde los estamentos de gobierno realizar obras en las últimas etapas de sus mandato para entregarles en pleno período electoral (esto, claro está, si se aspira a una reelección) con la finalidad de ganarse el imaginario social de la población y granjearse así unos votos. En este ejemplo, creo que está de más mencionar al actual alcalde de Lima y fijo candidato a la presidencia, Luis Castañeda Lossio, cuyo puente electoral serán las remodelaciones que viene haciendo de Lima Metropolitana, las nuevas pistas (cuya molestia es innegable) así como su proyecto bandera, el Metropolitano (transporte urbano), obras que aunque se niegue a aceptarlo son retrasadas intencionalmente con una clara finalidad política y electoral.

Sin embargo, Castañeda Lossio, a pesar de tener un fuerte caudal electoral en Lima (y Callao, por qué no, dada su cercanía a la capital) no es un candadito ni medianamente conocido en el interior del país, sumado a eso, su aparente escasez de palabras y mostrarme taciturno es algo que si no lo remedia será un gran obstáculo para consagrarse como el nuevo residente de Palacio de Gobierno. Quizás, el burgomaestre tenga una dura campaña de introducción dentro del resto de provincias, sobre todo en la sierra centro y sur.

El Cholo Sano y Sagrado

Alejandro Toledo, ex presidente de la República es otro de los candidatos presidenciales. Es verdad que la mayoría de peruanos hemos desarrollado anticuerpos hacia este personaje, sobre todo por sus excentricidades (y las de su familia) en su comportamiento público. A pesar de ello, y a modo personal, fue en su gobierno donde el Perú consolidó lo que ahora se ve como la estabilidad del país. Económicamente hablando, su mandato fue bastante bueno, pero esto no es necesario para que uno aspire a ser presidente en el Perú, aunque, claro está que este es un país de gentes raras y todo es posible. A Toledo le ayudó mucho el saber rodearse de personas de alta influencia y por otro lado, el hecho de provenir de un estrato social históricamente olvidado fue un factor que supo explotar y que, entre otras cosas le permitió obtener la victoria sobre el APRA en 2001.

Persistente la Pequeña Lulú

Otra candidata que, parece, la veremos de vuelta, es Lourdes Flores (quizás me equivoque) pero, y con la más absoluta seguridad, de ser así esta no ganará como ya sucedió en dos ocasiones, no porque carezca de propuestas, todo lo contrario, su imagen está gastada y el imaginario público no la ha desvinculado de ese título de candidata de los ricos. Sumado a ello, uno de sus verdugos fue su propio padre al hablar de modo despectivo del entonces candidato Alejandro Toledo (2001) y a pesar que ha hecho prácticamente de todo para cambiar dicha opinión, el imaginario colectivo de la población no parece creerle su bajada al llano. Eso, de antemano, ya la condenó por tercera vez a su eterno segundo o tercer lugar.

Débil fuerza naranja

Seguimos con las mujeres presidenciables. Ahora es el turno de la señora keiko Fujimori representante máxima de las banderas naranjas, después, obviamente, de su encarcelado padre Alberto Fujimori.

Respecto a Keiko no hay mucho que destacar, su inexperiencia habla por sí misma, su falta de ideas coherentes la desacreditan para un puesto de mediana seriedad en la política peruana, a eso no le debemos negar su indudable carisma y llegada con la población, algo que se muestra innato en ella.

Los ya mentados analistas, cuando el juicio del ex presidente Fujimori se encontraba en toda su expresión argumentaron que Keiko sería una rival fuerte para ocupar el “Sillón de Pizarro”, pero yo creo que exageraron o solo hablaron por monos. Toda persona con algo de criterio pudo notar que la mencionada señora se mostró una fiera al momento de crear la plataforma de propaganda a favor al juicio de su padre. Pero una vez terminado el proceso, los fujimoristas regresaron a sus cuevas o curules sin ideas que aportar ni proyectos que promulgar, lo cual da la sensación que este movimiento no tiene otro postulado sino el de sacar de prisión a su caudillo, y en ese error cayó la hija del condenado, lo cual le ha restado presencia en sectores los cuales podrían configurar más votos. Sin embargo, no podemos negar que el fujimorismo tiene su base fuerte en los pueblos jóvenes donde el “chinito” realizó programas populistas de asistencialismo en sus tiempos como primer mandatario.

Olla de presión

Pero no debemos olvidar a este personaje. Ollanta Humala. Quizás el único seguro de pasar a una segunda vuelta (a no ser que se formen alianzas estratégicas) En lo personal, Humala y compañía me parecen seres como de otro planeta, sobre todo por el tipo de propuesta que plantean y por ese sentido de apoyar todo aquello que vaya en contra del gobierno de turno (cosa muy infantil dicho sea de paso) Discrepancias aparte, la fuerza de este candidato radica en que ha sabido (en su momento) canalizar el descontento de las regiones del Perú más olvidadas por el Estado a su favor y convertirlas en votos. Mientras que su debilidad quedó demostrada en las elecciones municipales y de gobiernos regionales últimas cuando, prácticamente no obtuvieron ningún gobierno, sobre todo en el sur del país que apostó por movimientos independientes que supieron canalizar no solo el descontento de sus poblaciones sino también plantear ideas coherentes a sus respectivas realidades.

Siempre hay alguien que pueda dar el “Shock

A como yo veo las cosas, estos serían los personajes que se estarían disputando la presidencia. Pero, y volviendo de nuevo a lo variopinto que es el carácter del electorado peruano, no debemos olvidar que siempre aparecen personajillos que con poco que decir pero con mucha “popularidad” se han colado dentro del quehacer político. Son los llamados outsiders, personajes que han dominado (por así decirlo) la política chola desde los años 90. Muchos hablan de Pedro Pablo Kuczynki, del ex comandante del ejército Edwin Donayre; aunque el APRA sin tener un candidato fuerte dentro de sus filas por el cual apostar, a lo mejor se vea en la necesidad de convocar a un independiente integrante del actual gobierno.





Como sea, nada está dicho.

¿Habrá un futuro mejor?

Para finalizar con este post, más que una reflexión lo siguiente tiene la esencia de un llamamiento.

Todos los que habitamos este país sabemos el maravilloso potencial con el que cuenta, no solo en recurso sino en el seno de sus misma gente e idiosincrasia. Por tal, no entiendo de otra manera cómo mostrar el grado de madurez que tengamos sino sabiendo elegir a nuestros representante, en este caso, el de Presidente.

Siempre he escuchado que un país merece los gobernantes que tiene, podremos revertir dicha expresión cuando la gente deje de pensar con el impulso, la espontaneidad y comience a desarrollar el sentido crítico (es verdad que esta especie de embrutecimiento tiene raíces sociales y de políticas de Estado de varias décadas) depende de uno mismo encaminarse hacia un razonamiento crítico capaz de discernir entre aquello que le puede ser de suma utilidad y de aquello que solo insufle los sentidos y emociones cual moda destinada a terminar en cualquier momento.

Solo entonces podremos dejar de ver a los ineptos analistas hacer el papel de mandraques para adivinar el futuro político del país y a los medios cumpliendo un papel mucho más coherente ante este tipo de realidad.


Related Posts with Thumbnails

Worldwide Visitors