Una pequeña historia sobre comunistas (PARTE II)

viernes, 30 de julio de 2010


Las opiniones en Occidente y, en casi todas partes del mundo concuerdan en calificar al régimen comunista norcoreano de Kim Yong Il es uno de los últimos gobiernos despóticos, autoritarios y genocidas que existen en la actualidad (con ello también a muchos califatos árabes que, no tienen el status criminal de su contraparte asiático, pero pasan desapercibidos dado que son grandes aliados de los Estados Unidos) y que su líder es uno de los últimos tiranos del mundo moderno.

A pesar de ello, a pesar de la cada vez más seria amenaza nuclear que representa Corea del Norte, a pesar que es un secreto a voces que este es un régimen donde se viola los derechos humanos de sus propios habitantes, donde se mata de hambre a millones de personas (quizás adrede, quizás por una pésima dirigencia económica) y donde hay grandes indicios que se hacen experimentos químicos y biológicos en humanos para crear y desarrollar armas del mismo tipo.

Sin embargo, ¿Cuánto sabemos de Corea del Norte? ¿Cuánto hay de verdad? ¿Cuánto hay de mito? ¿Cuánto hay de farsa? ¿Son en verdad víctimas de un enemigo capitalista que aún desea invadirlos tras la guerra de los años 50? O simplemente ¿Son una nación presa del miedo, el odio y la ignorancia impuesta por sus nada ideológicos líderes que con tal de seguir enquistados en el poder han llevado el cementerio social e intelectual a toda una nación que aún no entiende las formas del libre pensar y vive parametrada a los designios de un partido vertical y un “gran general” tan semidivino como brutal?

Acabo de ver un muy pertinente documental inglés sobre este tema, pero desde el mismo lugar de los hechos, es decir, desde dentro de la propia Corea del Norte. Se llama “Corea del Norte: Acceso al Terror”

Debo decir que me parece un documental a la altura de una situación tan delicada como la que concierne al mundo con Corea del Norte y con el sufrimiento de la población de este país.

En este honesto material podemos ver tanto las versiones oficiales del gobierno comunista, como la de otras personalidades del ámbito diplomático del mundo.

Pero eso no es lo más relevante del documental pues son opiniones predecibles, que dan legitimidad al trabajo. Lo verdaderamente resaltante de este documento son los testimonios de norcoreanos que lograron escapar de ese gran campo de concentración entre China y Corea del Sur. Los testimonios son verdaderas historias de horror que ningún guionista ducho del cine gore podría siquiera imaginar. Así mismo, las declaraciones de un ex soldado norcoreano destinado a uno de los campos para prisioneros políticos, de cómo la muerte, la brutalidad y el sadismo eran el pan de cada día.

Pero eso no queda allí. El documental presenta una prueba fehaciente, un documento oficial del gobierno norcoreano donde se entrega a unos de los prisioneros político para que sirva como “conejillo de indias” para uno de los experimentos químico-biológicos que este país viene realizando y que a pesar de ser un Vox Poppuli ni Corea del Sur (que está más interesada en mantener su economía intacta, las misma que se vería afectada con la ola de norcoreanos inmigrantes) ni potencias occidentales como Estados Unidos (cuyos únicos reclamos ante los comunistas es que dejen de desarrollar tecnología nuclear obviando los derechos humanos de millones de personas, cosa que no está en agenda) hacen nada al respecto.

Espero que los que vean este documental tomen conciencia de esta delicada situación y se den cuenta que este es el verdadero rostro de todos los regímenes comunistas/socialistas una vez enquistados en el poder; que esta es una ideología que está en contra de todos los procesos históricos y sociales, que está en contra de la naturaleza del ser humano y por tal, nada progresista.

No es sino una ideología
ANTI-HUMANA.


















Related Posts with Thumbnails

Worldwide Visitors