Canción de un recuerdo fragmentado (no es un verso)

miércoles, 30 de noviembre de 2011




Hoy se despierta el día lleno de un sol ansioso, agrio, dulzón y poco feliz. Hoy es cuando el viento frío se congestiona, se torna húmedo, meloso, infructuoso, portador de ese pavor que abraza al cuerpo, que engulle los sentimientos.

Esta es una mañana donde todo es ambivalencia, donde el sol inclemente resulta un espantoso hedor de gélida nostalgia, como esas mañanas de agosto cuando los pies cruzan las calles repletas de frondosas neblinas, donde una luz matinal artificial resulta perdida, insuficiente con lo gris y turbio de su amanecer.

II (hermosa)

Es una mañana hermosa donde todos los pensamientos fluyen insuflados por esos instrumentos repletos de sin sabores, repletos de sentidos, inconscientes de su poder, cuando todo ritmo se vuelve un compás fúnebre yo tan solo pienso que esta es una mañana hermosa para morir; desfallecer en los brazos de alguien que no existe, en los brazos de alguien que no es, no fue y nunca será porque, en mañanas bellas como esta, uno entiende que, de vez en cuando, uno está vetado por algo superior a ciertas emociones, ciertas experiencias, ciertos amores.


III (muerte)

Morir, morir, morir en la punta de mi boca un cigarro suicida, de esos que aún no logro discernir, porque todo vuelve a su sitio en este desorden ordenado; la vida es nada cuando esta se cierne desierta, negada en sus expresiones naturales; oh, cuánto he llorado en días como estos, cuánto me ha pesado el pecho sentir algo, cuán flagelante puede resultar despertar y sentir los ojos tan pesados que ni siquiera el propio Atlas pudiese soportarlo.

Como si fuera todo, como si fuera nada es esta existencia penosa; no entiendo de poemas, no entiendo de versos cargados, solo entiendo de prosas y sensaciones desmenuzadas, no suelo reducir las cosas que emanan, que me irradian, mas que fatal es ser víctima de los resúmenes sentimentales de tus verdugos del corazón.

IV (Sabia)

Pero la vida es sabia, más cruenta y lúcida que toda la humanidad en su esplendor y crueldad, que los hombres bobos y las mujeres sufridas, que los machos cariñosos y las hembras furtivas, no puedo negar que en todo acto hay demasiada sabiduría contenida, que en cada hoja, raíz o fruto se encuentra la semilla del conocimiento, donde el amor mismo no puede llegar siquiera. No, no estoy unido a nadie, ni a la tierra, ni a mis pares, ni siquiera a mi mismo, porque me odio como a nadie he odiado en este universo y me amo como he amado y amo a esas mujeres que me dieron la vida, a las que dieron tanto y cuanto por mí, a las que hice sufrir, a las que me hacen sufrir, a las que me ignoran caídas en su rampante egoísmo.


V (Suenas linda)

Hoy suena cerca a mis oídos un piano lleno de melancólica naturalidad, al fondo un violín austero, muy certero que despliega su mutismo hermoso. Yo no se, no lo se. Es que todo es tan inmenso que no puedo contenerlo, que no cabe ninguna emoción en mi pecho, que ni mi cuerpo es espacio suficiente para ello, quiere reventar, explosionar todo mi ser. Quizás ser esencia y no forma sea el destino de la vida para mi, quizás hoy esta materia no baste para coexistir conmigo mismo, quizás amar y querer sepan mucho mejor dejando de lado toda norma de peso y gravedad.

VI (a media mañana)

Hoy ya es media mañana, y sigue siendo una hermosa para morir, ¿a quién le importa existir si una caricia no puedo palpar tu (mi) rostro? ¿Qué sentido tiene “ser” cuando nada sustenta tus propias emociones? ¿Cuál es la razón para caminar a tu lado si no puedes ver quien soy en realidad? Ninguna. Todo es fatuo, todo cae en un eterno “oblivion”.

VII (cuando desaparezco)

Morir, morir, morir con cada respiro, con cada estimulación espontánea, desvanecerse en esa frondosa capa de dolor que se pliega a todos tus miembros, a todos tus órganos, que exuda con cada mirada, que sonríe con cada respiro, que se mofa con cada aliento. Hay vida en la muerte y hay muerte en la vida. No es una contradicción, es una concesión que por ley natural nos toca a todos sentir y a muchos negar.


VIII (lejos de este mundo)

No quiero al mundo, a pesar que el mundo me quiere a mí; ¿es malo el nihilismo que yo decanto y siento desde que mi mundo es mi mundo? Es como esas tomas típicas en otoño; atraviesas un portón antiguo que da paso a un sendero rodeado a ambos lados por frondosos árboles cuyo camino se encuentra revestido de hojas magras de sonidos chispeantes cuando pases y las ves aplastarse. Es como si en su crujir contuviera toda la fuerza del mundo, todo el dolor, toda la alegría de saberse marchitas, extintas, pero tan hermosas como el hecho de no saber si algo durará por siempre, porque en la duda está el gusto de vivir, la certeza de que algo es, que algo se extenderá hasta la eternidad desplaza el espíritu del hombre, lo vuelve tonto, bobo; la vida no tiene sentido cuando todo está dicho. La eternidad, lo eterno son ilusiones que las personas crean para sentirse aliviadas por la incertidumbre misma de la existencia, la incertidumbre si esto durará, si mañana vivirás, si mañana morirás ¿moriré?

IX (escaso de amor)

No quiero que alguien se voltee hacia mí y me vea con ojos que no deseo; nada es peor que tener tu corazón apartado de alguien a quien nunca le podrás obsequiar la intensidad de su sentimiento (ahora entiendo el otro lado de la moneda). Por eso, mueran, mueran, lo siento, es difícil entender aquello, pero no soy un tipo de pertenencias, pues tan solo siento que pertenezco a mí mismo.

X (con la esperanza desvanecerse al regresar ".")

Hoy es una mañana de primavera ¿sabes? Y la detesto porque me hace sentir mal. Es hermoso pasar por este gris fantasmal de la ciudad y ver a su lado, solitario, las flores menear sus hojas de colores vida al ritmo que el viento les ose retar; cuán maravilloso es andar como un muerto en vida al lado de otros muertos cuyos ojos nunca se preocupan por los demás y ver el rostro de una criatura, un infante sonreír, hacer un puchero, o simplemente, mirarte lindo con curiosidad; qué hermoso es cerrar los ojos y pensar en ese cielo celeste infinito (ese que no es de acá) lleno de esas nubes blancas cristalinas como si fueran copos de nieve, la noche oscura con luna eterna y seductora rodeada de un sinfín de estrellas como eternos acompañantes luminosos que algún morirán, explotarán creando muchas más. Qué trágico es llegar a casa y sentir que todo ello es fugaz.


The real threat (la verdadera amenaza): Un país de “gentes raras”

lunes, 28 de noviembre de 2011



Antes de empezar

Quienes me conocen en estos últimos años saben que siento mucha simpatía por cierto director de un diario capitalino del Perú asociado con la derecha, si, ese que tiene, paradójicamente, por abuelo al fundador de la doctrina socialista en el Perú. Si. Es él y en muchos puntos coincidimos, en otros no (aleluya por eso), sin embargo cuánta razón tiene que el Perú es un país extraño y yo acoto “un país de gentes raras”.

Quienes leyeron la línea anterior, probablemente, se preguntarán “¿por qué?” y no me extraña que se pregunten por qué pues nadie recuerda preguntarse ello. Disculpen la soberbia, pero yo si me acuerdo de preguntármelo y más aún cuando veo cosas de suma importancia y en harto alarmantes.

Rojos como cancha


No hace mucho apareció en los medios de comunicación la noticia que uno de los primos del actual presidente de la República (no vale mencionar su nombre) forma parte activa del mentado grupo “Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales” nefastamente conocido como MOVADEF, y no solo eso, se declaró abiertamente admirador del nefasto líder del antiguo Partido Comunista del Perú – Sendero Luminoso, Abimael Guzmán Reynoso, alias, “camarada Gonzalo”.

Pero esto no es todo. Hay más. Aparecen unos niñatos con pinta de intelectuales balbuceando y repitiendo lo que sus nuevos gurús les dijeron, es decir, que Abimael Guzmán es un preso político, que la guerra interna fue de carácter político y que, por tal, siempre van a morir personas. Luego aparecían haciendo arengas a la libertad de las escorias senderistas al lado de sus nuevos “jefes” maoístas.

Sin embargo, esto llega a un nivel de producir arcadas cuando les escuchas decir que Guzmán Reynoso ya debería ser liberado; sumado a ello, cuando te enteras que hay 360 mil peruanos que han firmado para que este grupo se convierta en un partido “LEGAL” y aún más cuando publican algo que una de las cabezas de otro grupo terrorista de los 80´s Peter Cárdenas del MRTA pronto saldrá en libertad.

Es cierto, el Perú es un país de “gentes raras”.



Legalidad ilegal

Y, está bien, ustedes pensarán que serán un grupo menor que no tendrá convocatoria. Yo no estoy tan seguro de ello. En un país sin conciencia, espíritu ni memoria (la verdadera memoria, no ese cliché inventado por la ONG´s rojoides y caviares) como es el Perú ya tenemos fenómenos nefastos que hoy se mueven dentro de la legalidad con una concha rampante. Está el ejemplo del fujimorismo, ya lo tenemos en el APRA con Alan García a la cabeza (aunque en menor medida) y la historia del Perú del siglo XIX y principios del siglo XX así lo demuestran. No sorprendería que Sendero Luminoso, bajo la fachada legal del MOVADEF, se encuentre en una nueva etapa de su lucha, esa lucha que nunca se han mostrado prestos a abandonar.

Pero, de pasar esto, de pasar SL a la legalidad ¿qué implicaría? ¿Qué los peruanos somos una nación de ignotos? ¿Qué los peruanos no tenemos la capacidad de discernir? ¿Qué los peruanos somos tan masoquistas que después de unos años amamos a quienes nos trataron mal? País de “gentes raras”, sin lugar a dudas.

Esto es tan vergonzoso, y lo digo como peruano comprometido. Es como si un joven alemán dijera abiertamente en los medios de comunicación “Sieg Heil” extendiendo el brazo derecho, este compadre estaría hoy preso porque en el país germano toda apología al nazismo está penada con la cárcel. Por qué, entonces, no hacen aquí lo mismo: proscriban el símbolo del martillo y la hoz, así como el acto de levantar el puño derecho bien cerrado, o el término “camarada”. Todas estas cosas que hacen recordar consciente o inconscientemente a las épocas nefastas del terrorismo, de Sendero Luminoso y del MRTA, estas cosas ¿por qué no las sancionan con la restricción de la libertad?


Y con los antecedentes históricos que tiene el Perú (resaltados líneas arriba) este grupete puede calar, puede emerger, pueden hacer por la vía legal lo que no hicieron por las armas, la muerte, la violencia porque, créanme, este neo senderismo solo ha cambiado las “formas” de lucha, mas no el fondo de las mismas, las mismas que siguen siendo hacer de este un país comunista al mejor estilo de la peor época de la Gran Revolución Cultural Proletaria de China cuando los días de Mao Tse Tung, una exageración del modelo stalinista (y no hace falta ahondar en qué se funda ese tipo de sociedad) es decir, un gran gulag andino.

Esto se condensa en que, si para algo son buenos los comunistas, es para lavar la mente de las personas, sobre todo para aprovechar el idealismo espontáneo de la juventud y Sendero ha demostrado ser grande en este accionar, sobre todo, teniendo como foco y punto de captación las universidades nacionales donde su prédica jaló jóvenes explotando el ánimo rebelde, las problemas sociales, mostrándoles como realidad vertical que viven bajo un sistema cruel, inhumano y opresor donde el comunismo y la revolución son los únicos caminos de transformar el mundo hacia uno mejor lleno de paz, fraternidad, igualdad y justicia para todos. Hermosos pensamiento, claro que sí, pero que en la realidad solo han dibujado la desaparición, la represión inmisericorde, la muerte de cientos de miles y millones de seres humanos, el atraso y estanco de en cuanta nación esta “idea” haya logrado triunfar.

Y no dejemos de lado la mística, el sentido de pertenencia a algo superior y más sublime que ellos mismos, el ideal libertario que saben insuflar, canalizar y aprovechar en una sociedad, en un mundo que, precisamente, carece de valores, de identidades nacionales definidas, de ideales derechos o errados es un caldo de cultivo propicio para este tipo de proclamas degeneradas recubiertas bajo el manto una mentira de ensueño.

Haciendo memoria, “kids”

Cuando pasan estas cosas, siempre es oportuno hacer un breve recordatorio de cómo se dieron las hechos:

En 1980, el Partido Comunista del Perú – Sendero Luminoso inicia su accionar terrorista (que a nadie le quepa la menor duda de esta calificación, porque LO ES, TERRORISTA) en el poblado de Chuschi, región Ayacucho quemando ánforas dentro del marco de las elecciones generales de dicho año (tras doce años de dictadura militar de izquierdas), este se conocería por los propios senderista bajo las siglas de ILA o Inicio de la Lucha Armada, Durante dos años, SL dominó, casi en su totalidad, Ayacucho hasta el ingreso de las Fuerzas Armadas cuando la subversión se repliega a otros escenario de las sierra y ceja de selva.

De importancia es mencionar que desde sus comienzos, Sendero Luminoso tuvo la intención de desangrar a la nación, de provocar genocidios no solo ellos, sino de exasperar los ánimos de las fuerzas de seguridad para que cometieran estos actos, de aislar a las poblaciones, de destruir sus actividades productivas, de asesinar a sangre fría, diezmas a poblados casi en su totalidad, bajo la premisa de llevar al colapso al país para ellos alzarse como la única fuerza política capaz de salvar al Perú e instaurar el comunismo en estas tierras.

De esta intentona de extrema izquierda perdieron la vida alrededor de 70 mil peruanos durante los 20 años que duró la barbarie (1980 – 2000) muchísimos más de la mitad de estos perdieron la vida en manos de Sendero Luminoso, otro porcentaje menor pero considerable a manos de las Fuerzas del Estado (que tienen responsabilidad en los “excesos” que se cometieron y deben ser juzgados, pero, contrario al mainstream caivar y ONG, esto no fue una política impulsada por el Estado, sino producto de la situación que SL le planteó al país, que son cosas totalmente diferentes. Sin embargo, los responsables de los excesos deben ser juzgados y debidamente condenados) y otro margen menor al MRTA. De esto tampoco se olvide que hay voces que han logrado distorsionar la realidad de los hechos e, incluso, llegado a decir que fue el Estado quien tiene bajo sus hombros la responsabilidad de la mayoría de los muertos (¿cómo es posible esto?). Una vez más, el Perú es un país de “gentes raras”.

The kids aren´t allright

De los chicos que vi en el reportaje; en lo personal, no creo ser quien para criticar a estas personas. Es verdad que sus convicciones están, obviamente, distorsionadas, degeneradas, pero puedo entender hasta qué grado los jóvenes de espíritu débil, sin una identidad o afinidad con lo que les rodea, con su nación, con su entorno, con tantos vacíos respecto a lo que deben hacer, busquen dejarse impresionar por alguien que les diga “esto es así y esto es asa, esta es la verdad” (esto demuestra que siempre los humanos necesitamos una guía, que los niños necesitan normas, reglas y quién les diga qué hacer para que cuando grandes desarrollen la capacidad consciente de discernir y elegir. Este no es el caso) no se les puede reprochar no porque sean inocentes, sino porque son impresionables y demás buscan darle un sentido a sus vidas que, quizás, nunca lo hayan tenido y, sin embargo, las ideas se combaten con las ideas y en eso, necesario es que la juventud, esa poca con algo de conciencia, memoria y reflexión les haga ver lo errado que están.

No se niega la convicción que cada uno puede tener (si es que la tuvieran, claro) pero tampoco es venir a repetir cual borrego un discurso transformado para hacerlo nice, cute, In a esos jóvenes deseosos de sentir que forman parte de algo en un mundo donde nos dicen que las naciones son solo líneas imaginarias, que todos somos iguales, que no hay diferencia entre pueblos, cuando SI LA HAY. He allí que se encuentra buena parte de este problema, he allí una de las raíces de todo este follón.

No!

Esta es, mis queridísimos pocos lectores (qué cursi suena eso, pero me gusta cómo se lee) la verdadera amenaza, “the real threat” del país, y no es una exageración como en algún momento algunos amigos de alas zurdas comentaban (si hubiese sido un grupo de derechas no dirían lo mismo, estoy totalmente seguro). Se vuelve una amenaza con la sola intención de pasar a la legalidad, que hayan podido recoger en tan corto tiempo (desde 2009) 360 mil firmas y que, abiertamente, no se muestren deseosos de cambiar sus postulados ideológicos e intenciones. Eso es toda una amenaza para todo peruano que se crea digno de llevar tan hermoso gentilicio.

No permitamos que nosotros mismos nos sigamos viendo como un país de “gentes raras”.



Soy, básicamente, un hombre (como si lo escribiera un misógino)

lunes, 21 de noviembre de 2011


Cuando un hombre se deja llevar mucho por sus emociones entonces es visto con ojos de extrañeza, como si no lo fueras solo por mostrar algo de sensibilidad; si te muestras muy animal, muy espermático entonces eres sucio, vulgar, cochino, una decepción. Bueno, es una decepción que un hombre genere tamaña incomprensión.

Y no es que como dicen las del otro bando que un hombre es más simple de entender. No pienso lo mismo; hay una gran complejidad que ni nosotros mismos logramos dominar, controlar, entender, mucho peor las mujeres que, por lo general, parecen bastante sumidas en que uno se ponga en sus zapatos mas ellas hacerlo por nosotros no es algo que se arriesguen, siquiera, a contemplar.

Cuánto asco y repulsión siento cuando conozco, me acerco a una mujer, a una chica, a una tipa que solo se pasa sus días queriendo que todos giren en su entorno, hablando de sus cosas como si estas fueran las únicas de las cuáles conversar, a esas que buscan ecos y no propuestas. Siento arcadas, siento que todas son vacías, ni una erección, ni una parada de pito me generan de solo saberlas así, frívolas de sentimientos compartidos, escasas de feedback, ineptas en reciprocidad.

Estoy hastiado, asumo, y se que muchos como yo lo están de toparse como muchas así; diera la impresión que ahora todas han salido de este modo, no lo se. No negaré que con los años me he vuelto un coqueto encantador; hasta, a veces, me resulta increíble verme como el tímido de antaño y ahora un conversador de labia eficaz. Creo que esto me llevará a la cama con muchas en reiteradas ocasiones; entonces, aparece esa desazón de no sentir una conexión más allá de lo visual, externo y cierto rasgo personal atrayente pero que, en el fondo, no me llena, no me satisface, no me importa, me aburre, lo desecho, lo dejo atrás, no por el ánimo de jugar con alguien, sino por razón que todas ellas saben igual, a un plato vistoso que puede llenarte de momento pero que pasadas unas horas te das cuenta que no cumple su función, porque es un engaño, una fantasía que con el tiempo y mientras la vas conociendo, se va cayendo.

Es por eso que ahora la palabra amor se me ha vuelto una aceptación de algo que no pasará (y con esto no hablo de toda la vida, sino de algo específico y concreto) así que me mato la vida tratando de buscar algo, alguien que pueda semejarse a ello, pero juego y juego; más esos juegos fatuos, sosos me resultan; así que regreso a mi casa sonriendo pero sintiendo vacío emocional, espero que no haya nadie, prendo mi pc y miro algo de toda la pornografía que tengo acumulada; me corro la paja para mitigar o retraer ese impulso amoroso junto con esa necesidad erótica que no encuentran el lugar ni la persona ideal con la cuál liberarse. Entonces, un monitor, unos gemidos fingidos y unas vulvas pomposas se transforman en una forma de terapia seminal, y yo solo digo que eso no me vuelve loco, sino más deseoso.

Y me duermo sintiéndome la perra de estas esas chiquillas y chicas tontas que voy conociendo. Soy lo que soy pero con ellas soy la dulzura hecha miel. He aprendido a ser lo que ellas quieren que uno sea y, cuando puedo, atino a crecer conforme ello sucede. Las chicas, tan egoístas como ellas solas, tan ensimismadas en su egoísmo, en sus tonterías de mujeres nunca se ponen a pensar que solo “me escondo detrás de una sonrisa y ojos comprensivos”. Eso es ser un mierda, pero vamos, las quiero porque me generan una emoción, incompleta, si, pero emoción al fin y al cabo, y por eso las quiero y por eso siempre las querré y por eso siempre me gustarán y por eso siempre querré besarlas y por eso siempre querré tomarlas. No soy un semental, ni tampoco el “macho” follador, ni mucho menos, pero he aprendido, lentísimamente, a aprovechar las ventajas que la “naturaleza” me dio, y no hablo de mi pene, por si acaso, porque este es de un tamaño bastante estándar, nada trascendental de forma.

No es tan fácil vivir en el mundo cuando eres un hombre, sobre todo cuando eres hombres y vives acompañado de mujeres con mentes y cuerpos tan etiquetados, estigmatizados como el de las mujeres de hoy, cogidas por el cerebro y por atrás a querer jugar a ser intocables, con el complejo de siempre querer demostrar que son mejores que los hombres, siempre compitiendo contra ellos poniéndose en rivalidad con nosotros sin que a nosotros nos interesara porque, en el fondo, solo queremos dos cosas de ellas: sus cuerpos y sus corazones; pero ellas quieren ser más que nosotros cuando no lo son ni lo podrán ser porque, en definitiva, somos totalmente diferentes y, sin embargo, su complejo no las hace ver más allá de ello. A mi me da risa. No siento que una mujer sea igual a mi, ni que yo sea igual a una de ellas pues somos distintos y eso es rico; en esa diferencia se basa nuestra convivencia, nuestra atracción, nuestra preservación. El sexo es una muestra de ello: fornicar es un acto natural que muestra cuán diferentes somos y debemos ser.

Si, hoy me siento rechazado, como una canción desolada para corazones rotos, no resignado, mas si compungido hasta los huesos, si, esos huesos que de cuando en cuando me hacen recordar lo frágil que cada día se torna mi organismo, entonces esa sensación de vacío, desamparo, de no satisfacer el sentimiento que es desairado educadamente, pero desairado al final de cuentas, entonces regreso a mi máquina, me pongo a escribir algo con la cabeza llena de semen, como si estuviera ebrio, como si el vino hubiese afectado mis sentidos, pero es mi testosterona que se siente quebrantada la que obnubila mi animosidad y me vuelve una verga flácida y ansiosa de desfogar, y me pongo a escribir cosas que, a lo mejor, solo yo entiendo, que otros u otras se dirían “pero ¿de qué carajos habla este chalado?”, pero es así. No soy el mero sujeto con algo que le cuelga entre las piernas, hay más sustancia en mi que ello, de eso si me puedo jactar. Y cuando haya acabado, buscaré alguna foto “guay” en alusión a un falo para ponerlo de foto de inicio como nuevo post en mi blog (este donde ahora lo lees) entonces lo publicaré y luego buscaré un poco de porno, para masturbarme, una vez más y soslayar mi depresión emocional y retraer, diciendo una vez más, mi impulso amoroso y mi deseo erótico.

Una temporada todo menos perfecta

miércoles, 9 de noviembre de 2011



Octubre ha sido un mes bastante movido, un mes en donde por diversas razones, este redactor se ha visto obligado a no publicar nada, y es verdad.

Lo primero a destacar son los asuntos laborales que, aunque no quiera, se alzan en la prioridad número uno y te absorben el tiempo que no quisieras que fuese así. Un mes en el cual no he tenido ni tiempo, ni espacio, ni cuerpo, ni mente para salir, escribir, en fin, muchas cosas. Es la razón principal, de ello no hay duda.

La segunda no es otra sino si no mis estados de ánimo, siempre volátiles, siempre cambiantes, no inestables, pero si alterables, volubles, fugaces, nada eternos, nad
a perennes. Puede decirse que octubre coincidió con mi habitual depresión, esa que nunca falta, que siempre está allí para hacerme recordar quien soy; y la otra son esos estados sentimentales, subliminales que se meten en los pensamientos y emociones, o esas reacciones instintivas que uno realiza sin pensar o medir, pero se dan y punto, hieres a uno a dos, a cercanos y lejanos y no te diste cuenta de ello, sin intención, sin premeditación, pero no hay vuelta que darle, solo decir las cosas como son, disculparse, cargar con la culpa y seguir adelante. Golpearse el pecho todos los días y sentirse miserable hasta el cansancio no ayuda, por el contrario, estorba. No se si alguno de mis poquísimo lectores entienda esto último, pero que más da, si les ha pasado, a lo mejor lo entiendan, si no, pues ya lo experimentarán.


Pero bueno, el asunto de este pequeño post no es hacer un monólogo de cosas que no estoy interesado en relatar ni explicar, mucho menos un mea culpa pues no la tengo. Solo una explicación del por qué la ausencia. Sin embargo, no tengo ganas de escribir, estoy cansado, me siento mal, fatigado, extenuado, sin fuerzas, sin ganas, de ratos hasta asexuado; quiero dormir o perderme en mis adicciones o penurias (y eso no es dicho a modo poético o subliminal). Y ya no quiero escribir.

Antes pensaba que no escribir en este blog era una muestra de desatención, no tanto para los “lectores” pues no me importan mucho, más con el hecho de m
antener un blog en pie, después de tres años, creo que sería una falta de respeto a este espacio que pude construir (una de las pocas constancias en mi vida) malo que bueno, con las cosas que a mi me interesaban desde un punto de vistas personal.

Ahora creo diferente. Creo que escribir es importante, pero cr
eo que no es el único medio de mostrarle respeto y dedicación a este espacio. Y eso es precisamente lo que deseo hacer, dejar de escribir (porque por ahora no me nace hacerlo) pero informar con otros medios (para eso bien sirven, enlace, videos, etc, etc, etc.)

Ser blogger no es solo una moda como muchos la toman. En los personal, ser blogger tiene cierta responsabilidad, sobre todo con qué publicas, cómo lo publicas y cuáles son los periodos de publicación, de lo contrario, esto termina siendo un trend que muchos cogen pero pocos continúan.


Related Posts with Thumbnails

Worldwide Visitors