Una pequeña historia sobre comunistas (PARTE V)

sábado, 31 de julio de 2010


La península de Indochina a comienzos de los años 70`s se había independizado del dominio colonial francés para muchos años después dividirse en tres países: Vietman, Laos y Camboya.

El primero de estos de encontraba en una guerra sangrienta y cruenta entre la guerrilla comunista liderada por Ho Chi Min en el norte contra el estado vietnamita y las fuerzas de Estados Unidos asentadas en el sur del país. Por otro lado, Laos se encontraba sin novedad alguna. Camboya, se encontraba en una situación convulsa con un rey que se mostraba neutro a la guerra contra Vietnam, cosa que originó la ira del gigante del norte; tras esto un golpe militar pro estadounidense derroca al rey y el 1975 los comunistas camboyanos, que se hacían llamar Khmer Rouge (Jemer Rojo, en alusión a la antigua cultura Khmer) se hacen con el poder en 1975.

Cuando el Khmer Rouge llegó al poder de la mano de su carismático líder, Pol Pot (que viene a significar algo como “El Primer Camarada”) lo primero que hicieron fue cambiarle el nombre al país por “República Democrática de Campuchea”. Hasta el momento todo parecía en orden, todo parecía que iba a cambiar. Y lo hizo, pero no una manera que los camboyanos jamás pudieron imaginar.

El siguiente paso fue reorganizar la sociedad con miras a crear una distante de los vicios y defectos de la sociedad pos colonial. Para ello entraron en todas las ciudades y obligaron a los ciudadanos a dejar sus casas para ser trasladados a campos comunales donde trabajarían la tierra.

Luego, se les ocurrió la grandiosa idea de abolir y eliminar el dinero para esta nueva sociedad implantando un sistema de trueques.

Posterior, pero no mucho, a ello, se decreto que la enseñanza, la lectura, serían prohibidas en todo el país bajo la sabia idea que la nueva sociedad nacería de la pureza de los analfabetos. Y es aquí donde empieza el verdadero terror.


Las una vez escuelas servían ahora como casas de tortura, campos exclusivos para torturas, porque si en algo se diferenció Pol Pot de otros genocidas como Stalin, Mao o Hilter, fue que no había reeducación, ni tampoco penas de por vida con malditos trabajos forzados y torturas diarias, NO, en la Camboya del Khmer rojo comunista cualquier leve indicio de traición tenía una sola sanción: la muerte, pero claro previa tortura, para lo que los comunistas camboyanos fueron, especialmente “hábiles” (si cabe el término), un sadismo que rompe con todo lo antes escuchado, con lo natural, incluso con las características propias de regímenes como este. Incluso llegando a crear “arte” donde se escenificaban tales torturas con total desparpajo, como si de algo de lo que sentirse orgulloso mostrar se tratara.


Una ideología fanática y fundamentalista que llegaron al extremo de poner en la cámara de torturas a niños de menos de 10 años que fueron tratados como traidores, enemigos del pueblo, seguramente torturados y asesinados como cualquier cosa. Y si esto ya es de por sí espeluznante, los comunistas del Khmer Rouge prestaron particular meticulosidad en registrar y fotografiar a sus víctimas antes y después de muertas.

Este régimen que envió a la muerte a 2 (DOS) MILLONES de seres humanos y que condenó a toda una generación de intelectuales y artistas (pues se consideraba traición el simple hecho de saber leer, hablar otro idioma e, inclusive, llevar lentes, pues se creía que estos eran sinónimos de intelectualidad válidos para una muerte segura) y a una población la hizo retroceder en el tiempo abriendo heridas que aún no cierran en la sociedad camboyana.


A continuación presento dos videos: El primero sacado de un documental colombiano in situ (Camboya) con declaraciones de los sobrevivientes de esta barbarie y con imágenes que demuestran lo que fue este genocidio. Y el otro es un video armado en base a otros que habla sobre la tragedia de manera un poco más explicativa, es decir, las causas, razones, etc.

Muy aparte de decir que esto produce el comunismo, es bastante chocante como una persona, una ideología, fuera la que fuera, puede llegar a tal punto de verticalidad, de estupidez capaz de hacerla involucionar y no contenta con ello condenar a toda la población a torturas, hambruna y la muerte.


Esta debe ser una lección para la historia.

















Una pequeña historia sobre comunistas (PARTE IV)


Recuerdo que cuando niño vi por la televisión de mi país (ya no recuerdo el año ni que edad tenía, solo se que era de noche) el asesinato de una persona que, según dicen, había sido un mal gobernante, que había sumido en la pobreza y la miseria a su gente, y que esta, harta de tantas maldades decidió revelarse y matarle. Por ese entonces su nombre me parecía indescifrable ¿qué gente tan rara se pondrá apellidos y nombres tan raros y cuánto más raros de grabar para el placer de muchos la muerte del una vez amado líder? Ese hombre era Nicolae Ceaucescu, dictador comunista con ínfulas de rey de un país de Europa Oriental llamado Rumanía.

El siguiente documento fílmico se titula “Nicolae Ceaucescu: El Rey del Comunismo” a primera vista uno pensaría que este título se debe a que fue uno de los más grandes abanderados de esta ideología. Pero no es así. El epítome de “rey” deriva que durante su gobierno/reinado, Ceaucescu trató a su pueblo como si fueran vasallos y esto no lo digo de manera despectiva, sino todo lo contrario.

Y no creo se exagere cuando se ponga a Ceaucescu y su mujer Elena como reyes de una Rumanía pobre y comunista (qué incompatible resulta hablar de comunismo y tener gobernantes que actúan como monarcas, eso demuestra, una vez más que el comunismo no puede ni podrá moldear un hombre nuevo pues es débil en comparación con la naturaleza de todo ser humano) Esto se evidencia en el fastuoso palacio diseñado por ellos para residir, legislar y gobernar; un palacio que, hoy por hoy es el más grande del mundo (vaya contradicción).

Sin embargo, todo régimen despótico por muy amado que haya sido por su pueblo, al final, siempre termina volviéndose un drogadicto del poder, un necesitado de más dosis de amor popular, a pesar que este pueblo ya empezase a mostrar claras señas de descontento. A esto, sumémosle que la economía comienza a colapsar, que el paraíso comunista prometido por el caudillo rojo pareció pronto llegar y se comienza a desmoronar.

Ese fue Nicolae Ceaucescu. Un hombre con carisma, un hombre que no dudo haya amado al pueblo rumano, que no dudo haya deseado y hecho en la medida de sus capacidades lo mejor para demostrar al mundo y sobre todo a la Unión Soviética que ellos podrían construir su propio modelo de socialismo sin el asistencialismo de los amos del Kremlin; pero que con ello, se creyó las historias de viejos héroes nacionales y se vio así mismo como el escogido para salvar a su nación y ser el nuevo abanderado del movimiento comunista.

No negaré que desde aquella primera vez que escuché su nombre emparentado con su final, su figura me ha cautivado y de alguna manera lo sigue haciendo pues, de todos los sangrientos asesinos comunistas, dictadores y déspotas genocidas, Ceaucesu es uno de los pocos que a pesar de su megalomanía tuvo, al menos por un tiempo la verdadera e idealista conciencia de cambiar el rostro de su nación y llenarla de orgullo-

Este no es un homenaje, sino solo una pequeña acotación.

Y, en todo caso, aún sigo pensando que los rumanos son raros, porque tras el muy amargo final de su antiguo líder, del mal gusto de final su fusilamiento y mostrar su cadáver sangrante ante cámaras, hoy por hoy, este país sigue sumido en la pobreza, y en tanto renegaban de sus viejos jerarcas rojos el partido con mayor representatividad es el comunista, mientras el segundo es un partido nacionalista que reivindica la figura del odiado dictador.


Un país de “gentes” raras, sin duda.














Una pequeña historia sobre comunistas (PARTE III)


Dentro de mis planes no estaba pensado poner una continuación a lo que sucede en el último bastión del sacrosanto comunismo/socialismo, Corea del Norte. Sin embargo, al ver este gran reportaje de la televisión española no he podido evitar considerar como “importante” compartir este documento y mostrar la “bizarra” sociedad que en dicho país se ha construido.

Creo que es importante resaltar que este material titulado “Servirás al líder sobre todas las cosas” es un el nombre apropiado para lo que sucede en este mundo socialista creado a imagen y semejanza de unos gobernantes que dan cara a la realidad que vive su pueblo y llenan sus copas de caro licor pensando en su infalible semidivinidad, en lo poderosos que son, en las manifestaciones, marchas y danzas obligadas que recibirá de su pueblo, un pueblo que no tiene nada sino espasmos de histeria colectiva ante la frustración y temor que una sola palabra que no concuerde con el dogma establecido los podría condenar a aquellos campos de concentración donde no solos ellos, sino también su familia entera (y tres generaciones más) vivirán y morirán peor que los animales que son llevados al matadero.

Este reportaje tiene una óptica bastante crítica. A pesar de ello, trata de buscar no solo lo que todo el mundo dice respecto a este país, sino buscar la otra cara, esa que nadie conoce, pero estos deseos caen en saco roto cuando a tu costado tienes a un agente del régimen que te dice a cada momento “esto se puede filmar” “esto no” o decirle a cualquier transeúnte abordado por el reportero que se aleje, y estos con una falsa sonrisa amical no hacen sino desaparecer cuanto antes.

A pesar de un país donde la vida, la cultura y el arte están dominados por un realismo socialista digno de la propia Rusia stalinista, lo cierto es que Corea del Norte, la sociedad, las personas, la vida que muestran al mundo es un crudo retrato surrealista de un mundo inventado por un despótico y anquilosado líder que construye enormes carreteras que no son usadas por los simples ciudadanos que hasta ahora se movilizan en bicicleta, sino para el uso de tanques y aviones militares.

Este documento, a diferencia del anterior que era de investigación, nos muestra a la Corea del Norte tal como se la presentan a los turistas, con esas paraditas a museos intrascendente donde se muestran las sillas, mesas, platos, cubiertos que el “histórico líder” Kim Il Sung alguna vez asura en su vida. De esos 18 mil libros que le adjudican, de esas hiperbólicas estadísticas en las que se dice que en Corea del Norte una casa de construye en un poco más de 4 minutos, en un país en cuyo escudo, aparte de la hoz y el martillo, han agregado un pincel para identificar a los intelectuales con la revolución, cuando lo que en verdad existe son panfletarios y propagandistas de dicho régimen.

No negaré que me quedé un poco pasmado al ver las imágenes de dicha sociedad, de esa sociedad tan lacónica y poco entusiasta donde, y esto no es exageración, las personas, norcoreanos o extranjeros nunca, y con mayúsculas, NUNCA, deben dar la espalda a un retrato donde aparezcan cualquiera de los dos dictadores del país asiático. Es de suponer que un norcoreano, de inmediato iría a los satíricamente llamados “Campos de re-educación”, sin embargo, a los extranjeros, sin ninguna explicación los acomodan de la manera correcta de cara a ambos líderes.

Hace justeza el reportero cuando compara a esta nación con Oceanía descrita en la obra maestra de George Orwell “1984”. No hace falta tener dos dedos de frente para darse cuenta lo que esta nación hace con su pueblo, no hace falta tener dos dedos de frente para darse cuenta que esta realidad, en menor o mayor escala ha sido la constante de todo los regímenes comunistas/socialistas, no hace falta tener dos dedos de frente para darse cuenta que esta es una sociedad injustamente vuelta ignorante, no hace tener dos dedos de frente para darse cuenta que si esto es comunismo pues, vaya la libertad en la tierra de los trabajadores, sin clases, donde reina la prosperidad universal.





















Totally supports for the mass killing of kommunist scum!

Una pequeña historia sobre comunistas (PARTE II)

viernes, 30 de julio de 2010


Las opiniones en Occidente y, en casi todas partes del mundo concuerdan en calificar al régimen comunista norcoreano de Kim Yong Il es uno de los últimos gobiernos despóticos, autoritarios y genocidas que existen en la actualidad (con ello también a muchos califatos árabes que, no tienen el status criminal de su contraparte asiático, pero pasan desapercibidos dado que son grandes aliados de los Estados Unidos) y que su líder es uno de los últimos tiranos del mundo moderno.

A pesar de ello, a pesar de la cada vez más seria amenaza nuclear que representa Corea del Norte, a pesar que es un secreto a voces que este es un régimen donde se viola los derechos humanos de sus propios habitantes, donde se mata de hambre a millones de personas (quizás adrede, quizás por una pésima dirigencia económica) y donde hay grandes indicios que se hacen experimentos químicos y biológicos en humanos para crear y desarrollar armas del mismo tipo.

Sin embargo, ¿Cuánto sabemos de Corea del Norte? ¿Cuánto hay de verdad? ¿Cuánto hay de mito? ¿Cuánto hay de farsa? ¿Son en verdad víctimas de un enemigo capitalista que aún desea invadirlos tras la guerra de los años 50? O simplemente ¿Son una nación presa del miedo, el odio y la ignorancia impuesta por sus nada ideológicos líderes que con tal de seguir enquistados en el poder han llevado el cementerio social e intelectual a toda una nación que aún no entiende las formas del libre pensar y vive parametrada a los designios de un partido vertical y un “gran general” tan semidivino como brutal?

Acabo de ver un muy pertinente documental inglés sobre este tema, pero desde el mismo lugar de los hechos, es decir, desde dentro de la propia Corea del Norte. Se llama “Corea del Norte: Acceso al Terror”

Debo decir que me parece un documental a la altura de una situación tan delicada como la que concierne al mundo con Corea del Norte y con el sufrimiento de la población de este país.

En este honesto material podemos ver tanto las versiones oficiales del gobierno comunista, como la de otras personalidades del ámbito diplomático del mundo.

Pero eso no es lo más relevante del documental pues son opiniones predecibles, que dan legitimidad al trabajo. Lo verdaderamente resaltante de este documento son los testimonios de norcoreanos que lograron escapar de ese gran campo de concentración entre China y Corea del Sur. Los testimonios son verdaderas historias de horror que ningún guionista ducho del cine gore podría siquiera imaginar. Así mismo, las declaraciones de un ex soldado norcoreano destinado a uno de los campos para prisioneros políticos, de cómo la muerte, la brutalidad y el sadismo eran el pan de cada día.

Pero eso no queda allí. El documental presenta una prueba fehaciente, un documento oficial del gobierno norcoreano donde se entrega a unos de los prisioneros político para que sirva como “conejillo de indias” para uno de los experimentos químico-biológicos que este país viene realizando y que a pesar de ser un Vox Poppuli ni Corea del Sur (que está más interesada en mantener su economía intacta, las misma que se vería afectada con la ola de norcoreanos inmigrantes) ni potencias occidentales como Estados Unidos (cuyos únicos reclamos ante los comunistas es que dejen de desarrollar tecnología nuclear obviando los derechos humanos de millones de personas, cosa que no está en agenda) hacen nada al respecto.

Espero que los que vean este documental tomen conciencia de esta delicada situación y se den cuenta que este es el verdadero rostro de todos los regímenes comunistas/socialistas una vez enquistados en el poder; que esta es una ideología que está en contra de todos los procesos históricos y sociales, que está en contra de la naturaleza del ser humano y por tal, nada progresista.

No es sino una ideología
ANTI-HUMANA.


















Una pequeña historia sobre comunistas (PARTE I)

jueves, 29 de julio de 2010


Hacía mucho que no veía documentales tan vehementes, pero no por esos escasos de verdad.

Buceando por ese amplio universo dentro de la red llamado “Youtube” me topé con este documental transmitido por “The History Channel”, supongo que ya hace bastantes años.

El documento es simple y trata sobre las masacres perpetradas por los “buenazos” de la Unión Soviética antes y durante los primeros años de la Segunda Guerra Mundial.

No hay lugar a dudas sobre la tendencia del documental que no es meramente informativo, su intención, clara y sin esconderlo, es denunciar los crímenes del comunismo, la apología anticomunista sustentada tanto en el factor emotivo e impactante de las imágenes así como lo valedero de los datos, oficios y comentarios de especialistas e historiadores expertos o duchos en el tema.

No puedo dejar de sentirme consternado con el holocausto que se cometió en nombre del socialismo con el pueblo ucraniano entre 1932 y 1933. Solo basta decir que los comunistas rusos dirigidos por el genocida más grande de todos los tiempos, Iosif Stalin, ordenó que se cortaron el suministro de alimentos a los ucranianos, una vez ocurrido esto como la policía política soviética, por ordenes del mismísimo “glorioso camarada Stalin” prohibieron a este pueblo buscar, conseguir y comercializar alimentos. El resultado:
7 (SIETE) MILLONES DE MUERTOS en tan solo un año (ni los nazis asesinaron a tantos en tan poco tiempo) lo que demuestra la simpleza efectista de los métodos socialistas para crear una nueva sociedad sin clases, un hombre nuevo, una mundo donde reine la paz universal.

A pesar de todo esto, que de por sí ya resulta revelador (para los que sabemos de esto es solo un recordatorio; pero para la gran mayoría que lo ignora será un baldazo de agua fría y una bofetada silenciadora para todos los “parasites” que se escudan bajo el martillo y la hoz como idea y acción libertadora) este material audiovisual – que considero histórica y reflexivamente importante – tiene un plus como aquél dato, siempre ampliado a cada instante de cómo el socialismo soviético y el Nacional Socialismo alemán tienen raíces propias, semejanzas que uno nunca hubiese podido imaginar e imágenes que prueban que estos regímenes genocidas (uno más que el otro, claro está, pero en esencia lo mismo) no solo se acercaron estratégicamente, sino que colaboraron estrechamente en objetivos comunes y sobre cómo planearon dividirse el entonces panorama político europeo previo a la SG II.

Sin más preámbulos los dejo con el documental “La Historia Verdadera de la Unión Soviética”




















Totally supports for the mass killing of komminist scum!!!!

La Infame Ley de Arizona

domingo, 25 de julio de 2010

Borders

Ya hace un par de meses que se viene hablando de la tan mentada “Ley de Arizona”, supuestamente un mecanismo que servirá para endurecer la ya de por sí dura política migratoria del país del norte.

Muchos han sido los países que se han manifestado en contra de la mencionada ley; entre estos figuran, obviamente países de la región Latinoamericana pues, es por el Estado de Arizona por donde se registran los índices más altos de inmigración ilegal.

¿Por qué tanta controversia?

En teoría, la ley le da la facultad a las fuerzas policiales a arrestar a cualquier persona por cuyo aspecto sea, presumiblemente (y este término incluye la redacción de la ley), de origen no estadounidense, es decir, ya sea latino, árabe o asiático, de manera arbitraria, ser interrogada, encarcelada, procesada y condenada en el fuero penal bajo cargos criminales con penas de hasta 5 años.

El código de la ley es SB 1070 pero es comúnmente conocido como “Ley de Arizona” dado que fue en este Estado donde fue redactada y llevada a su normal proceso para aprobación y funcionamiento, el mismo que (de aprobarse) debería entrar en vigencia a partir del 29 de julio próximo.

Los usos políticos de la 1070

Sin embargo, y a pesar de haber polarizado a diversos sectores no solo de Arizona sino de Estados Unidos, ha llevado al autor de la mentada ley, Russell Pearce a señalar que no darán el brazo a torcer para lo que califican como el “cumplimiento de los derechos civiles y el mantenimiento del orden”. Declaraciones un poco demagógicas si tenemos en cuenta dos cosas:

La proximidad de los próximos comicios a realizarse en noviembre del presente año hace de este un tema rico en explotación en lo que respecta a votos y hacerse ver a muchos abanderados como los destinados a poner orden en temas tan sensibles como este.

Y segundo, que la grave crisis económica que sufre los Estados Unidos, aquella que ha golpeado a varios sectores sociales hace una predica consecuente buscar chivos expiatorios, en este caso los inmigrantes, aduciendo que el Estado gasta millones de dólares en su manutención, en su búsqueda, el hecho que sean una mano de obra barata quitando trabajo a los nativos y hasta su extradición.

Estos temas son caldos de cultivos que en épocas de vacas flacas pueden conllevar a resultados fatídicos como a soluciones draconianas por parte de personajes o instituciones con poca capacidad de gestión y/o con mucha bilis hacia cierto grupo social. Y ya sabemos lo sensibles y paranoicos que se han vuelto los estadounidenses a partir del 11 de setiembre.

Todos aquellos que deseamos cruzar

Sin duda, de aprobarse y aplicarse esta ley, alrededor de un 11 millones de indocumentados serían puestos bajo amenaza, y a eso sumémosle que habrá miles más que por casualidad, a pesar de su legalidad, pasarán el mal momento de ser abordados con todo el despotismo y cizaña de la policía estadounidense. Simplemente, una medida draconiana, que no está basada en un criterio lógico sino más bien en una desesperación ante un problema que no pueden controlar.

Para esto muchos plantean una reforma migratoria, pero los intentos por llevar a cabo una legislación coherente han sido nulos hasta el momento, y la tendencia es a mantener la actual legislación o ha endurecerla aún más.

Estar con todos y con nadie

En lo particular, opino que la mentada ley es exagerada, desesperada, pero responde no al sentir de unos cuantos, sino a millones de estadounidenses que ven amenazada su vida en sociedad, su trabajo e inclusive su seguridad por las hordas de migrantes que día a día cruzan la frontera en busca de una vida mejor de la que llevaban en sus países, unos tantos lo logran, pero otros muchos simplemente o entran en la delincuencia o siguen en ella (tal como en sus países de origen) convirtiéndose en la escoria, en el rostro negativo de los llamados “inmigrantes” siendo que por estos muchos de los sacrificados deben pagar insultos, persecuciones, tratos peyorativos y demás vejámenes.

A pesar de no estar de acuerdo con esta arbitraria ley, tampoco lo estoy a las declaraciones hechas por el presidente del Parlamento Andino, Wilbert Bendezú quien declaró que con esta medida se pone en “peligro la estadía de miles de migrantes indocumentados”.

Comparto su preocupación, pero no comparto el sentido de sus palabras puesto que (y es a mi parecer) está avalando la inmigración ilegal con tales argumentos de forma (aunque quizás de fondo no sea esa su intención) lo cual me parece aún tan condenable como la ley en si pues demuestra una falta de responsabilidad por parte de los gobernantes de los países involucrados y sus políticas de desarrollo.

Si bien es cierto que los Estados Unidos debería abogar por una reforma migratoria, es cierto que no todo depende de este país, sino de las naciones cuyos habitan migran masivamente a conseguir las oportunidades que en sus lugares de origen el Estado no les puede dar y en otros casos no les permite acceder.

Pero, y seamos honesto ¿quién quiere en su país gente ilegal, indocumentada, que vienen a probar suerte que, en muchos casos quita trabajo a otros que lo merecen, a muchos que serán tan o más delincuentes como lo eran en sus países? Creo que nadie; y desde ese punto de vista es comprensible el pavor que los norteamericanos tienen hacia los migrantes. Y no es para menos. Sin embargo, eso no justifica las medidas arbitraria y sin sentido que hoy desean con tanto tesón aplicar.

La cuestión es…..

La pregunta que debemos hacernos es ¿qué pueden hacer los países involucrados para evitar que sus ciudadanos se vayan de sus países pudiendo desarrollarse y forjar un futuro para sus familias?

Muchas podrían ser las respuestas, más inversiones, mayor atracción de capitales, una verdadero proceso de descentralización política y económica, reformas educativas y laborales que den cara a los problemas más urgentes y reales de cada sociedad, fortalecimiento de las instituciones encargados de sectores involucrados como educación, economía, producción, trabajo, etc. Sin embargo, lo que falta es la decisión política, la tan mentada decisión de los gobernantes y técnicos de concretar proyectos, reformas y leyes en beneficio de sus sociedades. Este es, en esencia, un tema político.

De lo contrario y como se viene haciendo hasta ahora, podremos seguir esperando que (en este caso particular) los latinoamericanos sigamos siendo vistos como escoria, basura, mugrosos, delincuentes y apestosos seres más inferiores que un ciudadano de “segunda clase” en un país que, burdamente, se jacta de su superioridad, que mira con desprecio a todo lo que sea ajeno a su inexistente “cultura” y que teme con pavor a todo elemento que pueda amenazar su perfecto “estilo de vida americano”.


La Mentira Zurda (No apologético)

domingo, 18 de julio de 2010

Este post tiene unas semanas tostándose en los variables ánimos de mi mente y no responde a un ánimo apologético ni mucho menos, sino al simple hecho de revelar lo que el mainstream intelectual se niega o no quiere recordar y de paso servir como un buen golpe en la cara para todos aquellos que se creen seguidores de una ideología humanista e igualitarista.


¿Por qué?

La idea de escribir estas líneas nace por dos hechos sucedidos en mi país, no hace mucho.

El primero tiene que ver con la posible salida de cientos de terroristas comunistas de las cárceles del país tras haber cumplido las condenas que los tribunales civiles impusieron y que, a pesar de los años de privación de su libertad no han dado el brazo a torcer respecto a sus retorcidas y atrofiantes ideas. Así mismo el hecho de ver dentro de la sociedad civil un considerable número de organizaciones amantes de los derechos humanos de terroristas y represoras de aquellos militares que, malo que bueno, defendieron al país de esa peste llamada “comunismo”; así mismo como a cientos de jóvenes “izquierdistas”, “progres”, “rojoides”, “revolucionarios” lectores de Marx, Lenin y Mao que hablan del pueblo, de los cambios sociales, de la revolución desde su depa en un distrito burgués de Lima, mientras llevan la vida normal en universidades para niños bien (cuyos papis andan en aberrantes ONG`s), mientras se van a sendos raves, pubs y discos bailando como monos, mientras se empilan con un poco de hierba para sonar más intelectuales, más políticoides antes sus “camaradas”.

El segundo es un tanto reciente y tiene que ver con el hecho que el Jurado Nacional de Elecciones ha negado la inscripción a un grupo autodenominado INCA por tener abiertas simpatías por el fascismo y, sobre todo, por el Nacional Socialismo Hitlerista.

Sin embargo, yo me cuestiono esta decisión, no porque esté a favor o no (eso es tema aparte) sino porque por qué hay esta marginación contra un grupo que no tiene en sus espaldas la muerte de ningún nacional y, sin embargo, si permiten que el nuevo movimiento político, abiertamente vinculado por Sendero Luminoso, con la venia del genocida de Abimael Guzmán, que tiene en sus espaldas la muerte de 70 mil peruanos a lo largo de 20 horrendos años, se reorganice, recolecte firmas impunemente por las calles y participe en la vida política y electoral del país.

¿No es acaso un contrasentido? ¿No debería ser al revés? O, en todo caso ¿no sería justo, así como con INCA, denegar la inscripción de este nuevo movimiento senderista?

¿En qué país vives? Eso debes preguntarte. ¿Quién es más culpable? ¿Un sujeto allá en Tacna que promulga el antichilenismo y declara abierta admiración por Adolf Hitler o una banda de zurdos miserables que se encargaron de desangrar al país y enfrentar a hermanos contra hermanos?

Si tienes algo de noción de la historia, sabrás la respuesta.

La Verdadera Amenaza

En el Perú está claro que las ideas zurdas no han traído nada positivo al país, desde sus inicios anduvieron más pendientes en quien era más rojo, más marxista, más leninista, más maoísta que plantear verdaderos idearios políticos. En otras palabras, se convirtieron en políticos parasitarios y cuando llegaron los años 80 y al fin se decidieron a dejar su añejísimo sectarismo una pandilla de retrasados continuaba pensando que solo la lucha armada haría posible el comunismo, cuando el mundo se encontraba en pleno viraje dejando de lado idearios y sueños de igualdad por medio de las armas. Aún así, zurdos legales hicieron poco o nada para aportar al desarrollo del país, y de eso nadie con dos dedos de frente lo puede negar.


Desde entonces y hasta la actualidad, las tendencias zurdas se han vuelto a desligar unas de otras, a autobloquearse, comenzando un proceso degradante de involución.

Sin embargo, y con la caída del régimen de Alberto Fujimori, otro grupo de zurdos han tomado posesión en un nuevo frente, los “Derechos Humanos”, de tal manera que se han avocado a la defensa irrestricta de las libertades y “derechos” de comprobados terroristas, poniéndolos como pobres víctimas, mientras que los genocidas y perpetradores de grandes masacres serían los miembros de las fuerzas armadas que aprendieron a combatir a un enemigo para el que el entrenamiento militar no les había preparado.

Ellos son los que ahora, de manera paulatina están tomando puestos más allá de sus mediocres ONG`s, aquellos que acusan a cualquier de autoritario, fascista, capitalista, liberal o montesinista, ellos son la escoria que hoy deja que la gente de Guzmán y Sendero Luminoso se re integren a la vida política e impiden que un agitador fascista (que, seguramente, nunca llegará a más) lo haga de la misma manera.

Seguramente, muchos se dirán “Oye, pero el es seguidor de Hitler, no podemos permitir eso” y puede como que no puedan tener razón, pero les pregunto algo ¿qué nos ha hecho ese tipo de ideología en un país como el Perú? Nada, porque nunca cuajó ¿Qué nos hicieron los comunistas, zurdos y seudo progres? Atraso, asesinatos y discusiones sin sentido.

Otros se dirán ¿pero cómo podemos permitir entrar en política a un grupo que admira a un sujeto que asesino a 6 millones de judíos, 20 millones de rusos y uno tantos miles de franceses, italianos y estado unidenses? Eso también es válido y he aquí la respuesta.

Haciendo Memoria

Es sabido que los ahora llamados “defensores de los Derechos Humanos” de terroristas tienen una convicción ideológica bien definida hacia el comunismo, el socialismo, ese sistema que fuera inventado por un judío rebelde llamado Karl Marx a mediados del siglo XIX y que pasaría menudamente desapercibido, o mejor dicho incubando su odio y resentimiento social hasta los primeros años del siglo XX cuando se hiciera con el poder en Rusia. A partir de entonces que el comunismo, el socialismo se volvería ya no en una idea “libertaria” en contra de la opresión, si no en política real y fáctica.

Lo anacrónico de sus medidas y lo draconiano del pensamientos de sus dirigente llevarían a innumerables genocidios que en la actualidad se pueden contabilizar: 105,368,000 de víctimas, no hablo de heridos, traumatizados, damnificados, NO, estamos hablando de MUERTOS, gente que fue asesinada sin mayor reparo por pensar diferente, por decir lo que piensa, pero esos fueron la minoría pues la mayoría de estos fallecidos perdieron la vida salvajemente solo por vivir en aquellos regímenes preocupados en ser más “rojos” que otros que en el bienestar de sus pueblos.


De tal manera, aquí hay un breve recuento numérico y geográfico de las barbaries cometidas por esta ideología parasitaria y poco consecuente en el mundo moderno.

1. Unión Soviética- 62 millones de personas muertas desde la llegada al poder de los bolcheviques en 1917 hasta 1987.

2. China – 35 millones de muertos desde que el genocida de Mao Tse Tung triunfó sobre las fuerza nacionalistas en 1949 hasta 1987, aunque es sabido que los asesinatos siguen en la actualidad pero, en menor medida (ahora ya no se ventila tanto puesto que este país posee una “economía de mercado”)

3. Camboya – 2 millones de muertos cuando los comunistas del Khmer Rojo liderados por el inefable de Pol Pot se hacen del poder en 1975 enviando a los campos en masa a las personas de las urbes. Esto duró hasta 1979.

4. Corea del Norte – 1 millón 600 mil personas muertas desde que los comunistas apoyados por soviéticos y chinos se hicieron con el poder en la parte norte de la península de Corea en 1948. En la actualidad, el régimen zurdo de este país diezmando a su población en cuanta oposición encuentre.

5. Vietnam del Norte – 1 millón 600 muertos a consecuencia de su régimen genocida.

6. Yugoslavia – 1 millón 70 mil muertos desde 1945 cuando Tito se hace con el poder, apoyado por los zurdos soviéticos. El genocidio duró hasta 1987.

7. Rumania – 430 mil muertos entre 1948 a 1987.

8. Etiopía – 700 mil muertos entre 1974 a 1987.

9. Afganistán – 225 mil muertos a consecuencia de la invasión zurda de los soviéticos al país entre 1978 a 1987.

10. Bulgaria – 220 mil muertos como consecuencia de la llegada del Ejército Rojo en 1944 y la instalación del régimen comunista, hasta 1987.

11. Mozambique – 195 mil muertos entre 1975 y 1987.

12. Angola – 120 mil muertos desde la guerra civil y la instalación del régimen comunista en 1975 hasta 1987.

13. Albania – 100 mil muertos como consecuencia de la llegada del Ejército Rojo en 1944 y la instalación del régimen comunista hasta 1987.

14. Mongolia – 90 mil muertos desde 1926 hasta 1987 tiempo en que duró el régimen comunista.

15. Cuba – 70 mil muertos desde 1959 hasta 2000.

16. Alemania Oriental – 70 mil muertos desde 1946 hasta 1987.

17. Checoslovaquia – 65 mil muertos desde 1948 hasta 1987.

18. Laos – 55 mil muertos desde 1975 a 1987 aunque posteriormente, los asesinatos continúan en menor medida.

19. Hungría – 27 mil muertos desde 1948 a 1987 tiempo que duró el régimen comunista.

20. Polonia – 25 mil muerto desde 1948 hasta 1987 tiempo que duró el régimen comunista.

21. Nicaragua – 5 mil muertos de 1979 a 1987 tiempo que estuvo en el poder el régimen zurdo sandinista.

22. Perú – 45 mil muertos entre 1980 y 2000 como consecuencia de la acción terrorista del Partido Comunista del Perú – Sendero Luminoso y del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru.


Sumado a ello, y como nota al pie, cabe señalar que ninguno de estos países que estuvieron bajo el dominio de la peste comunista logró progresar socialmente, tampoco convertirse en un país económicamente estable; a comparación de los regímenes en Italia y Alemania que lograron emplear, tecnificar y desarrollar la economía y la sociedad en que se establecieron.


Y esto no es mi particular visión es UN HECHO HISTORICO COMPROBADO.


¿Lapsus Historicus?

Viendo todas estas cifras, me pregunto ¿tienen la capacidad moral de tachar con el dedo de fascistas o nazis estas personas cuya ideología lleva sobre sus espaldas la muerte de más de 100 millones de personas? Creo que NO.

Comparado con los comunistas, los nazis resultan ser unos infantes de teta ante las masacres, matanzas y vejaciones que los insulsos seguidores del martillo y la hoz han realizado una vez que se han enquistado en el control de los países (aunque el caso peruano es una excepción a la regla, pero es un claro ejemplo de lo que pasaría si lograban hacerse con el poder).

Sin embargo, queda la duda ¿Por qué hay este temor hacia el fascismo, hacia el nazismo? ¿Por qué son vistos como los cucos de la historia moderna mientras que la ideología zurda sigue siendo aceptada a pesar de sus grandes matanzas y desgracias?

La respuesta es sencilla.

El fascismo, el nazismo son temidos de manera general (muchos no saben qué es pero se escarapelan, aún así) porque, como bien saben algunos, la gran industria cultural está dominada por esa gente llamada “judíos”. No está demás decir, que el judaísmo ha convivido de la mano con el comunismo (baste ver a muchos de sus altos exponentes) son ellos los que controlan los grandes medios masivos de comunicación, los que tienen muchos hilos de la economía mundial, son ellos quienes después de 1945 hicieron todo lo posible para que en el imaginario mundial faccios y nazis sean los más crueles seres que hubieran pisado la tierra, a sabiendas que regímenes comunistas y capitalistas como los Estados Unidos e Inglaterra o Bélgica eran igual y aún más genocidas. Y está claro que los judíos tienen dentro de su idiosincrasia una especial habilidad para verse a sí mismos las víctimas de la historia.




Ending


Así que tú, amante de los derechos humanos, defensor de terroristas, que permitiste que los grandes genocidas de este país tengan el derecho a hacer vida pública nuevamente, que ves el país desde tu burgués casita en la Molina, San Isidro y , seguramente, Miraflores (Barranco y Surco, también) que andas a lo más IN en la ropa, que te gusta ser el mejor en los pubs y discos de dichas zonas y que crees que la hierbita santa te hace más “progre”, te digo que antes de tildar a alguien de skin, faccio, nazi o neo nazi, mires a tu alrededor, a ese patético grupete de “amix” que tienes en la PUCP, USIL o la U de Lima (y otras), veas lo que hablan y medites un poco antes de ladrar, pues deberás captar que tu ideología es la más genocida, inhumana y violentadora de los derechos humanos que haya existido en la historia, zurdo apestoso!


Related Posts with Thumbnails

Worldwide Visitors